De verdulero a poderoso capo del narcotráfico

Desde la venta de verduras en un mercado cantonal de San Salvador, El Salvador, Jorge Ernesto Ulloa Sibrián, alias El Repollo, amasó una fortuna hasta convertirse en millonario y un reconocido y poderoso capo en Centroamérica. Aunque guarda prisión desde el 2013 en El Salvador, autoridades aseguran que desde ahí dirige una estructura criminal en Guatemala.

Jorge Ulloa Sibrían luego de asistir a una audiencia judicial en El Salvador. (Foto Prensa Libre: LPG)
Jorge Ulloa Sibrían luego de asistir a una audiencia judicial en El Salvador. (Foto Prensa Libre: LPG)

CIUDAD DE GUATEMALA – Ulloa Sibrián empezó como un vendedor mayorista de frutas y verduras en el mercado La Tiendona de San Salvador, y cuando las autoridades pusieron los ojos en él, emigró a Guatemala, donde aún es propietario de algunos negocios fachada y su organización sigue con el trasiego de estupefacientes, lo cual intranquiliza a las autoridades guatemaltecas.

El Repollo fue capturado el 15 de marzo de 2013 en un sector de la zona 10 de Guatemala, por agentes de Interpol, a solicitud de las autoridades salvadoreñas. Para entonces, ya era dueño  de al menos 40 propiedades inmobiliarias en Guatemala y El Salvador, esto gracias a sus andanzas durante 20 años en Guatemala. El día de su captura, se dirigía a un centro comercial a efectuar compras.

Ulloa Sibrián fue condenado a 77 años de prisión en noviembre de 2014 en El Salvador. La Fiscalía General de la República lo acusó de movilizar casi 10 toneladas de cocaína entre 2005 y 2012, desde Panamá a Guatemala. 

Pero no por eso dejó de ser poderoso, pues según fuentes del Quinto Viceministerio Antinarcótico en Guatemala, le siguen la pista a 15 personas vinculadas a su estructura que operan en la carretera a El Salvador y parte de la Costa Sur, y tienen información, a través de Inteligencia, que lo visitan en la prisión en El Salvador. 

Lo que más ha hecho que los investigadores guatemaltecos sigan la pista de la organización de El Repollo es que tienen información que buscaría reunir US$500 mil en efectivo, dinero que le permitiría movilizar influencias a su favor en aquel país.   También, las autoridades salvadoreñas comenzaron a seguirle la pista a su esposa, la también salvadoreña Ana Lorena Pérez Cotera, quien, ” inexplicablemente”, informaron las autoridades, se encuentra desaparecida.  


A ella le aparece que es propietaria de un apartamento en un edificio de la zona 10, y dueña de varios automóviles y también tiene negocios legales en El Salvador.  Los inmuebles de Ulloa Sibrián están actualmente en Extinción de Dominio.

NEXOS

Fuentes del  Viceministerio antinarcótico refieren que  El Repollo llegó a formar toda una red de tráfico de estupefacientes vía terrestre y marítima a nivel centroamericano, y llegaron a vincularlo con el mexicano Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias El Chapo Guzmán, ex líder del cartel de Sinaloa.

Coincidentemente, El Chapo, nacido en el poblado mexicano de La Tuna de Badiraguato, en la sierra de Sinaloa, en su infancia vendió naranjas hasta que en la década del 80 ingresó en el negocio del tráfico de drogas, creando en 1989 el cártel de Sinaloa.

También las autoridades aseguran que Ulloa Sibrián tendría vínculos con el cartel de  Los Hermanos Valle Valle, en Honduras.