Reconocimiento a Rosa Franco visibiliza su lucha de casi dos décadas

Prensa Libre reconoció a Rosa Elvira Franco por su búsqueda incansable de justicia por el femicidio de su hija María Isabel Véliz Franco.

Publicado el
Rosa Elvira Franco, madre de María Isabel Véliz, durante la audiencia en que se dictó sentencia condenatoria contra el femicida. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Rosa Elvira Franco, madre de María Isabel Véliz, durante la audiencia en que se dictó sentencia condenatoria contra el femicida. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Prensa Libre seleccionó como personaje del año 2021 a Rosa Franco, quien durante casi dos décadas luchó contra un sistema adverso para procurar justicia por el femicidio de su hija Isabel Véliz. El reconocimiento que hace este matutino visibiliza los esfuerzos y el dolor que marcó para Rosa este trayecto, afirman activistas y personas cercanas a ella.

Hilda Morales, abogada defensora de derechos humanos de las mujeres, fue una de las personas que acompañó a Rosa en la búsqueda de justicia como integrante las organizaciones que conforman la Red de la No Violencia contra las Mujeres.

Morales, quien participó en las gestiones realizadas en el Ministerio Público, los tribunales y en las protestas en la calle, recuerda que Rosa muchas veces sacrificó su propia salud con el fin de esclarecer el femicidio de su hijo.

“Rosa no solo fue valiente. Hubo mucho sacrificio con consecuencias para su salud porque empezó a tener problemas cardíacos. Era diabética y a raíz de este se agravó su problema de diabetes. Tenía persecuciones y había mucha negativa del Ministerio de Gobernación en apoyarla con las medias cautelares que decretó CIDH”, dice Morales.

La defensora rememora cómo las instituciones que conforman la cadena de justicia fueron negligentes al atender el femicidio de Isabel Véliz.

“Cuando la Comisión Interamericana de Derechos Humanos admitió el caso para exigir al Estado que profundizara en las investigaciones e identificara a los posibles responsables en vista de todas las fallas que hubo desde el principio. La policía no quiso recibir la denuncia aduciendo que su hija se había ido con el novio y que había que esperar 48 horas. Desde ahí hubo un fallo y cuando el cadáver apareció no procesaron la escena del crimen. Cuando regresaron al lugar, que era un predio en San Cristóbal, Mixco, estaba quemado y ya no se podía recoger evidencia”, cuenta Morales.

Silvia Trujillo, socióloga, considera que la selección de Rosa como personaje del año es oportuna porque reivindica la lucha de las mujeres que diariamente buscan por evidenciar el problema de la violencia de género.

“Es una apuesta importante por hacer visible el problema. En este caso, Rosa y su hija fueron víctimas directa e indirectamente de la violencia, pero el reconocimiento muestra que es posible caminar hacia la posibilidad de ser sujeta de derechos. Es importante pensar en la posibilidad de un periodismo de construcción que muestra cómo las mujeres no se quedan en una posición victimizante sino apunta hacia otras aristas de mujeres que no se cansan, que siguen adelante y logran su propósito a pesar de tanto dolor”, dijo Trujillo.

Trujillo menciona que el Estado de Guatemala tiene una deuda porque ha sido ineficiente para erradicar la violencia contra la mujer.

“En la medida en que el Estado siga manteniendo altos niveles de impunidad en casos de femicidio y desaparición de mujeres, el mensaje que lanza a los violentadores es que sigan adelante porque no habrá consecuencias. La violencia contra la mujer no solo es un problema de mujeres, es un problema de toda la sociedad.

La socióloga comenta que, en la búsqueda de justicia, muchas mujeres renuncian a su propia vida. Y aunque se trata de su propia causa, los resultados generan beneficios colectivos. “Todo esto hace que el reconocimiento sea valioso. Les dice a las víctimas que no están solas y hace que ese slogan que repetimos en Latinoamérica se haga realidad”, puntualizó.

Paula Barrios, coordinadora general de Mujeres Transformando el Mundo (MTM), destacó la perseverancia de Rosa Franco en la búsqueda de justicia e implicó luchar en un Estado que no contaba con los mecanismos ni leyes que sancionaran a los responsables.

“Rosa Franco nunca se dio por vencida, pese a que no había mecanismos ni leyes que tipificaran el femicidio. Su perseverancia, su búsqueda de justica y esclarecimiento del femicidio de su hija deja un legado más allá de la alerta Isabel Claudina. Considero que el homenaje es merecido”, dijo Barrios.

Barrios cree necesario que el Estado facilite el acceso a la justicia a las mujeres que son víctimas de violencia y considere que no todas tienen la posibilidad de presentar sus casos y peticiones en instancias internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

“Este proceso se deriva de una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Hubo muchas personas que acompañaron a doña Rosa.  Tuvo cercanos a los medios de comunicación y al Grupo Guatemalteco de Mujeres. Pero creo que no debiera ser un caso aislado, es importante que todas las familias de mujeres desaparecidas y asesinadas tengan acceso a justicia”, dijo Barrios.

Reacciones

Rosa Franco se mostró satisfecha con su selección como Personaje del año. “Me estremece. No me lo esperaba. Qué alto honor el que me brindan”, dijo. Y agregó que su deseo por apoyar a otras mujeres sigue firme.

De igual forma, usuarios en redes sociales mostraron su satisfacción por el nombramiento. “Debe hacerse un documento histórico para resumir esta gran hazaña. Sobre todo, porque evidencia las fallas del sistema judicial guatemalteco”, dijo el usuario de Twitter Edmundo Velásquez.

Por su parte, Karen Rodríguez comentó: “Oro por que todas las madres y personas agraviadas reciban justicia divina. Todo se paga tarde o temprano”.

Por su parte, la abogada Carol Zardetto dijo: “Que un caso de femicidio tome 20 años en llegar a sentencia es una vergüenza para el sistema de justica. El esfuerzo de Rosa Franco es heroico. Porque se necesita de héroes para luchar en contra de un sistema que opera en base a la impunidad. El Estado solo protege corruptos”, dijo.