Piloto desafió a extorsionistas: “Si Dios quiere, que me maten”

A través de una carta, que nunca llegó a su destino, un piloto de bus expresó su determinación de seguir trabajando sin pagar la extorsión que le era exigida, decisión que este jueves le costó la muerte.

La policía aisla el área donde murió el piloto de un bus de la ruta 70, en la zona 19. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)
La policía aisla el área donde murió el piloto de un bus de la ruta 70, en la zona 19. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)

El piloto de la ruta 70 murió a balazos este jueves en la zona 19; él se había resistido a pagar Q100 de extorsión desde hace un año y había decidido seguir trabajando, encomendándose a Dios.

Mario López, de 62 años, comenzó a las 3 de la mañana de este jueves su rutina laboral como piloto de un bus de la ruta 70, desde la colonia Primero de Julio, en la zona 5 de Mixco.

En la 7a. avenida y 3a. calle, de la zona 19, colonia La Florida, desde una motocicleta dispararon en contra de López, que murió en el acto sobre el timón del colectivo. 

Familiares de la víctima confirmaron que López estaba siendo presionado por extorsionistas; también aseguran que el trabajador había decidido no pagar más la extorsión de Q100 semanales que le era exigida.

El que manda es Dios

“Quiero dejarte claro; no voy a darte un solo centavo más. El dinero me cuesta demasiado, yo me levanto a las tres de la madrugada paga ganar Q50 y a veces Q100 en todo el día”, dice una carta que López había escrito, dirigida a sus extorsionadores.

“El que manda es Dios. Si él quiere me puedes matar, sino pierdes tu tiempo”, agrega la misiva que la familia encontró entre las pertenencias de López.

Carta elaborada por Mario López dirigida al grupo de extorsionistas que lo acosaba. (Foto Prensa Libre: Byron Vásquez)

Según familiares del piloto, hace un año que había dejado de pagar la extorsión y se había dedicado a trabajar para proveer a su familia con los escasos recursos que percibía en el turno, de 3 de la mañana hasta las 17 horas.

Minutos después la Policía Nacional Civil (PNC) informó de la detención de tres personas sospechosas de participar en el ataque en contra del piloto.

Los sospechosos son dos adolescentes, de 16 y 13 años y una mujer identificada como Kimberly Valdez, de 18.

Según la investigación policial, el hombre de 16 años habría sido el encargado de disparar, mientras que la mujer y el adolescente tenían la tarea de esconder el arma que se utilizó para el hecho.

Extorsiones

El pasado lunes la PNC logró la detención de tres jóvenes, dos de ellos menores, que se preparaban para atacar un bus que cubra la ruta de la capital hacia la Antigua Guatemala, Sacatepéquez.

La intervención de la policía se reportó en la 3a. avenida, frente al 22-34, zona 3.

Jonathan Samili Aguilar Real, de 19 años, y dos menores de 14 y 15, fueron sorprendidos con un arma de fuego calibre .40 y un cargador con 12 municiones.

Luego de la acción policial se implementó un operativo de seguridad en el predio de buses de esa ruta.