Rigoberta Menchú llama a líderes indígenas a defenderse

La premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, llamó ayer a líderes indígenas a no dejarse utilizar y a defenderse, luego de conocer el contenido del cable de WikiLeaks que se filtró el fin de semana último.

Publicado el
Alvaro Colom, presidente de la República, y Rigoberta Menchú, premio Nobel de 1992. (Foto Prensa Libre)
Alvaro Colom, presidente de la República, y Rigoberta Menchú, premio Nobel de 1992. (Foto Prensa Libre)

El presidente Álvaro Colom pidió disculpas ayer a la premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, por la información detallada en el cable en el que se afirma que él habría afirmado que la lideresa “es una fabricación de la antropóloga Elízabeth Burgos”.

“Me da pena que un presidente —Colom— se vea involucrado en una situación de este tipo. Si es cierto lo que dijo, me parece una falta de respeto y educación”, dijo Menchú.

Agregó que las supuestas declaraciones de Colom no son solo una ofensa para ella, sino para toda la comunidad indígena.

“El presidente —Colom— tiene doble moral. Si pensaba eso de los hermanos de San Juan —agitadores—, cuando hablaba del rostro indígena… Debería escuchar a la gente, porque su obligación es hacerlo”, afirmó.

La Premio Nobel señaló al gobernante de “mentiroso”, porque ella no le ha pedido consejos sobre su carrera política, como lo afirma el cable, el cual surgió de una conversación entre el presidente Colom y el diplomático James Derham, quien se despidió como embajador de Estados Unidos en Guatemala, el 9 de julio del 2008.

En declaraciones a Patrullaje Informativo, de Emisoras Unidas, Menchú expresó: “El presidente está haciendo honor a su apellido: Colom. Los colonizadores anularon los derechos colectivos e individuales de la gente”.

También descartó que pueda emprender acciones legales contra el gobernante.

Se disculpa

Durante la juramentación de los nuevos integrantes de la Comisión Presidencial contra la Discriminación y el Racismo, por la tarde, Colom informó que se disculpó con Menchú vía telefónica.

“Antes de referirme al acto —juramentación—, quiero decir que a las tres de la tarde platiqué con Rigoberta Menchú con la misma cordialidad que lo he hecho toda la vida y, por supuesto, rechazo totalmente el contenido de ese documento. Ahí hay palabras y personas que no tengo ni la menor idea de dónde salieron, no son ideas mías, ni criterios míos, ni información mía”, explicó.

Añadió: “Con la señora Rigoberta Menchú hemos mantenido una excelente relación siempre y le ofrecí mis disculpas si hubo alguna mala interpretación de parte del ex embajador de EE. UU., le ofrecí mis respetos y fue una plática realmente tan cordial como siempre”.

Por la mañana, Colom se refirió a Menchú como alguien que compitió con él en las últimas elecciones y que no han estado de acuerdo con algunas situaciones, y restó importancia a todo el asunto de WikiLeaks.

“Yo no le pongo mucha atención a eso de WikiLeaks, que realmente no es opinión del Departamento de Estado, son opiniones de funcionarios de la embajada”, refirió el mandatario.

Después de negar lo publicado por el cable, el jefe del Ejecutivo comentó que solamente había mencionado a Menchú en una entrevista con una revista española como un símbolo del país, y que se congratulaba por participar juntos en la contienda electoral del 2007.

“Es una desafortunada filtración. Me imagino que ahora los diplomáticos ya no tienen tantos informes por internet, pero a mí no me preocupa eso. Hasta el momento no ha salido nada del otro mundo”, agregó Colom.

Antecedentes

Además de las declaraciones de Colom sobre la Premio Nobel de la Paz, WikiLeaks también sacó a relucir que los gobiernos de México y Guatemala no tienen la capacidad para controlar su frontera en común, y que la misma ya se encuentra en poder de narcotraficantes y del crimen organizado.

En otro cable, dicho sitio de internet reveló una comunicación de la Embajada de EE. UU. en el país, en el cual hacía referencia a que Sandra Torres, esposa del mandatario, tiene intención de competir por la Presidencia.

En la primera revelación de WikiLeaks sobre Guatemala, publicada en el diario español El País, se dio a conocer que funcionarios españoles criticaron las estrategias y resultados de la gestión del presidente Colom en materia de seguridad.