Trump propuso dispararles en las piernas a los migrantes y construir zanjas con caimanes y serpientes en la frontera sur

El diario The New York Times reveló más detalles sobre la reunión que tuvo en marzo último el mandatario estadounidense con sus funcionarios, a los que les exigió cerrar toda la frontera con México.

Investigación revela que Kirstjen Nielsen, exsecretaria de Seguridad Nacional, fue una piedra en el zapato para los planes de Donald Trump. (Foto: AFP)
Investigación revela que Kirstjen Nielsen, exsecretaria de Seguridad Nacional, fue una piedra en el zapato para los planes de Donald Trump. (Foto: AFP)

De acuerdo con una investigación del Times, varios de sus funcionarios más allegados intentaron ese día persuadir a Trump de sus ideas peculiares para contener la migración, especialmente de cerrar la frontera, lo que habría desatado su ira y desencadenado una serie de despidos y renuncias desde esa semana de marzo.

Según la investigación, a la sesión habían sido convocados Kirstjen Nielsen, secretaria de Seguridad Nacional; Mike Pompeo, secretario de Estado; Kevin K. McAleenan, jefe de Aduanas y Protección Fronteriza; y Stephen Miller, quien “más que nadie había impulsado las ideas de Trump”; Mick Mulvaney, jefe de gabinete interino y Jared Kushner, yerno del presidente, entre otros funcionarios.

En los medios de comunicación saltó uno de los aspectos más sobresalientes del encuentro: Trump había sugerido a los soldados disparar contra los migrantes que les lanzaran piedras, una postura a la que más tarde se vio obligado a retractarse.

Pero, además de ese suceso, la reunión en la Oficina Oval, que de media hora acordada pasó a más de dos horas, tuvo otros incidentes que “crearon pánico permanente en el personal y causó mucha confusión en la Casa Blanca”, que finalizó en una serie de renuncias y despidos, como el de la misma Nielsen.

Estos son algunos aspectos que resalta The New York Times en su extenso artículo:

  • Trump ordenó ese día, a toda costa, cerrar las dos mil millas de frontera con México es ese mismo momento. 
  • Los funcionarios le hicieron ver que turistas se quedarían encerrados, así como niños estudiantes, lo que crearía un verdadero caos y una crisis económica.
  • El presidente había sugerido en privado algunas opciones para detener a los migrantes, como crear trincheras con agua, serpientes y caimanes, edificar una pared electrificada con puntas arriba que pudieran “perforar la carne humana”, lo que, le hicieron ver sus allegados, representaría una serie de costos elevadísimos.
  • Le advirtieron de que era ilegal su sugerencia de dispararles a los migrantes en las piernas “para reducir su velocidad”, como lo había sugerido. 
  • Uno de los directores interinos de Inmigración y Control de Aduanas dijo que en ese momento Trump estaba frustrado y que quería que la situación de la frontera se arreglara de inmediato.
  • “¡Me están haciendo ver como un idiota. Corrí para esto, es mi problema!”, fue una de los gritos que revelaron en ese momento la ira del mandatario.
  • Con Nielsen estaba molesto porque no respaldó la idea de que agentes fronterizos de EE. UU. lanzaran bombas tóxicas del lado mexicano para detener a migrantes, y con Pompeo también estaba furioso por haber llegado a un acuerdo con México sobre la situación especial de asilo para algunos migrantes.
  • Nielsen, entonces secretaria de Seguridad Nacional, intentó hacerle ver que el cierre de fronteras no arreglaría nada, e incluso el yerno de Trump, Kushner, se puso del lado de la secretaria, pero no lo persuadieron. “Lo único que te importa son tus amigos mexicanos”, le recriminó a ella.
  • Nada lo hizo desistir de sus planes ese día: un cierre completo en la frontera era la única solución que ordenó y la reunión fue abandonada, literalmente, entre pánico.

Lea también: Quienes padecen las consecuencias son siempre los más vulnerables”: Papa pide acciones en favor de los migrantes

El Times resalta que Nielsen, quien había sido asistente del expresidente George W. Bush, constantemente era vista como “peligrosa” por el mandatario, y la había creído ineficaz y que no era lo suficientemente dura como para enfrentar el problema migratorio.

Relata que en una ocasión Trump sugirió pintar el muro fronterizo de color negro y ella le dijo que eso costaría US$1 millón más por cada kilómetro; en otra ocasión cuando le exigió apresurar el muro, ella le respondió que necesitaría permisos especiales de propietarios. “Tome la tierra y deje que nos demanden”, le contestó el mandatario. Y en otra más, el presidente le ordenó derribar cualquier dron, a lo que ella respondió que se necesitaría de una autoridad específica. “Kirstjen, no me escuchaste, cariño”, dijo Trump. “Dispárales, cariño, ¿solo dispararles desde el cielo estará bien?”, le replicó Trump.

Qué vino después:

  • Lo único que lograron los funcionarios fue convencer a Trump de que les diera una semana para ejecutar los planes de cierre completo de frontera, con lo que, a su criterio, les daría oportunidad para hacerlo desistir de ello.
  • Presionaron a funcionarios mexicanos y de otros países para que aumentaran las detenciones de los migrantes.
  • Colmaron de correos al presidente en el que le hacían ver que ya México detenía mucho más indocumentados.
  • Los asesores de la Casa Blanca se movilizaron con estudios ejecutivos, corporativos y de todo tipo para hacerle ver a Trump lo dañino que sería un cierre de frontera. 
  • Stephen Miller le sugirió deshacerse de ciertos funcionarios que estaban frustrando sus esfuerzos y que “se habían convertido en parte del problema”, y elaboró una “lista negra”.
  • Trump presionó aún más con la idea de imponer aranceles a los productos mexicanos.
  • Le exigió más rigor a McAleenan, entonces jefe de Aduanas y Protección Fronteriza, para que ningún migrante, sin excepción, cruzara la frontera. El Times señala que McAleenan ordenó a los agentes ignorar al presidente y continuar con algunos procesos especiales para migrantes.
  • Una de las últimas acciones de Nielsen fue elaborar una estrategia para detener la migración basada en lo que ella llamó las seis “C”: Congress, Courts, Comunications, Countries, Criminals y Cartels… pero fue en vano. Trump quería su muro de concreto… 

… y sin la propia Nielsen saberlo, unos días más tarde su carta de renuncia ya estaba elaborada y debidamente autorizada por la Casa Blanca. 

Contenido relacionado

> Juez bloquea normativa de Trump sobre deportación acelerada de inmigrantes

> Migrantes protestan en Tapachula y exigen a Migración les entregue la visa humanitaria

> Qué crímenes cometieron 136 migrantes (entre ellos guatemaltecos) detenidos en Estados Unidos