EE. UU. otorgará refugio a menores

Menores de edad de Guatemala, El Salvador y Honduras podrán recibir el estatus de refugiados en Estados Unidos a partir de diciembre próximo, de acuerdo con un plan anunciado ayer por el vicepresidente de ese país, Joe Biden, en la capital estadounidense.

Publicado el
Otto pérez con  Joe Biden, vicepresidente de EE. UU.; Luis Moreno, del BID, y los gobernantes Salvador Sánchez (El Salvador) y Orlando Hernández (Honduras). (Foto Prensa Libre: Presidencia)
Otto pérez con  Joe Biden, vicepresidente de EE. UU.; Luis Moreno, del BID, y los gobernantes Salvador Sánchez (El Salvador) y Orlando Hernández (Honduras). (Foto Prensa Libre: Presidencia)

WASHINGTON DC-Los mandatarios Otto Pérez Molina, de Guatemala; Salvador Sánchez Cerén, de El Salvador, y Juan Orlando Hernández, de Honduras, recibieron con beneplácito la noticia que Biden dio durante el foro “Invirtiendo en Centroamérica: abriendo oportunidades para el crecimiento”, organizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Biden indicó que los padres de familia que se encuentren legales en EE. UU. podrán pedir el estatus de refugiados para sus hijos que vivan en los países que integran el triángulo norte de Centroamérica, y que no hayan intentado viajar ilegalmente hacia el norte.

“Esto proveerá alternativas a ese peligroso viaje que los niños a veces comienzan, pero no terminan. Es asilo de manera segura y correcta. No olvidemos que lo que hacemos al final del día es acerca de la dignidad, es acerca de mirar a un niño a los ojos y decirle que todo estará bien”, expuso el vicegobernante estadounidense en su discurso.

Agencias divulgaron después más requisitos para optar a ese plan, como el hecho de que abarcará a menores de 21 años y solteros, quienes deberán pasar un proceso estricto en su país de origen, con entrevistas y otros requisitos para poder ingresar en Estados Unidos como refugiados y reunirse con sus familiares.

DESCARGUE: La Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte aplica para Guatemala

Asimismo, Biden señaló que el mandatario Barack Obama continuará con la presión al Congreso para lograr una reforma migratoria, ya aprobada por el Senado, pero pendiente del aval de la Cámara de Representantes, que aseguró es la “primera opción”.

“El presidente Obama no se hará a un lado y actuará para finales de este año en una reforma para mejorar nuestro quebrado sistema de migración”, aseguró.

“Mi país tiene que lidiar con el asunto pendiente de traer a 11 millones de indocumentados, hombres, mujeres y niños fuera de las sombras y darles la dignidad que merecen”, agregó Biden.

PRESENTAN PROYECTO

Por su parte, los gobernantes de Guatemala, El Salvador y Honduras presentaron el Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo del Norte a autoridades y empresarios estadounidenses.

Con ese proyecto, elaborado por los gobiernos de los tres países, se busca dinamizar el sector productivo para crear oportunidades económicas, desarrollar el capital humano, mejorar la seguridad ciudadana y el acceso a la justicia, así como fortalecer las instituciones para aumentar la confianza de la población en el Estado.

El plan contiene cuatro ejes estratégicos: dinamizar el sector productivo, desarrollar el capital humano, mejorar la seguridad ciudadana y el acceso a la justicia, y fortalecer las instituciones, que se desarrolla con 15 líneas de acción.

Tanto Biden como el presidente del BID, Luis Alberto Moreno, ofrecieron apoyar el plan. De hecho, ese organismo multilateral está por constituirse como “secretaría técnica” del proyecto, para garantizar su ejecución y transparencia.

En su discurso, Moreno instó a todos los sectores a cooperar con el financiamiento. “Para el éxito del plan requerirá contribuciones de todos los actores —sociedad civil, comunidad internacional, sector privado y los gobiernos—”, resaltó el titular del BID.

Pérez Molina recordó que al 31 de agosto último se contabilizaron 50 mil menores no acompañados detenidos en la frontera de EE. UU., provenientes del Triángulo Norte.

En tanto, el gobernante hondureño manifestó que los menores no son delincuentes, y pidió que todos los involucrados en el proyecto se pongan en condición de padres o abuelos, al criticar las repatriaciones.

“Una Centroamérica con falta de oportunidades, con muchos retos, sin el apoyo, va a ser una Centroamérica que va a constituir un enorme riesgo para Estados Unidos y para nuestros pueblos”, advirtió Hernández.

Asimismo, Sánchez Cerén habló sobre el plan: “Va a requerir la voluntad y firme decisión de superar los obstáculos por parte de los tres presidentes. El desarrollo no es un camino fácil, requiere búsqueda de entendimientos, conjuntar intereses, pero la región lo necesita”.

Biden, Moreno y empresarios asistentes al foro, el primero sobre las migraciones, enfatizaron en que muchas de las acciones del plan son “difíciles”, pero se pueden lograr y requerirán de voluntad política.

DESCONOCE MEDIDA

A través de una videoconferencia desde Washington, Pérez Molina declaró que Biden les confió que en los próximos días el mandatario estadounidense “dará una importante declaración sobre las medidas que el Ejecutivo —de EE. UU.— tomará en el tema de migrantes”.

Aseguró que desconoce la decisión que adoptara el gobierno de Obama con su equipo, para brindar un estatus legal a miles de niños que tienen a sus padres en aquel país. “Realmente lo desconozco”, afirmó.

FRONTERA SUR -Migración ilegal de niños causó crisis –

El incremento de menores de edad que migraron solos a EE. UU., desde enero de este año, causó que el presidente de esa nación, Barack Obama, declarara en junio último  crisis humanitaria en la frontera sur, donde los niños eran detenidos.

Los menores viajaban en busca de sus familias, y porque huían de la pobreza y la violencia.

En todo el mundo se difundieron fotografías de niños en condiciones infrahumanas en prisiones de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, a la espera de ser entregados a sus familias.

El 20 de ese mes, el vicepresidente Joe Biden visitó Guatemala para reunirse con los gobernantes de las tres naciones del triángulo norte de Centroamérica, a quienes advirtió de que todos los menores de edad serían deportados.

Después de la visita se produjeron capturas de presuntos traficantes de personas. A la fecha, cerca de 44 familias han sido deportadas, y los niños que llegaron solos aún esperan en aquel país un alivio migratorio.