Kamala Harris, vicepresidenta de Estados Unidos, vendrá a Guatemala para discutir y atender las causas de la migración

La funcionaria anunció este miércoles que su trabajo es enfocarse en las causas profundas del problema migratorio y confirmó el viaje a Guatemala y México.

Publicado el
Kamala Harris fue juramentada en el cargo por la jueza de la Corte Suprema Sonia Sotomayor.
Kamala Harris fue juramentada en el cargo por la jueza de la Corte Suprema Sonia Sotomayor.

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, viajará a Guatemala y México próximamente como parte de su papel de abordar las “causas fundamentales” de la crisis migratoria en la frontera sur de ese país, confirmó ella misma a periodistas este miércoles 14 de abril.

La visita se llevará a cabo mientras la administración de Joe Biden enfrenta intensas críticas por su presunta falta de acción en la crisis migratoria que vive EE. UU.

Este miércoles, reporteros le preguntaron a Harris, en una mesa redonda de seguridad del Triángulo Norte, si ella visitaría la frontera sur de Estados Unidos, pero no respondió.

Según el sitio de la cadena Fox News, Harris le dijo a la prensa que su trabajo es enfocarse en las causas profundas del problema migratorio y dijo que pronto iría a Guatemala y México.

El periodista Christian Datoc, publicó en su cuenta de Twitter que Harris que pronto viajará al Triángulo Norte para hablar sobre las causas de la migración y que este viaje incluye visitas a Guatemala y México.

Harris dijo que Estados Unidos tiene la oportunidad de proporcionar a los ciudadanos de Centroamérica “algún tipo de esperanza de que, si se quedan en casa”, las cosas pueden irles bien, pese a los altos niveles de violencia y pobreza en el Triángulo Norte.

El objetivo de Harris es determinar “qué puede hacer (Estados Unidos) para potenciar el desarrollo” en la región, un cambio que tardará tiempo en llegar, pero que pasa por combatir la corrupción, fortalecer la economía o aprobar reformas climáticas, subrayó.

Harris añadió que muchas personas deciden dejar su lugar de origen porque huyen de la violencia y la falta de oportunidades de desarrollo para “satisfacer necesidades esenciales como alimentar a sus hijos, tener una vivienda y llevar a cabo un trabajo productivo. Así que ese es un aspecto de cómo se define mi perspectiva sobre este tema de hacer frente a las causas fundamentales”.

Agregó: “en este sentido, al centrarnos en el Triángulo Norte, consideramos que tenemos una oportunidad como Estados Unidos de América, con los recursos con los que contamos y nuestra voluntad, de brindar a las personas del Triángulo Norte cierta esperanza de que, si se quedan en su lugar de origen, la ayuda ya está en camino y pueden guardar la esperanza de que se atenderán en cierta medida las oportunidades que buscan y las necesidades que tienen”.

La vicemandataria añadió que la migración irregular es un problema añejo y que “lidiamos con cuestiones que se vinculan con la necesidad de desarrollo económico, la necesidad de resiliencia con respecto al cambio climático, el hecho de que gran parte de la base económica de estos países del Triángulo Norte fue la agricultura y que las experiencias climáticas severas han realmente menoscabado y perjudicado su posibilidad de sostener ese propulsor económico en sus países”.

“Nos enfrentamos a cuestiones que se relacionan con la violencia y la corrupción. Estamos ante una situación de inseguridad alimentaria extrema, que debe abordarse allí. Entonces, el enfoque que le estamos dando a nuestro trabajo en el Triángulo Norte consiste en evaluar y dilucidar qué podemos hacer para alentar el crecimiento económico”, comentó.

La vicepresidenta se reunió en la Casa Blanca con varios expertos en inmigración, Centroamérica y desarrollo, entre ellos Dan Restrepo, que fue el principal asesor para Latinoamérica del expresidente Barack Obama (2009-2017) durante parte de su mandato.

A la cita también asistieron la asesora para Centroamérica de Oxfam, Vicki Gass; el presidente del Instituto de Política Migratoria con sede en Washington, Andrew Selee; la codirectora del grupo de trabajo para Latinoamérica, Lisa Haugaard, y Geoff Thale, el presidente de la independiente Oficina de Washington para Latinoamérica (WOLA, en inglés).

Además, estuvieron el director para Latinoamérica del centro de estudios Atlantic Council, Jason Marczak, y Carolina Herrera, especialista en la crisis climática y financiación verde en la organización Consejo de Defensa de los Recursos Naturales.

Por el momento no se sabe la fecha exacta en la que la vicepresidenta Harris podría llegar a Guatemala. El canciller guatemalteco Pedro Brolo dijo a periodistas que están “por confirmar” con el embajador de Estados Unidos en Guatemala, William Popp “si ya se tiene fechas tentativas” para la visita de Harris.

“De momento no tengo una fecha específica. Mañana -jueves 15 de abril- me voy a reunir por la tarde con el embajador William Popp para conversar sobre varios temas, incluido este. Tal vez ahí ya tendré más noticias”, dijo Brolo.

Lidera la crisis migratoria

La vicepresidenta Harris, lidera el trabajo de su gobierno con México, Guatemala, El Salvador y Honduras en el contexto de la oleada migratoria en la frontera sur de ese país y las causas que lo provocan.

Lea además: Kamala Harris liderará esfuerzos de Washington para abordar causas de la migración en Guatemala, México, El Salvador y Honduras

El 24 de marzo, Harris publicó en su cuenta de Twitter: “El presidente de los Estados Unidos -Joe Biden- me pidió que dirija el trabajo diplomático con México, Guatemala, El Salvador y Honduras. Para abordar la situación en la frontera sur debemos abordar las causas fundamentales de la migración. No será trabajo fácil, pero es necesario”.

El anuncio de Harris sobre su próxima visita a Guatemala, se da días después de que el enviado especial de Estados Unidos para el Triángulo Norte de Centroamérica, Ricardo Zúñiga, arribó el 5 de abril a Guatemala en el inicio de una gira para abordar las causas de la migración irregular.

Lea también: Análisis: ¿Cuáles son las claves del éxito para contener la migración?

Zúniga se reunió con el ministro de Relaciones Exteriores, Pedro Brolo, luego con el presidente Alejandro Giammattei y también con operadores de justicia.

El 30 de marzo pasado, la vicepresidenta Harris habló con el presidente de Guatemala Alejandro Giammattei y reafirmó el compromiso de la administración de trabajar juntos y expandir las alianzas para beneficiar a la población de la región.

Ese día discutieron los riesgos significativos para quienes abandonan sus hogares y emprenden el peligroso viaje hacia los Estados Unidos, en especial durante la pandemia global.

Lea además: Kamala Harris y Alejandro Giammattei revisan agenda sobre migración, desarrollo y lucha contra la corrupción y las drogas

La Vicepresidente actualizó al Presidente Giammattei sobre los esfuerzos de los Estados Unidos para aumentar la ayuda humanitaria a Guatemala, Honduras y El Salvador.  Acordaron explorar oportunidades innovadoras para crear empleos y mejorar las condiciones para todas las personas en Guatemala y la región, incluyendo la promoción de la transparencia y la lucha contra el crimen.

Harris y Giammattei acordaron colaborar para promover el desarrollo económico, apalancar la tecnología, fortalecer la resiliencia climática y crear las condiciones para ampliar las oportunidades para las personas en sus países de origen, a fin de abordar las causas fundamentales de la migración hacia los Estados Unidos.

La vicepresidente también agradeció a Giammattei por sus esfuerzos para proteger la frontera sur de Guatemala.

La semana pasada, el Gobierno estadounidense reveló cifras récord de detenciones de indocumentados en su frontera con México, con más de 172 mil en marzo, entre ellos casi 19 mil menores, una cifra histórica.

El lunes 12 de abril, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Paski, había asegurado que EE. UU. había acordado con México, Honduras y Guatemala, movilizar a miles de militares y policías a las fronteras para frenar la migración.  Sin embargo, el miércoles 14 de abril, el presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei, explicó que no hay ningún acuerdo y que fue una confusión de la vocera que confundió los términos de la reunión con Ricardo Zúñiga.

“No tuvimos ni siquiera que desmentir nosotros, ellos mismos salieron reconociendo que la vocera había cometido un error y que no hay acuerdo. Lo que hay es buena voluntad de querer trabajar juntos. Llegaremos a acuerdos, pero no están sobre la mesa todavía, ni siquiera”, expresó Giammattei.

El mandatario guatemalteco añadió que en este momento están en la discusión de los planes de trabajo que se tienen que hacer para poder recuperar a más de 8 mil niños guatemaltecos que están en la frontera y ver cómo se puede hacer para la reunificación familiar de forma legal y mucho más rápido. Agregó que se hicieron propuestas Estados Unidos y ellos las van a analizar y producto de eso saldrán acuerdos.

Zúñiga negó este miércoles 14 de abril que Washington haya alcanzado nuevos acuerdos en materia de seguridad fronteriza con México, Guatemala y Honduras, y destacó que en lo que sí hay consenso es en “seguir trabajando juntos” para gestionar la inmigración irregular.

“No se han celebrado acuerdos con los Gobiernos en materia de seguridad fronteriza”, respondió Zúñiga, durante una audiencia ante el Subcomité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes sobre el hemisferio occidental, seguridad civil, migración y política económica internacional.

La Casa Blanca ha insistido en que la frontera “está cerrada” y en que la mayoría de quienes lleguen sin documentos serán expulsados, pero eso no ha rebajado las llegadas a la zona limítrofe.

El Ejecutivo de Biden ha recibido críticas porque muchos menores que han cruzado la frontera se han quedado más tiempo del permitido por ley en centros de detención gestionados por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza estadounidense (CBP, en inglés), que no están diseñados para niños.

*Con información de EFE