“No hemos podido descansar”: el desgarrador relato de una niña guatemalteca que migró a EE. UU. para huir de las pandillas

Una familia de guatemaltecos se entregó a la Patrulla Fronteriza en El Paso, Texas, pero podrían ser deportados en cumplimiento al Título 42.

Publicado el
Miles de migrantes llegan cada día a El Paso, Texas, EE. UU. (Foto Prensa Libre: AFP)
Miles de migrantes llegan cada día a El Paso, Texas, EE. UU. (Foto Prensa Libre: AFP)

Una familia de guatemaltecos se entregó a la Patrulla Fronteriza en El Paso, Texas, EE. UU., y relató que salieron de Petén huyendo de la violencia y la falta de oportunidades, pero luego de 30 días de trayecto su futuro en esa nación es incierta por la vigencia del Título 42, con el que las autoridades fronterizas expulsan a miles de migrantes.

Esta política, que autoriza la expulsión expedita de migrantes a quienes se considere una amenaza para la salud pública, ha llevado al rechazo en la frontera de más de 1.8 millones de migrantes con el argumento del riesgo que representan por la pandemia de covid-19.

Carlos Rivera, vocero de la Patrulla Fronteriza en El Paso, Texas, dijo a la Voz de América (VOA) que pese a las restricciones que establece el Título 42, miles de migrantes centroamericanos y haitianos siguen llegando a ese paso fronterizo con el propósito de avanzar hacia otros estados de EE. UU.

Recuerda que solo en abril pasado, el cual define como un mes histórico, llegaron a ese lugar más de 30 mil migrantes y refirió que “ese ritmo operacional continúa” en mayo.

Durante el recorrido, la VOA documentó la historia de nueve migrantes de origen haitiano y guatemalteco que se entregaron a las autoridades y quienes relataron el calvario que les ha tocado vivir para llegar hasta ese punto de la frontera, donde se atiende a un promedio de mil migrantes por día.

Entre el grupo de migrantes iba una bebé y otros menores de edad, entre ellos Emily, de 10 años, quien junto a su madre y dos hermanos decidieron dejar Petén porque, según dijo, eran víctimas de la violencia de las pandillas.

“Fue bien difícil, hemos venido caminando todos los días, no hemos podido descansar”, dijo entre llanto Emily.

Agregó que “mi hermano quieren que se meta en cosas malas, pero mi mamá no quiere, queremos una ayuda porque en nuestro país hay mucho peligro”.

En tanto, Yohana, de 38 años y madre de Emily, relató que “le doy gracias a Dios por estar aquí con mis niños. Nos han amenazado que si mi niño no se mete en cosas malas nos van a matar y por eso venimos huyendo desde hace tiempo para estar aquí”.

Sin embargo, el Título 42 sigue vigente y corren el riesgo de ser deportados de forma directa y sin tramite alguno.

En tanto, Rivera agregó que “son tantos los peligros a los que estos migrantes son expuestos, el calor, una caída del muro fronterizo, son extorsionados y se ponen en riesgo al confiar en estas organizaciones criminales que año tras año han demostrado que lo que les importa es lo monetario y no la vida de las personas”.

Fronteras cerradas

Las fronteras de Estados Unidos “no están abiertas” y el país seguirá expulsando migrantes “cuando sea apropiado” bajo el Título 42, dijo el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas.

“Estados Unidos continúa aplicando sus leyes de inmigración y las restricciones en nuestra frontera sur no han cambiado”, afirmó el funcionario en un mensaje y video de dos minutos en su cuenta de Twitter.

“Individuos y familias siguen sujetos a las restricciones fronterizas, incluida la expulsión”, añadió.

El Gobierno del presidente Joe Biden había marcado para el 23 de mayo la rescisión de la norma sanitaria conocida como Título 42, activada desde marzo de 2020 por su predecesor, Donald Trump.

Pero un juez federal en Luisiana dejó el viernes pasado en suspenso la decisión de abandonar la aplicación de la norma, en respuesta a una demanda de varios estados.

“Los individuos y familias no deberían poner en riesgo sus vidas al emprender una travesía peligrosa solo para ser devueltos. Los individuos y grupos familiares que sean interceptados seguirán siendo expulsados, cuando sea apropiado, bajo el Título 42″, dijo Mayorkas.

Y aquellos que no puedan establecer una base legal para permanecer en el país, también serán expulsados, agregó.

Mayorkas apuntó que la Patrulla Fronteriza ya encara “un número de migrantes a niveles históricos debido a los grandes movimientos de gente que huye de la violencia, la corrupción, la pobreza, el cambio climático y otras tribulaciones”.

“Las cifras podrían aumentar aún más debido a la confusión acerca de recientes órdenes en tribunales, y los contrabandistas siguen divulgando información equívoca para su propio lucro. Estamos preparados”, declaró el funcionario.

“(El Departamento de Seguridad Nacional) está ejecutando su amplio plan, que abarca a todo el Gobierno, para manejar los actuales y potenciales incrementos en nuestra frontera de forma segura, ordenada y humana, congruente con la aplicación de nuestras leyes”, añadió.

Aseguró que las autoridades también están disuadiendo la migración irregular al sur de la frontera “en sociedad con el Departamento de Estado, otras agencias federales y naciones en todo el Hemisferio Occidental”.

La semana pasada la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) informó que sus agentes efectuaron en abril 234 mil 088 detenciones de migrantes indocumentados, un incremento de 5.4 % respecto al mes anterior.

En los seis primeros meses del período fiscal 2022, la CBP ha efectuado 1.3 millones de detenciones, en comparación con los 1.7 millones de todo el período fiscal 2021.