Mineras financian su propio puerto

Santo Tomás de Castilla y Barrios podrían tener un nuevo vecino: puerto San Martín, ya que un grupo de empresarios ligados a la minería, en especial a la Compañía Guatemalteca de Níquel (CGN), prepara una inversión aproximada de Q216 millones 495 mil 400 para que empiece a funcionar una tercera terminal portuaria en Izabal.

Érick Árchila
Érick Árchila

El grupo ya hizo el Estudio de Impacto Ambiental y solo espera la resolución del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN), que debe dar el visto bueno si el proyecto cumple con el cuidado ecológico en la Bahía de Amatique, en el Caribe del país.

La empresa Grunerde, S.A., creada el 20 de noviembre del 2013 y representada por Carlos Alberto Pérez Monroy, figura como impulsora de la construcción y operación de la nueva terminal portuaria.

Pérez Monroy es el responsable de enviar el 31 de diciembre último al MARN el estudio de impacto ambiental para su evaluación y aprobación.

También se identifica como gerente de Logística de la Compañía Guatemalteca de Níquel (CGN), y el número telefónico que proporcionó para ser contactado es el de la oficina de la CGN.

Al llamarlo, confirmó que la CGN es una de varias empresas interesadas en el puerto, pero prefirió no mencionar cuáles podrían participar en financiar la edificación de la obra. Se limitó a indicar que todas están ligadas con la minería en el norte del país.

Qué se pretende

Se prevé construir el nuevo puerto en el kilómetro 294 de la carretera al Atlántico, en la calzada Justo Rufino Barrios, frente al Cementerio Municipal de Puerto Barrios, según copia del estudio ambiental presentado.

La terminal tendría un área de 4.1 hectáreas de terreno.

El tiempo de construcción calculado es de poco más de un año y tendría capacidad para funcionar 30 años, aunque con modificaciones tecnológicas podría ampliarse el plazo de operaciones hasta 50 o 60 años.

“La empresa Grunerde, S.A., está en las últimas etapas para la construcción y operación de un puerto de carga y descarga de materiales a granel que se denominará puerto San Martín y que se ubicará en la Bahía de Amatique, en Izabal”, explica la compañía en la solicitud de aprobación del estudio de impacto ambiental enviado al MARN.

Los objetivos de esta firma son tener una terminal con capacidad de recibir buques con características similares a los que atracan en los puertos Santo Tomás y Barrios, y contar con un sistema de barcazas que trabajen con buques de “mayor calado y que con normalidad no entran en el Puerto Santo Tomás”, explica el documento.

La inversión referida para que funcione la terminal es de US$27.5 millones —poco más de Q216 millones—, e incluye la construcción del muelle, el dragado para barcazas y para dársena de maniobras de los buques que atracarían lejos del muelle.

También se prevé la compra de remolcadores, grúas, apiladoras de material y cargadores, así como una planta de tratamiento de agua.

El costo de operaciones es de unos US$9.4 millones anuales. Con la obra se espera generar al menos 150 nuevos puestos de trabajo. En el documento también se alude a una inversión de US$20 millones —unos Q160 millones— por parte del Estado de Guatemala.

Sin embargo, el ministro de Energía y Minas, Érick Archila, señaló que si bien el Estado es accionista minoritario de la CGN, no tenían conocimiento de la obra.

Archila recordó que existe para próximos años una inversión de capital ruso para el país, por unos US$1 mil millones.

Níquel y carbón

Según el estudio de impacto ambiental, en el puerto San Martín, que sería exclusivo para el transporte a granel, se espera trasladar al año un millón de toneladas de carbón mineral y medio millón de toneladas de níquel.

Se considera que durante los primeros años llegue al menos un barco por mes, y que el tiempo de carga y descarga con una flota de seis barcazas sea de seis días por buque.

“Guatemala necesita puertos”

Según Mario Orellana, presidente de la Gremial de Industrias Extractivas, Guatemala necesita más salidas.  “Nos hacen falta puertos buenos y que acepten barcos de mayor calado, para mejorar la competitividad. Ahora, en El Estor vuelve a arrancar una empresa de níquel que estuvo activa en Guatemala cuando el precio estaba bien y necesita exportar”, añadió.

 “Requieren salida de materiales”

El ministro de Energía y Minas, Érick Árchila, informó que la CGN invertirá más dinero en el país.

“No estamos enterados de si están haciendo esta inversión, pero ellos necesitan salida de materiales e importación de carbón. Están preparando su plataforma de exportaciones. Tienen  un plan de inversión de US$1 mil millones”, aseguró Árchila.

Un gerente que dejó a la CGN

Carlos Alberto Pérez Monroy se identificaba en Facebook como gerente de Logística de la Compañía Guatemalteca de Níquel (CGN), del 1 de julio del 2012 a la fecha.

Pero según los documentos, también era el representante legal de la empresa Grunerde, S.A.

Para contactarlo dio el número de su oficina, en la  central de la CGN, y cuando se le llamó,   la asistente administrativa, Katia Pérez, indicó que él sí trabaja allí, pero que en ese momento estaba en El Estor, Izabal.

Al llamar a la oficina de la CGN, en el Estor, se confirmó que sí  se hallaba en ese  lugar. Luego,  Pérez Monroy explicó que ya no trabajaba para la CGN desde octubre del 2013,  pero que aún los “asesoraba” y por eso se encontraba en las oficinas.  Además, negó que el nuevo  puerto sea un proyecto exclusivo de la CGN y aseguró que varias empresas mineras  están detrás de la obra.

“El proyecto obedece a que hay varias compañías del tema minero, que están empezando a evaluar  cómo van a manejar sus distintos productos o materias primas, —entonces— surge la idea de la terminal portuaria. La CGN sería un usuario más. En la región se están desarrollando varios proyectos mineros que podrían usar el puerto”, comentó Pérez Monroy, quien ofreció más detalles de la inversión para la próxima semana.

Este viernes vence el plazo para presentar oposición al proyecto en el Ministerio de Ambiente.

Costo calculado del plan

Así se invertirían los US27.5  millones que costaría el nuevo puerto

El sistema de anclaje tendría un costo de US$200 mil.

La construcción del muelle, con una profundidad de seis metros,  costaría US$3 millones.

Una grúa corta para operaciones de puerto por  US$6 millones.

Las cuatro barcazas,  US$4 millones.

Los remolcadores, US$2 millones.

La apiladora podría tener  un valor de US$1.3 millones.

27.5 millones de dólares se invertirán en el puerto

1 millón de toneladas de carbón podría transportarse