Petrona Olga Say confirma muerte de Cristina Siekavizza

Petrona Olga Say Velásquez, empleada doméstica de la familia Barreda Sievakizza, declaró ayer que Cristina Siekavizza fue muerta a golpes a manos de su esposo, Roberto Eduardo Barreda de León, confirmó anoche Rony López, fiscal contra el Crimen Organizado.

Publicado el

En una audiencia que duró cinco horas —entre las 16 y las 21 horas—, la empleada doméstica, en anticipo de prueba, declaró sobre el crimen contra su exjefa en el Juzgado Décimo del ramo Penal.

Say Velásquez se convirtió en colaboradora eficaz, y en su testimonio aseguró haber visto parte del cuerpo de Cristina en una de las habitaciones de la casa ubicada en el condominio Los Manantiales, San José Pinula.

Explicó que ella estaba junto con los niños, en una de las habitaciones, cuando abrió la puerta y observó que en la otra pieza la puerta estaba entreabierta y logró ver los pies de la víctima, que no se movía. Luego, volvió a encerrarse por temor a que Barreda de León la descubriera.

Según la colaboradora, la discusión de la pareja empezó a las 19 horas, y habría terminado a eso de las 21 horas.

En ese lapso, Cristina gritaba y pedía ayuda; por ello salió al balcón del segundo piso, pero todo fue infructuoso, por los constantes golpes que le propinaba su esposo.

Say Velásquez supone que para que los niños no escucharan, Barreda de León subió el volumen al televisor.

Mencionó que escuchó que algo era arrastrado, y supone que fue el cuerpo de Siekavizza.

En su testimonio, Say Velásquez explicó que el cuerpo de la víctima fue envuelto en bolsas plásticas y después introducido en un vehículo. El hecho ocurrió el 6 de julio último.

El Fiscal afirmó que Say Velásquez fue intimidada por Barreda de León para que lo ayudara a borrar evidencias del crimen; refirió que su exjefe eliminó los indicios.

“Se escuchó que abrió el chorro de la tina, y parecía que limpiaba evidencias. Había manchas de sangre en el piso, lavamanos y en la manecilla del lavamanos”, expresó Say Velásquez.

Queda libre

La colaboradora quedó libre, ya que se le otorgó criterio de oportunidad por encubrimiento propio, por un año. En ese tiempo tiene prohibido acercarse a la familia de Barreda de León y cometer ningún delito.

A Barreda de León se le sindica de obstrucción de la justicia y femicidio.