Policías salen de 10 municipios de San Marcos

La Policía Nacional Civil (PNC) retiró ayer a 71 agentes asignados a 10 municipios de San Marcos, para evitar que los pobladores los retengan y luego busquen intercambiarlos por mercadería que las autoridades decomisan en ese departamento.

Publicado el
Un grupo de policías dialoga sobre la situación de "angustia" que viven en San Marcos. Inserta la subestación de Comitancillo, que quedó cerrada después de que reconcentraron al personal.
Un grupo de policías dialoga sobre la situación de "angustia" que viven en San Marcos. Inserta la subestación de Comitancillo, que quedó cerrada después de que reconcentraron al personal.

Los municipios que quedaron sin presencia policial son San Lorenzo, Sipacapa, Comitancillo, Río Blanco, Tejutla, San Miguel Ixtahuacán, Tacaná, Sibinal, Ixchiguán y San José Ojetenam.

Ottoniel Sandoval, jefe de la Comisaría 42 de San Marcos, dijo que la decisión la tomó la Subdirección de Operaciones de la PNC, para proteger a los agentes.

Explicó que el 29 de diciembre del 2011 dirigió un memorial al Distrito Occidente, para que lo enviara al Ministerio de Gobernación, con el fin de que se evaluaran medidas ante las acciones violentas de pobladores.

Sandoval explicó que contrabandistas ingresan mercadería de forma ilícita por Tacaná, y que pobladores armados de municipios aledaños protegen esas actividades ilegales. Según él, la PNC no tiene suficiente personal en San Marcos ni armas para contener a los vecinos, que incluso portan fusiles.

Mauricio López, ministro de Gobernación, indicó que analizan la situación, para decidir cómo reaccionarán.

El presidente Otto Pérez Molina dijo que López deberá entregarle un informe de lo ocurrido, e instruirá al ministro de la Defensa, Ulises Anzueto, para que se pongan de acuerdo para restablecer el orden y hagan respetar la autoridad en aquellos lugares.

Los hechos

El miércoles último, la PNC incautó dos camiones con combustible mexicano de contrabando, que era trasladado de San Marcos a Quetzaltenango.

Al enterarse, los pobladores abordaron varios camiones en busca de los agentes, para retenerlos y luego canjearlos por el combustible.

El gobernador departamental de San Marcos, Óscar Barrios, se limitó a decir que son acciones ilegales y sin sentido.