APG exige al Gobierno y Congreso que cesen los ataques contra la prensa

La Asociación de Periodistas de Guatemala (APG) en conmemoración del Día Mundial de Libertad de Prensa emitió un informe de situación del país y pidió que el Gobierno detenga su actitud agresiva en contra de los periodistas y los medios de comunicación.

En el Día Mundial de la Libertad de Prensa la APG pide al Gobierno que frene su actitud agresiva en contra de los periodistas y medios de comunicación independientes. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
En el Día Mundial de la Libertad de Prensa la APG pide al Gobierno que frene su actitud agresiva en contra de los periodistas y medios de comunicación independientes. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

“En su último año de Gobierno, —el presidente— Jimmy Morales, no desistió en sus intentos por desprestigiar y menoscabar la imagen de los medios de comunicación y periodistas, a los cuales su administración considera incómodos para sus intereses personales”, señala el informe Estado de situación de la Libertad de Expresión del primer trimestre del 2019.

El informe fue elaborado por el Observatorio de los Periodistas de la APG con el apoyo de la organización Freedom Hause, la cual conduce investigaciones y promociona la democracia, la libertad política y los derechos humanos.

En las conclusiones del informe señala: “Ante su frustración por la caída de su popularidad y la incapacidad por dilucidar los distintos señalamientos en su contra, Morales prefirió atacar a la prensa y obstaculizar su labor, al ocultar su agenda de trabajo y huir de los reporteros cuando se le cuestionaba por temas polémicos”.

Agrega que algunos diputados al Congreso “también son responsables de promover un discurso confrontativo hacia los medios e incurrir en acciones oscuras para entorpecer el trabajo de los periodistas”.

“Diputados, como Felipe Alejos, se caracterizan por culpar a los medios por las acusaciones judiciales en su contra. Aprovecha espacios que le brindan canales aliados al gobierno y del monopolio de la televisión abierta para defender sus intereses personales. Por su parte, Álvaro Arzú Escobar —presidente del Congreso— replica de una forma similar el desprecio que su padre, Álvaro Arzú Irigoyen, sentía y expresaba hacia la prensa independiente”, señala el informe.

La APG considera que “el discurso de estos funcionarios no solo afecta la credibilidad de la prensa ante sus seguidores, sino que podría causar que nuevos funcionarios repliquen sus actitudes aversivas hacia los periodistas y que sus partidarios incurran en distintos actos, particularmente de violencia física, hacia los medios de comunicación”.

Proceso atípico y principales problemas

Según la Asociación, el proceso electoral que actualmente está en proceso es atípico y podría influir “en que se conozcan pocos casos de ataques en contra de comunicadores relacionados con la campaña política”, pero no descarta que la situación cambie en los próximos meses, particularmente en los municipios considerados vulnerables a la violencia electoral.

El informe destaca que la violencia por parte de particulares o grupos organizados continúa siendo una de las principales amenazas que los comunicadores afrontan durante las coberturas, mayormente en los departamentos.

“Los liderazgos negativos dentro de las comunidades o grupos como sindicalistas influyen en este tipo de casos, pero también la mala percepción o las denuncias de tergiversación de la información por parte de ciertos medios”, subraya la APG.

Lea también: Jimmy Morales evade a la prensa con sus #Jimmylosofías

Otro de los problemas que se detectaron son la censura y la autocensura. Esta última es considerada muchas veces como medida de autoprotección, mientras que funcionarios de distintos niveles “son responsables no solo de censurar a medios y comunicadores, sino también de la cooptación de reporteros por medio de prebendas o el pago de la publicidad oficial”.

“El crimen organizado también es uno de los principales responsables de la censura y la autocensura, estructuras que amedrentan a la prensa para que evite publicar o difundir información que los afecte”, asegura el informe.

Demandas y exigencias

Ante estas problemáticas detectadas que afectan a los periodistas y la libertad de eExpresión, la APG demanda al presidente Jimmy Morales y a sus funcionarios cercanos, que cesen su retórica agresiva hacia los medios de comunicación y periodistas que no se pliegan a sus intereses ni a su agenda personal.

Pide “que no se continúe excluyendo de conferencias o actividades oficiales a los medios críticos de Morales” y exige a los funcionarios responsables, particularmente de la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia, “a concluir sus campañas de difamación y ataques en redes sociales hacia los medios de comunicación y activistas y defensores de derechos humanos, críticos a la actual gestión y legislatura”.

La asociación también hizo una serie de recomendaciones a otras instituciones y sectores entre ellas el Ministerio de Gobernación a quien solicita “deje de emplear a elementos de la Policía Nacional Civil para intimidar a periodistas o a la población que realiza manifestaciones, como ha ocurrido desde el año pasado”.

A los partidos políticos y sus dirigentes se les pide “abstenerse de emplear el derecho penal para intentar amedrentar a los medios de comunicación o periodistas y al Tribunal Supremo Electoral “que evite la promulgación de acuerdos gubernativos similares al 99-2019 que imponía una censura previa a los medios y respeto a los periodistas en los centro de votación el día de los comicios”.

Muestras de solidaridad

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUD) señaló que el Día Mundial se pronunció por el Día Mundial de la Libertad de Prensa “es una oportunidad para comprometerse con la promoción de más periodismo y más transparencia para nuestras sociedades”.

Michelle Bachellet, alto comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, afirmó que la libertad de los medios de comunicación es esencial y el periodismo enriquece la comprensión de los problemas políticos y económicos, y ayuda al mantenimiento transparente y responsable de la gobernanza.

En contexto: “Creciente amenaza a labor periodística

Bachellet lamentó que los ataques y restricciones indebidas en contra de la prensa  se han convertido en habituales para los periodistas de todo el mundo y a menudo reciben agresiones físicas.

“Cada ataque contra los periodistas es un golpe para la democracia, el pluralismo, la participación pública y los derechos básicos de todos los individuos”, afirmó la alta comisionada, quien exigió que los periodistas puedan cumplir con su trabajo.

Las embajadas de Canadá, el Reino Unido y Estados Unidos en Guatemala también se unieron a la conmemoración.

“En vista de estos problemas actuales, Canadá y Reino Unido consideramos que los esfuerzos que se hagan en favor de la libertad de prensa deben buscar proteger los derechos de los medios de hablar y la necesidad del público de tener acceso a información, para poder ejercer sus derechos democráticos”, menciona una declaración.

“En nombre de los gobiernos de Reino Unido y Canadá, deseamos agradecer a los periodistas de Guatemala y de todo el mundo por su búsqueda incansable de la verdad, por sus esfuerzos por traer transparencia y justicia al debate público y por ayudarnos a descubrir nuevas perspectivas”, señala la comunicación.

El embajador de Estados Unidos en Guatemala, Luis Arreaga, también se pronunció y señaló que la Prensa protege la democracia “especialmente en temporada de elecciones”.

“Para tener votantes bien informados ellos deben tener acceso a la información verídica sobre las propuestas de los candidatos. Los medios de comunicación son una fuente importante de esta información y solo pueden reportarla si tienen la libertad de investigar sin el temor de ser intimidados, amenazados o atacados”, señaló el diplomático.

Jordán Rodas, procurador de los Derechos Humanos, destacó que el trabajo de la prensa en Guatemala “sigue siendo una profesión de riesgo, lo cual se refleja en las denuncias de violaciones a sus derechos humanos interpuestas por comunicadores tanto de la capital como de los departamentos”.

La Procuraduría de los Derechos Humanos informó que en el 2018 se recibieron 24 denuncias y en los primeros cuatro meses de 2019 ya registra 12 denuncias, “lo cual refleja el ambiente de hostilidad, fundamentalmente en contra de los periodistas que denuncian actos de corrupción”.

Rodas exhortó al Estado de Guatemala a implementar acciones que protejan la integridad de los periodistas y fomenten la libertad de prensa.

También reiteró la recomendación para que se retome la implementación del programa de protección para periodistas y trabajadores de los medios de comunicación, siendo una recomendación del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas durante el Examen Periódico Universal.

Contenido relacionado

> “Estados Unidos: hoy, un peligro para el periodismo”

> Embajador Luis Arreaga pide apoyar a la prensa independiente y resalta su papel en la democracia

> Gobierno de Guatemala niega violaciones a libertad de expresión y rechaza informe de PDH