Congreso aprueba cambios en la Ley de Emergencia Nacional contra la Pandemia del Covid-19

En una sola sesión los diputados aprueban una ley con la que facilitarán al Ministerio de Salud y al Seguro Social la compra de medicamentos, insumos y contratación de personal médico para atender la crisis sanitaria del covid-19.

El bloque oficial fue la bancada que no estuvo del todo de acuerdo con las enmiendas de curul que recibió la ley de emergencia nacional contra la pandemia. Fotografía: Congreso.
El bloque oficial fue la bancada que no estuvo del todo de acuerdo con las enmiendas de curul que recibió la ley de emergencia nacional contra la pandemia. Fotografía: Congreso.

Los diputados aprobaron de urgencia nacional la iniciativa 5977, una herramienta legal que acorta los plazos y los trámites burocráticos para que las entidades de salud pública respondan a la actual crisis hospitalaria.

Con la nueva normativa que se titula Ley de Emergencia Nacional para la Atención de la Pandemia Covid-19 se otorga al Ministerio de Salud una ampliación presupuestaria de Q1 mil 800 millones, recursos que tiene que ejecutar a más tardar el 31 de diciembre.

La ley es de carácter temporal, su tiempo vida es de tres meses, y cualquier tipo de reglamento o convenio tiene que suscribirse en las próximas semanas para agilizar la aplicación de la ley.

Entre algunas de las acciones inmediatas que fija la norma es excluir de impuestos medicamentos que sean adquiridos tras la firma de acuerdos con las Naciones Unidas, así también evitar el sobreprecio de medicinas en Guatemala.

Para lo anterior el Instituto Nacional de Estadística (INE) debe trasladar, a la brevedad, los precios de referencia de los medicamentos asociados al combate del covid-19, para evitar que el Ministerio de Salud pague de más por las medicinas.

Entre algunas de las medidas que buscan transparentar el trabajo del Ejecutivo, los diputados fijaron que cualquier compra, adquisición o contrato debe de tener evidencia de respaldo en el portal electrónico Guatecompras.

La iniciativa nació de varias bancadas para dar respuesta a la crisis hospitalaria de la pandemia, consolidado que estuvo liderado por el diputado Manuel Conde, jefe de bloque del Partido de Avanzada Nacional (PAN).

Evitar contagios

Entre algunos de los elementos que destacan de la nueva ley es que se ordena al Ministerio de Salud abrir el proceso de vacunación contra el covid-19 a menores de edad, para aquellos que comprenden de los 12 a los 17 años.

La cartera salubrista y el Ministerio de Trabajo deberán de buscar medidas alternativas al trabajo presencial para aquellas actividades que si lo permitan, para evitar el incumplimiento de aforos y mayor riesgo de contagio por las nuevas variantes del virus, una de las principales medidas sigue siendo no salir de casa.

El Plan Nacional de Vacunación tendrá que dejar de ser centralizado, ordenando a las Brigadas de Vacunación  llegar a las aldeas más recónditas del país tomando como referencia los datos del Censo Nacional del 2018.

El Instituto Guatemalteco de Seguridad Social y el Ministerio de Salud, podrán firmar convenios de cooperación con farmacias o entidades similares, con el único propósito de agilizar las jornadas de vacunación contra el covid-19.

En la norma también se estipula hacer una actualización al semáforo de alertas epidemiológicas, a manera que el sistema permita dar mayor certeza de la situación real de la pandemia en cada uno de los municipios.

Lea también: ¿Se reflejarán los fracasos de Allan Rodríguez en el control del Congreso?

Las enmiendas

Aunque la ley había sido consensuada entre los jefes de bloque de las 19 bancadas presentes en el Congreso, hubo enmiendas de curul que retrasaron la discusión y aprobación de la ley.

Los diputados que presentaron las enmiendas buscaron blindar, aún más, la normativa que tiene como fin mitigar la crisis que está ocasionando la pandemia, aunque algunos diputados no estuvieron del todo de acuerdo con esas sugerencias de último minuto.

“Hago un llamado a todos los diputados presentes a que respeten los acuerdos que hicieron sus jefes y subjefes de bloque, que se abstengan de enmiendas que pudieron haber sido discutidas en el momento de los días anteriores, para que de esa manera demos un mensaje de madurez política a la población, para que esta vez sin tanto tramite y sin alargarlo está ley sea aprobada”, señaló Carlos Roberto Calderón, diputado del bloque oficial, Vamos.

Entre algunas de las enmiendas que recibieron apoyo destaca una ampliación al numeral 5 del artículo 5, que  expandió todo lo referente al servicio de oxígeno, vital para la atención hospitalaria, con esta enmienda Salud también debe priorizar la instalación y reparación de las tuberías.

También se autorizó la compra de combustible para vehículos de gestiones administrativas y para las ambulancias, de aquellos hospitales que atienden a pacientes con coronavirus.

Otra de las enmiendas aprobadas fue en el artículo 13, donde se ordena al Ministerio de Finanzas y a Salud acortar los trámites burocráticos de contratación para personal médico para que las gestiones no excedan de 15 días.

Aunque esto no significa que no se tendrán ciertos filtros al momento de hacer las contrataciones, ya que los candidatos a las plazas sanitarias tendrán que presentar constancia de antecedentes penales, policiacos y del Registro Nacional de Agresores Sexuales (Renas).

Una de las enmiendas que no recibió apoyo, y que a criterio de analistas era útil en materia de transparencia y fiscalización era la apertura del modulo de compras, para que cualquier ciudadano pudiera auditar la forma en que el Gobierno estará invirtiendo los recursos aprobados.

Los diputados también ordenan en la ley que se implemente una línea de atención directa para medicina general y casos de covid-19, para que los ciudadanos tengan acceso a la teleconsulta.

Otro enmienda, está al artículo 33, robustece los controles para los registros sanitarios de productos farmacéuticos utilizados para combatir la pandemia, ahora también se incluye el aval de la Administración de Medicamentos de los Estados Unidos de América (FDA), Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Con 136 votos se añadió un artículo nuevo para que los estudiantes de medicina que aportan en la lucha contra la pandemia reciban una beca, la misma será equivalente al salario mínimo para actividades no agrícolas.

Las últimas enmiendas no recibieron apoyo, se buscaba que el Centro Médico Militar recibiera a todo tipo de pacientes con covid-19, una pensión para la niñez huérfana a causa de la pandemia y una auditoria externa para vigilar el buen uso de los recursos.

Más leyes

Diputados, tanto oficialistas como de la oposición, están de acuerdo que con una sola ley no se va a dar respuesta a todas las necesidades que está dejando la pandemia, por ellos consideran oportuno pensar desde ya en otro tipo de propuestas legales.

“La situación nos pone sobre la mesa la necesidad de fortalecer la defensa del consumir, pero también de aprobar una ley de competencia (…) bloquear el registro de medicamentos son prácticas monopólicas donde logran ganancias extraordinarias no acordes a una competencia transparente, es bajo una práctica monopólica de privilegios y corrupta”, señaló Carlos Barreda, jefe de bloque de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE).

La necesidad de esta normativa también fue destacada por la diputada Evelyn Morataya, de Bienestar Nacional (Bien), “hay que aprobar una ley de competencia si queremos medicamentos más baratos, más accesibles para la población guatemalteca sobretodo en medio de una crisis sanitaria. Esta nueva iniciativa lleva más dinero en salud pero con la exigencia que ahora si lo ejecuten”.

El diputado oficialista Diego González considera prudente que otra ley pendiente a ser modificada sea la Ley de Contrataciones, lo que señala servirá para contener la pandemia.

“Yo creo que esta ley temporal viene a ayudar de manera emergente, pero no descuidemos colegas diputados que tenemos que hacer reformas profundas, presentar iniciativas nuevas en la Ley de Contrataciones del Estado, algunas ya son obsoletas y nos hemos dado cuenta de algunas unidades ejecutoras a través de las comisiones que temen aprobar compras porque a veces se cae o incurre en ilegalidades”, precisó.