Congreso deja muchas iniciativas pero pocos decretos durante el 2021

Una evaluación de las organizaciones que integran el Congreso Eficiente destaca un rezago en la aprobación de leyes.

Publicado el
El Congreso dirigido por Allan Rodríguez es de los más cuestionados por organizaciones sociales debido a la poca cantidad de trabajo reportado. Fotografía: Congreso.
El Congreso dirigido por Allan Rodríguez es de los más cuestionados por organizaciones sociales debido a la poca cantidad de trabajo reportado. Fotografía: Congreso.

El año pasado se presentaron 145 iniciativas de ley ante Dirección Legislativa, 62 se distribuyeron a comisiones de trabajo y 83 quedaron archivadas, según los datos recopilados por el Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (Cien) y Guatemala Visible.

Organizaciones que en conjunto integran Congreso Eficiente, una propuesta que busca medir las líneas de trabajo que tiene el Organismo Legislativo, en donde el año pasado no fue el mejor en materia de producción según los datos presentados por las instituciones.

Al hablar de la aprobación de leyes tan solo existen 20 decretos, uno de ellos vetados por la presidencia que daba vida a las reformas a la Ley de Contrataciones.

María Isabel Bonilla, investigadora del Cien, destacó que el número de iniciativas archivadas es incluso mayor a los 83 del año pasado ya que el poco trabajo legislativo no es tan solo un reflejo del 2021.

“El Pleno conoció el año pasado un total de 84 iniciativas, 62 del 2021 y otras 22 que se habían presentado en años anteriores pero que fueron solicitadas en las sesiones de Jefes de Bloque (…) quedan pendientes de conocer 171 iniciativas acumuladas en los años 2020 y 2021”, señaló la investigadora.

Así mismo expuso como el trabajo del parlamento ha ido a declive, señalando que en 2016 el Pleno consiguió la emisión de 50 decretos, una cifra que si no es tan alta al menos es mejor al trabajo que hizo la novena legislatura al frente de Allan Rodríguez en 2020 con 34 decretos y en 2021, con 20.

“Hablar de 20 decretos no significa que bueno o la calidad de los mismos no se puede conocer por el número, por eso es importante siempre que sigamos dándole seguimiento a estas nuevas leyes para entender si son aconsejables, oportunas o necesarias”, puntualizó.

Comisiones de trabajo

Las comisiones legislativas tienen entre sus funciones evaluar las distintivas iniciativas de ley para recomendar si son o no viables ante una eventual aprobación, pero el año 18 comisiones no hicieron ni un solo dictamen.

Al contrario, la evaluación de los expertos señala que muchas cumplieron con las reuniones obligatorias, devengando un gasto que no se reflejó en un trabajo que pueda ser medible.

Las 18 comisiones legislativas que no concluyó ni siquiera con un dictamen en 2021 son las siguientes:

  • Apoyo Técnico.
  • Asuntos Electorales.
  • Asuntos sobre Discapacidad.
  • Cultura.
  • Defensa al Consumidor.
  • Desarrollo Social.
  • Descentralización y Desarrollo.
  • Energía y Minas.
  • Integración Regional.
  • Defensa Nacional.
  • Juventud.
  • Mujer.
  • Previsión y Seguridad Nacional.
  • Pueblos Indígenas.
  • Salud.
  • Trabajo.
  • Vivienda.
  • Menor y la Familia.

Lea también: #GobiernoAExamen: ¿Qué nota daría a Alejandro Giammattei y a sus ministerios? Especialistas califican dos años de gestión

Retos para el 2022

Este 14 de enero se renovará la Junta Directiva del Congreso que tendrá a la cabeza a Shirley Rivera, diputada oficialista que tendrá que lidiar en la búsqueda de consensos en un Congreso en año pre electoral.

Algunos de esos retos a criterio de María del Carmen Aceña, investigadora del Cien, será la cumplir con su rol legislativo para la aprobación de leyes y reformar la ley orgánica del Congreso, ya que a la fecha no hay forma de sancionar a los diputados que no asistan a su trabajo.

Así mismo destaca la necesidad de aprobar leyes que mejoren las instituciones, como la Ley Electoral y de Partidos Políticos; junto a proyectos de desarrollo como podría ser una Ley de Aguas.

Aunque para que todo esto pase a ser una realidad el Congreso debe de ser ágil pero en 2021 esto se complicó, en buena medida, por las interpelaciones que abarcaron espacio de meses.

“El tener a un ministro por ocho meses no significa que se está fiscalizando, debe de ser mucho más efectivo en el sentido de que si se le encuentran hallazgos para una interpelación que se haga, pero que se haga de manera rápida y no pasarse ocho meses porque esto prácticamente bloqueando la agenda”, señaló.

Otra tarea fundamental, según Aceña, será que el Congreso cumpla con sus tareas constitucionales; arrancar con un proceso de renovación de Fiscal General, elegir nuevo Contralor General de Cuentas y Procurador de los Derechos Humanos, así como cumplir con la tardía elección de magistrados a la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

“No se eligen a los magistrados de la CSJ ni salas de apelación, ese proceso prácticamente está parado lamentablemente, lo que pareciera es que los miembros del Congreso ya están como conformes o en su zona cómoda de que tengamos este tema sin resolver para los próximos años”, indicó.