El tiempo apremia al Ejecutivo y el Congreso para que enmienden el Presupuesto 2021

Analistas advierten que es responsabilidad del Ejecutivo y el Congreso enmendar la plana, para lo cual deben apresurar el paso.

El Congreso y el Ejecutivo deben fijar un nuevo presupuesto a más tardar el 30 de noviembre. Foto (Prensa Libre: Congreso de la República)
El Congreso y el Ejecutivo deben fijar un nuevo presupuesto a más tardar el 30 de noviembre. Foto (Prensa Libre: Congreso de la República)

Las plazas y vías públicas en distintos puntos del país concentrarán hoy diversas manifestaciones que exigen al presidente Alejandro Giammattei y al Congreso enmendar la plana luego de la aprobación de un presupuesto que se negoció a puertas cerradas.

Sin embargo, hay factores que amenazan las demandas ciudadanas y la principal de ellas es la falta de voluntad política de parte del Ejecutivo para rectificar.

En cadena nacional, el presidente Alejandro Giammattei dijo ayer que ejercer el veto presidencial supondría un problema mayor, ya que si el presupuesto no se aprueba antes del 30 de noviembre entrará en vigor el presupuesto vigente, cuyos niveles de deuda ascienden a 107 mil 761 millones.

“Considero que debo aclarar cuáles son los riesgos de aplicar ese veto en este momento. El endeudamiento contemplado en el presupuesto del año 2021 es de Q4 mil 719 millones menos al presupuesto vigente en 2020”, se excusó el mandatario.

No obstante, si bien la Constitución Política de la República establece en su artículo 171, inciso b, que el presupuesto debe aprobarse a más tardar 30 días antes del próximo ejercicio fiscal, ya que de lo contrario regirá el del año en curso, es responsabilidad del oficialismo corregir los malos procedimientos, advierte Edgar Ortiz, director jurídico de la Fundación Libertad y Desarrollo.

Ortiz reconoce que el tiempo juega contra el presidente y los diputados, pero, así como aprobaron de urgencia nacional el presupuesto el lunes, deben apresurarse en esta ocasión.

“El tiempo es un enemigo, pero, así como les dio tiempo de sesionar hasta la madrugada del miércoles, así debería de darles tiempo a los diputados para responderle a la población y enmendar”, afirmó Ortiz.

Por su parte, Carlos Bezares, abogado constitucionalista, duda si al Ejecutivo y al Congreso les dará tiempo de corregir, ya que el presidente Giammattei no puede vetar el presupuesto hasta que el Congreso de la República le envíe el decreto de ley.

Previo a ser remitido al Ejecutivo, la ley pasa por corrección de estilo y demás trámites administrativos, para lo cual en el Congreso se tiene un plazo de diez días.

De momento, Dirección Legislativa confirmó que el decreto no se ha enviado al Ejecutivo. En este caso, son los diputados de oposición los que deben presionar para que se acelere el trámite, dijo el abogado.

Tanto Bezares como Ortiz coinciden en que la responsabilidad del presupuesto no es solo del Congreso, sino también del Ejecutivo, ya que fue este último quien lo envió con los niveles de deuda que presente y el que distribuyó los fondos.

“En realidad el Congreso lo que hizo fue empeorar lo que hizo el presidente, pero en términos de montos (de techo presupuestario) sí es lo que pidió el Ejecutivo. La demanda ciudadana tiene que dirigirse tanto al Congreso como al Ejecutivo. Bajar deuda que es lo que a todos nos preocupa”, dijo Ortiz.

Mientras que Bezares afirmó que hay una “corresponsabilidad porque el presupuesto lo formuló el Ejecutivo. A diferencia de otras leyes esta lleva un proceso de casi un año de formulación, desde la priorización de obras en el sistema de consejos departamentales de desarrollo hasta que llega a la oficina técnica del presupuesto”.

Debe presentar iniciativa de ley

Pablo Hurtado, secretario ejecutivo de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asies), considera que el Ejecutivo debe vetar el presupuesto y en el mismo momento presentar al Congreso una nueva iniciativa de presupuesto para que no se agote el tiempo.

“Ha sido unísono el rechazo a lo que aprobó el Congreso. Los diputados tienen que hacer una lectura política de situación. Sino enmienda estaría metiéndose en un nivel de conflictividad e ingobernabilidad que no sabemos cómo puede resultar para el propio congreso. Por un mínimo de decencia y respuesta a la confianza que mediante voto deposito ciudadanía, el Congreso tiene que actuar”, dijo Hurtado.

Agregó que uno de los puntos que debe revisarse es la deuda pública, ya que es demasiado elevada.

“Un presupuesto no puede estar anclado en una tercera parte con deuda. Definitivamente sí es necesario incrementar los ingresos del Estado, pero a través de una mejor recaudación acorde a condiciones. Todavía estamos dentro de la pandemia y los impactos económicos son altísimamente perjudiciales para la mayoría de la población. Ese es el contexto dentro del cual debe aprobarse un presupuesto razonable”, puntualizó Hurtado.

Al consultar con la secretaria de Comunicación Social de la Presidencia, Francis Masek, sobre si el presidente Giammattei ya definió si vetará o no el presupuesto, se limitó a responder que no han recibido el decreto de ley por parte del Congreso.

Presupuesto exprés

El Congreso aprobó el presupuesto 2021 la madrugada del miércoles 18 de noviembre.

El dictamen de la Comisión de Finanzas sobre el proyecto de egresos e ingresos fue socializado con algunas bancadas hasta después de las 17:00 horas del 17 de noviembre. Al arrancar la sesión, el diputado Jorge García Silva, de Prosperidad Ciudadana, propuso una moción para que el presupuesto se incluyera en la orden del día y luego el mismo fue aprobado de urgencia nacional.

La alianza oficialista logró con 119 votos aprobarlo como decreto de ley a las 5:29 horas del día siguiente.

En estos últimos días diversos sectores han interpuesto amparos para que la Corte de Constitucionalidad anule la aprobación del presupuesto, sin embargo, aún no hay resoluciones.