Fallida renuncia del ministro de Finanzas genera polémica

La fallida renuncia de Pavel Centeno como ministro de Finanzas avivó la pugna entre el oficialismo y la bancada de Libertad Democrática Renovada (Líder), que amenazó con denuncias legales contra el funcionario y el presidente del Congreso, Gudy Rivera, por considerar que incurrieron en “artimaña política para bloquear la interpelación”.

Centeno sale del Congreso, a donde llevó la copia de su carta de renuncia.
Centeno sale del Congreso, a donde llevó la copia de su carta de renuncia.

Debido a la confusión que generó el atasco en el interrogatorio a Centeno, por la renuncia que no le fue aceptada, al final de la tarde de ayer la mayoría de jefes de bloques exigieron a Rivera que el Departamento Jurídico del Congreso analice si la actuación de la Junta Directiva estuvo enmarcada en la Ley.

Hasta que se tenga el análisis quedaron suspendidas las sesiones plenarias.

En medio de la confusión que generó la fallida renuncia de Centeno, el partido oficial incluyó a través de una moción privilegiada el paquete de leyes de transparencia presentado por el Ejecutivo, el cual pasó a las comisiones de trabajo para su análisis.

“Los naranjas —el Partido Patriota (PP)— se saltaron la borda con esta artimaña o argucia política para salvar a su ministro —Centeno— de que se le evidencien las ilegalidades que cometió al revivir los contratos abiertos de medicina que él mismo había cancelado, y para evitar que se den a conocer aquí las transas que hicieron durante la aprobación del paquete fiscal”, manifestó el jefe de la bancada de Líder, Roberto Villate.

Los hechos

La polémica situación surgió cuando el presidente del Congreso, en lugar de iniciar la sesión plenaria con la interpelación del ministro de Finanzas, anunció que este había renunciado, y leyó en el pleno la copia de la carta enviada al gobernante.

De inmediato dio por terminada la interpelación, e ingresó una moción privilegiada de la Junta Directiva para que el pleno le diera trámite a nuevas iniciativas de ley, incluido el paquete de transparencia del Ejecutivo.

La controversia se acrecentó. Los diputados de Líder, en conferencia de prensa, informaron que la renuncia de Centeno no había sido aceptada por el presidente Otto Pérez Molina, por lo que no tenía validez, y pidieron seguir el interrogatorio.

La confusión se apoderó del Congreso, y los diputados comenzaron a dudar de la legalidad de la sesión plenaria, pues pese a que Centeno entregó una copia de su renuncia, con sello de recibido del Ejecutivo, ante el silencio del mandatario continuaba en el cargo.

Rechaza dimisión

Centeno, luego de saludar al “general Otto Pérez Molina”, refiere en su carta: “Aprovecho para informarle que he tomado la decisión de renunciar al cargo que me confirió como ministro de Finanzas Públicas”.

Agrega: “Siempre contará conmigo, como amigo y como profesional de forma incondicional”.

Pérez Molina narró ayer cómo Centeno, a quien se refiere como “Pavel”, le comunicó que renunciaría porque el Congreso y el Ministerio de Finanzas estaban paralizados.

“Hoy —ayer—, a las 9 de la mañana, me dijo que su renuncia estaba presentada. Le dije que tiene razón en ese sentido y que estoy de acuerdo con él, en que el Congreso y Finanzas no pueden estar parados, y menos tampoco que sea por motivos de chantaje”, indicó Pérez Molina, quien ayer despidió al contingente militar que viajó a la República Democrática del Congo.

“Le dije que entendía sus razones, pero ahora le digo al pueblo que no estoy dispuesto a aceptar esa renuncia. Voy a hablar con Pavel para que reconsidere y continúe en el puesto”, añadió, lo cual mantiene a Centeno en el cargo.

Consultado por Prensa Libre, el ministro respondió: “Tengo que tomar una postura respecto de la decisión del presidente. Obviamente para mí es un espaldarazo muy fuerte que el mismo presidente no me acepte la renuncia. Yo estoy en la mejor disposición de colaborar y servirle a mi país en la medida que mi trabajo técnico sea el que valga, y no cuestiones políticas”.

Centeno aseguró que no asistirá a otra sesión de interpelación, si es llamado en los próximos días. “Yo, el tema lo tengo bien claro, y es que aquí—el Gobierno— venimos a trabajar, no a perder el tiempo”, recalcó.

Molesto por la interpelación de la bancada de Líder, el mandatario reiteró los señalamientos de “chantaje” contra los diputados de ese bloque, pero ahora los llevó a otro nivel.

“Están extorsionando prácticamente a las autoridades con recursos del Estado. No extorsionan al Gobierno, sino al pueblo de Guatemala, y —de— políticos de esa clase ya estamos cansados”, expresó Pérez Molina.

El presidente aseguró que diputados de Líder han pedido plazas en el Congreso, proyectos y obras. “Esto es un secreto a voces, cómo se compran las voluntades e incluso los diputados para que se vayan a esa bancada”, resaltó.

Esta no es la primera vez que un ministro renuncia. En el gobierno de Álvaro Colom, Ana Ordóñez de Molina dejó la cartera de Educación cuando debía enfrentar un juicio político solicitado por el PP.

Acciones legales

El jefe del bloque de Líder anunció que hoy presentarán en el Ministerio Público acciones legales contra Centeno, por rebeldía, abandono del cargo, perjurio, encubrimiento propio y estafa.

Villate expresó que denunciarán al presidente del Congreso porque “cometió una güisachada política” al suspender el juicio político, “presentando una renuncia falsa del ministro de Finanzas, solo para evitar la interpelación”.

Leonel Lira y Orlando Blanco, diputados de Encuentro por Guatemala y de la Unidad Nacional de la Esperanza, esperarán el análisis jurídico del Congreso para decidir si toman acciones legales.