Gobierno debe enfocarse en la transición

El presidente Alejandro Maldonado Aguirre y su gabinete ya no tienen tiempo para hacer política pública y deben enfocarse en el proceso de transición al próximo gobierno, coincidieron los politólogos Hugo Novales y Manuel Villacorta, durante el programa Diálogo Libre.

analistas Hugo Novales y Manuel Villacorta —al centro— conversan con los periodistas José Manuel Patzán y Álex Rojas, en el programa Diálogo Libre.
analistas Hugo Novales y Manuel Villacorta —al centro— conversan con los periodistas José Manuel Patzán y Álex Rojas, en el programa Diálogo Libre.

Los expertos coincidieron en que el gobierno actual no puede aspirar a gestión pública, además de la necesidad de apoyar desde el Ejecutivo los cambios legales que la población está esperando.

¿Qué tan efectivos podrían ser los nuevos funcionarios?

Novales: Lo que vemos es que en vez de mejorar la eficacia del Gobierno, lo que hace Maldonado es aclarar la legitimidad para lograr algún grado de aceptación para las políticas que quiere implementar. Los relevos son en ministerios poco relevantes y vemos que el presidente recurre a figuras reconocidas, para darle mejor cara al Gobierno frente a la sociedad.

¿Los planes de Maldonado podrían cumplirse?

Villacorta: Tres o cuatro meses es un tiempo tan reducido que es imposible hablar de gobernar. La actual administración debe olvidarse de hacer política pública, no puede, es una mentira, una ficción. Este gobierno debe caracterizarse por ser un facilitador de entrega de este aparato público a las nuevas autoridades. Al saber quién será el ganador en la segunda vuelta se deben integrar dos equipos de trabajo de ambas partes y hacer una transición más estable y efectiva.

¿El cambio de funcionarios dificultaría el proceso de transición?

Novales: Ha sido un gobierno de cambios institucionales. Los movimientos actuales podrían venir a trastocar este sistema, debido a que la ciudadanía exige caras nuevas y se podría dificultar un poco, pero también es de recordar que los ministerios son como elefantes, que cuesta mover, y es probable que este traslado de información no sea complicado porque los cuadros medios van a continuar.

Es difícil que este gobierno vaya a lograr cambios, y lo que tiene que hacer es ordenar la casa. El esfuerzo que el Gobierno debe hacer es promover reformas.

¿No habría sido mejor hacer cambios en Gobernación o Finanzas?

Villacorta: Si yo fuese el presidente trabajaría en cuatro áreas: someter al Congreso el proyecto de presupuesto del Estado de forma responsable que enfrente las demandas sociales, como seguridad y educación, infraestructura y salud.

El Gobierno debería presionar por favorecer la reforma a la Ley de Contrataciones del Estado. También la reforma a la Ley de Servicio Civil, y el cuarto punto importante es presentar un informe del estado general de la Nación en el Congreso. Este debería ser un diagnóstico de vida o muerte.

En esos cuatro puntos se debería estar trabajando. Ya no se trata de aparentar un buen gobierno para terminar el año.

Novales: El Gobierno debe impulsar un proceso de reforma. Debe entregar una administración más sana al próximo gobernante. El problema es que Maldonado no cuenta con el capital político necesario en el Congreso para impulsar estas políticas o para lograr un presupuesto sano. De los dos candidatos, solo uno tiene bancada en el Congreso y tampoco es mayoritaria. Estamos ante una situación complicada donde el presidente necesita respaldo en el Legislativo, pero no lo tiene.

¿Cómo puede aprovechar el Gobierno el apoyo social e internacional en los cambios?

Novales: El presidente tiene iniciativa legal y constitucional. Él puede presentar propuestas de reformas en el Congreso, todo está en que tenga la capacidad para comunicarlas a la sociedad para lograr el apoyo ciudadano. Ejemplo de ello es la iniciativa de reformas a la Ley Electoral que presentó el Tribunal Supremo Electoral, porque logró movilizar apoyo a ese proyecto, incluso fue uno de los temas dominantes en las protestas.

¿La lesión de rodilla del presidente afectaría al Gobierno?

Villacorta: Con todo respeto, independientemente de si está o no el presidente, no goza de un liderazgo o de un carisma innato para poder pelear cada cada uno de los objetivos. Si tuvieramos a un presidente con carisma, con convencimiento, no tendría por qué dirigirse a los diputados. Él se podría dirigir a la población a través de los medios y decir qué es lo que se necesita y dejar ver la responsabilidad de los diputados. Aquí falta una buena dosis de liderazgo político para sacar ese proyecto —presupuesto—; habrá que aprovechar la organización social, la importancia que ha puesto la comunidad internacional sobre Guatemala.

¿Maldonado podrá cubrir los compromisos en cuatro meses?

Villacorta: No creo que los cuadros del actual gobierno puedan pelear los objetivos, va a ser el próximo gobierno el que debe recibir la casa ordenada y deberá enfrentar un Congreso atomizado y polarizado, así como el problema del déficit fiscal. Todos esos factores presentan un cuadro complicado. El próximo gobierno deberá tener una gran capacidad de negociación para sacar los objetivos.

Novales: Se puede, pero es muy difícil. Lo que puede hacer el presidente para lograr objetivos. Él fue inteligente y nombró en la terna a vicepresidente a actores externos porque lo pueden ayudar.

¿Se debería comenzar el proceso de transición hasta que sea electo el próximo gobierno?

Villacorta: Sería mucho más fácil para el Gobierno hacer la transición con la UNE —Unidad Nacional de la Esperanza— porque ellos ya tienen experiencia administrativa, pero esperemos que tanto ellos como el otro proyecto político tengan interés en Guatemala, aunque dadas las condiciones yo diría que la experiencia que tiene Sandra Torres en la administración pública no la tiene Jimmy —Morales—. Él está corriendo contra el tiempo, se prepararon para ganar, pero no tanto para gobernar.

Novales: El proceso de transición debe hacerse cuanto antes. Si gana la UNE y la transición empieza tarde, no hay problema porque tiene experiencia. En el caso de Morales, la transición tomará más tiempo.