Lista Engel busca poner más atención a corrupción en Guatemala, El Salvador y Honduras

Nueva ley en EE. UU. será nueva herramienta para la administración Biden-Harris en su estrategia para Centroamérica

El congresista de EE. UU. Eliot Engel (representante demócrata por Nueva York)  fue quien promovió el nuevo plan contra la  corrupción en el Triángulo Norte. En la fotografía de archivo, captado el 4 de noviembre pasado cuando emitió su voto en las elecciones de su país. (Foto Prensa Libre: AFP)
El congresista de EE. UU. Eliot Engel (representante demócrata por Nueva York) fue quien promovió el nuevo plan contra la corrupción en el Triángulo Norte. En la fotografía de archivo, captado el 4 de noviembre pasado cuando emitió su voto en las elecciones de su país. (Foto Prensa Libre: AFP)

El Congreso de EE. UU. aprobó el pasado lunes 21 de diciembre la Ley de Compromiso Mejorada del Triángulo Norte de los Estados Unidos (HR 2615) enfocada en el fortalecimiento de la lucha contra la corrupción en Guatemala, El Salvador y Honduras, denominados como Triángulo Norte.

La iniciativa forma parte del paquete de leyes que integran las asignaciones generales y paquete de ayuda por el Covid-19 del presupuesto 2021 de ese país y será Ley en los próximos días, una vez sea aprobado por el presidente Donald Trump.

La normativa fue presentada por Eliot Engel, Presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, quien ayer emitió un comunicado donde resalta que el proyecto de ley “requiere que el presidente electo Biden publique una lista de personas de estos países -Guatemala, El Salvador y Honduras– que están involucrados en corrupción significativa y el socavamiento de las instituciones democráticas y se asegure de que se les niegue la entrada a los Estados Unidos”.

Agregó: “Mi legislación -promovida como la Lista Engel- apoyará a la administración entrante de Biden-Harris mientras redobla los esfuerzos para apoyar una Centroamérica más segura, democrática y próspera. En particular, será imposible lograr un progreso sostenido en El Salvador, Guatemala y Honduras sin el compromiso de los líderes regionales para combatir la corrupción y el retroceso democrático”.

Un asesor del senado de EE. UU., contactado por Prensa Libre para ampliar información sobre lo aprobado, afirmó que esta nueva iniciativa es parecida a la ley Magnitsky -creada para imponer sanciones a ciudadanos de todo el mundo que hayan cometido abusos a los derechos humanos y actos de corrupción en sus propios países-, pero tiene la gran diferencia en que le da a las autoridades del gobierno de EE.UU. una herramienta específica para enfocarse en los países del Triangulo Norte.

El asesor agregó que al llegar el listado el Congreso de EE. UU. los nombres se harán públicos, aunque aclaró que podría tener “alguna parte clasificada”. En la lista, dijo, podrían ser incluidos funcionarios de cualquier poder de los países del Triángulo Norte o cualquier persona individual, pero en esto tendrá un rol fundamental la Casa Blanca, el Departamento de Estado, el Departamento del Tesoro y la Embajada de Estados Unidos en Guatemala.

La fuente resaltó que además de la lista de corruptos, el proyecto tiene otra parte fundamental, enfocada en presentar una estrategia de cinco años para la región que priorice cuatro ejes principales: promover la prosperidad económica, combatir la corrupción, potenciar la gobernanza democrática y mejorar las condiciones de seguridad.

Las claves del proyecto

La estrategia que se debe plantear con esta iniciativa, debe considerar, entre otras cosas:

  • Abordar las causas subyacentes de la pobreza y la desigualdad.
  • Mejorar el acceso a la sanidad y a los recursos de salud.
  • Fortalecer la preparación comunitaria frente a desastres naturales.
  • Fortalecer la capacidad de los sistemas nacionales de justicia y las fiscalías para identificar y perseguir el lavado de dinero y otros crímenes financieros.
  • Implementar procesos transparentes y basados en el mérito para la selección de fiscales y jueces.
  • Apoyar los esfuerzos anticorrupción a través de asistencia bilateral.
  • Brindar apoyo suplementario a través de mecanismos anticorrupción multilaterales cuando sea necesario.
  • En términos de fomentar la gobernanza: buscar el robustecimiento de las instituciones gubernamentales.
  • El fortalecimiento de las leyes de acceso a la información.
  • Asegurarse de que las amenazas y los ataques contra periodistas, líderes obreros y defensores de derechos humanos sean investigados y sus perpetradores sean llevados a la justicia.
  • Aumentar la profesionalización de los cuerpos de seguridad y mejorar su capacidad, así como las de las fiscalías.
  • Ayudar en los esfuerzos en el combate al narcotráfico, el tráfico de personas y el reclutamiento de niños por parte de las pandillas.

Lea completa la ley aprobada por el Senado de EE. UU. (página de referencia 5111).