Los tiempos apremian a 37 organizaciones que buscan conformarse como partidos políticos

Uno de los requisitos a cumplir antes del 2023 es reunir 22 mil 500 afiliados, un reto que varios grupos no podrán superar, advierten analistas.

Publicado el
37 organizaciones realizan trámites en el TSE para convertirse en partidos políticos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
37 organizaciones realizan trámites en el TSE para convertirse en partidos políticos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El Tribunal Supremo Electoral registra 37 organizaciones que buscan constituirse como un partido político de cara a las elecciones de 2023. En un año y dos meses, estos grupos deberán cumplir con los requisitos mínimos que la ley les exige para convertirse en partido si no quieren quedar fuera de la contienda.

El reloj parece no ser un aliado de quienes buscan conformar nuevos partidos. Entre los retos más apremiantes para crear una organización partidaria está el reunir 24,500 afiliados, equivalente al 0.30 por ciento del padrón electoral que exige la Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP) y logra presencia territorial en 12 departamentos.

Según el Registro de Ciudadanos (RC), a la fecha hay 29 comités para la constitución de un partido político y ocho grupos promotores que buscan, aún, convertirse en comités, para lo cual deben reunir 490 adhesiones, equivalente al dos por ciento de la cantidad mínima de afiliados para crear un partido.

Aspirantes

Uno de los grupos promotores que figuran en el registro lleva el mismo nombre que el partido que llevó al presidente salvadoreño Nayib Bukele a la presidencia. Según una publicación del medio digital El Faro es integrado por José Luis Araneda Cintrón, un abogado que es sobrino de Pedro Andrés García Manzo, un publicista que entre 2005 y 2006 creó dos empresas con Bukele y una tercera con Ernesto Castro, exsecretario privado de la presidencia en ese país y actual presidente de la Asamblea Legislativa.

Araneda Cintrón es secretario general de Nuevas Ideas en Guatemala y además tiene un contrato por servicios profesionales en el Instituto Nacional de Electrificación, cuyo consejo directivo es presidido por el ministro de Energía y Minas, Alberto Pimentel.

Entre las funciones de Araneda están analizar expeientes que se eleven al gerente general y analizar expedientes que conocerá el consejo directivo. El monto del contrato es de Q230 mil 400, el cual hará en nueve pagos de Q25,600.

Otro de los integrantes de la junta directiva de Nuevas Ideas en Guatemala es Roberto Eduardo Kestler Ordóñez, que tiene un contrato por servicios profesionales en el despacho de Pimentel. Sus responsabilidades son asesorar en materia administrativa opiniones, dictámenes, demandas, incidentes y recursos tanto en la vía judicial como administrativa, asistir a audiencias en juzgados y analizar expedientes en materia penal. Devenga Q15 mil mensuales.

Entre los grupos que más llaman la atención está Voces de Esperanza Nueva (VEN), cuyo secretario general es el diputado al Parlacén Mario Valdeavellano, ligado a la excandidata presidencial por la Unidad Nacional de la Esperanza, Sandra Torres.

VEN inició como grupo promotor y recién en octubre logró ascender a comité, según consta en los registros del TSE. Esta organización inició los trámites para inscribirse en medio de una disputa por la secretaría general de la UNE entre Torres y una facción de congresistas opositores.

Otro comité es Partido Republicano, con Carlos Fernándo Velásquez Monge como secretario general. quien fue vinculado al desvío de Q78 mil cuando fue director de Aeronáutica Civil. Recién el mes pasado, un juez decidió cerrar el caso contra el exfuncionario aduciendo que no tenía sustento.

Obstáculos

Fernando Ixpanel, de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asies), comenta que en cada proceso electoral hay nuevos comités que buscan cumplir con los requisitos pero varios no lo logran.

Recordó que una vez de que los comités son inscritos como tal, la LEPP les da dos años para reunir al número mínimo de afiliados y contar con presencia en 12 departamentos.

Ixpanel dijo que en 2016 el TSE impuso sanciones a muchos partidos y varios de ellos están en proceso de cancelación. Esto motivó a varios políticos a crear nuevas organizaciones partidarias por si en caso sus agrupaciones son canceladas antes del 2023.

“Hay figuras políticas que han decidido avanzar con la constitución de partidos para tenerlos como opción b y simplemente hacer la transición si sus agrupaciones son canceladas”, dijo Ixpanel.

Entre las consecuencias de tener más ofertas partidarias está el hecho que se produce una fragmentación en el escenario político, pero, por otro lado, brinda más oportunidades de participación por parte de los ciudadanos. “En la crisis actual, es ideal que más personas se involucren y formen parte de este proceso”, dijo.

Por su parte el politólogo Renzo Rosal explica que la lista de grupos promotores y comités seguramente se reducirá conforme se acerque el año de elecciones. “Varios grupos se quedarán y no podrán cumplir con los requisitos de ley, específicamente con el tema de adhesiones. Hoy están en la recta final de la búsqueda de esas firmas porque los tiempos que les quedan son reducidos”, dijo.

Rosal explica que muchos de estos partidos actúan como” satélites” de otras organizaciones y quienes integran sus filas son políticos ya conocidos.

“El sistema político de Guatemala se hizo añicos. Ahora lo que proliferan son satélites de partidos y espacios de reciclaje de personas de la vieja guardia, es decir, de la política corrupta e impune. Los grupos independientes que buscan ser partidos son la excepción”, dijo Rosal.