César Medina Farfán es ligado a más escándalos

El nombre de César Augusto Medina Farfán se vuelve a escuchar 13 años después, como un traficante de influencias, según el MP y Cicig.

César Augusto Medina Farfán es señalado de tráfico de influencias, por lo que fue capturado ayer.
César Augusto Medina Farfán es señalado de tráfico de influencias, por lo que fue capturado ayer.

En el 2002 fue vinculado con un desvío millonario que se dio en el Ministerio de Gobernación, tras recibir Q1 millón.

En reportajes publicados por Prensa Libre entre el 2002 y el 2004 fue señalado de haber creado empresas de cartón en Panamá. El entonces presidente Alfonso Portillo reconoció que él era su amigo y hasta usó su avión.

Un informe de la Superintendencia de Bancos indicó que Medina Farfán depositó, en agosto de 2001, en una cuenta personal, el cheque de caja número 399055 del Banco Industrial, por Q1 millón.

Ese documento fue comprado por Jarol Áxel Gil Muñoz, principal sindicado del desvío en Gobernación, el cual, según los últimos reportes oficiales, llegó a los Q80 millones.

Los cheques por Q490 mil y Q510 mil fueron emitidos el 21 de marzo del 2001. Según la defensa de Medina Farfán, estos constituían el pago efectuado por la cartera de Gobernación a la empresa Punto de Comunicación, S. A., propiedad de Medina Farfán, por servicios de análisis, organización y producción de eventos de comunicación en radio, televisión y prensa.

Otro escándalo

Medina Farfán también fue vinculado con la investigación por la apertura de cuentas bancarias con fondos públicos y la creación de varias empresas por altos funcionarios guatemaltecos en Panamá.

Para tal fin habría prestado su nombre al presidente Alfonso Portillo. Se estableció que Medina Farfán viajó en el avión presidencial a Panamá, junto al cuñado de Portillo, Juan Antonio Riley Paiz.

Según investigaciones, Julio Girón, secretario privado de Portillo; Juan Francisco Reyes López, vicepresidente; Juan Francisco Reyes Wyld, hijo de Reyes López, y el presidente Alfonso Portillo fueron los beneficiados por la apertura de las cuentas en Panamá.

Revocan visas

Tal y como ha sucedido con funcionarios del gobierno del presidente Otto Pérez Molina, a quienes se les ha revocado la visa estadounidense, en el 2002 sucedió lo mismo. La embajada de EE. UU. revocó la visa a Medina Farfán, vinculado con actos de corrupción y apertura de empresas en Panamá que involucraron también al presidente Portillo.

Como parte de la política anticorrupción promovida por el gobierno norteamericano, se le revocó la visa a Adolfo Lacs Palomo y Armando Llort Quiteño, expresidentes del Bantrab y el Crédito Hipotecario Nacional en el gobierno del FRG.