Manuel Baldizón: “El TSE no es un tribunal de Sentencia”

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) debe ser responsable de coordinar el proceso electoral, y no dictar sentencias, señaló Manuel Baldizón, precandidato presidencial de Libertad Democrática Renovada (Líder), en la primera de una serie de entrevistas que  Prensa Libre comienza a publicar hoy sobre temas de coyuntura con quienes pretenden alcanzar la primera magistratura del país.

"La elección de magistrados de CSJ puede ser con una quinta papeleta". Manuel Baldizón, precandidato de Líder.
"La elección de magistrados de CSJ puede ser con una quinta papeleta". Manuel Baldizón, precandidato de Líder.

También Baldizón toma distancia de la bancada de Líder sobre la alianza con el Partido Patriota (PP) ?para elegir a los 13 magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), no comparte la decisión de la Corte de Constitucionalidad (CC) de suspender la toma de posesión de los magistrados, no ve nada positivo en el Gobierno y define su corriente ideológica como humanista.

¿Cómo ve el proceso de selección de los magistrados de la CSJ y salas de Apelaciones?

Hay una resolución de la CC que emite antecedentes en los cuales se pueden revisar ciertas acciones en el Parlamento. Una se refiere a los plazos fatales, y que el Parlamento tiene que nombrar a determinada autoridad.

Le hablo como jurista: ahí existía un plazo fatal. A nivel de control de los postulantes y postulados, hay muchas cosas que cambiar en el sistema, y a partir de ahí debe realizarse una reforma para que el proceso pueda ser más eficiente y transparente. Pero como quedaron las situaciones, la elección fue llevada a cabo de forma legal.

¿Qué reformas sugiere?

Si hay una quinta papeleta electoral para el Parlamento Centroamericano, la podemos usar para elegir a los 13 magistrados de la CSJ y tener una elección popular, junto a otras papeletas y cargos. Los magistrados de sala debe ser eminentemente de la carrera judicial.

¿Por qué aliarse con el PP para elegir a magistrados?

Esos temas los puede manejar el secretario general de nuestro partido, el diputado Roberto Villate. Yo desconozco; inclusive estaba en una visita en Chicago cuando eso se dio.

¿Pero él no le consultó nada?

No. El tema es totalmente descentralizado. De hecho, hoy me toca hacer mi trabajo ideológico, social y humano de contacto con la gente, y estamos formulando el plan de gobierno, y en el tema eminentemente político y Congreso se quedó a cargo del secretario general.

¿El diputado  tampoco le dijo qué se negoció?

No. Ese tema, más por salud mental y por construcción del proyecto, tengo que estar aislado de ese tipo de acciones para que no se involucren en el entorno de lo que planificamos. Pero estoy seguro de que él lo hizo a través de los 56 diputados del partido. Me imagino que nace de un diálogo y discusión que tuvieron con el partido,  y los diputados y la bancada toman decisiones en base a las condiciones que se tengan en el Parlamento.

¿Está de acuerdo con que se haya suspendido la toma de posesión de los magistrados electos?

Sobre la resolución de la CC le vuelvo a hablar como jurista. Yo respeto la resolución, pero no la comparto por un sencillo sistema: yo soy jurista. Si fuera activista social, pudiese aceptarla, bendecirla y aplaudirla, pero no puedo como jurista aceptar o ver con buenos ojos algo que jurídicamente está mal.

Los plazos fatales se deben respetar. Si los procedimientos previos están malos, hay que acudir a los procedimientos previos, es decir a las comisiones; es ahí donde debieron resolver todas las quejas, denuncias y señalamientos.

¿Seguirá esta alianza en el Congreso?

Mi recomendación es decirle —al PP—: “Señores, alíense por el bien del pueblo, busquen la solución a los problemas; la gente en la calle les exigimos justicia, bienestar, salud y educación”.

¿Cuál es el país que el Gobierno heredará?

En la última encuesta de opinión, una gran mayoría dice que vamos a encontrar un Gobierno peor, y otra mayoría dice que mal. Con esos dos números sobrepasamos el 78 por ciento.

Yo no quisiera —hacer— como todos los políticos tradicionales que responsabilizan al gobierno anterior. Yo quisiera responsabilizar al electorado, porque quien decide y pone a sus autoridades, quien se deja engañar a través de una campaña negra o un buen anuncio, sin conocer el fundamento de una propuesta, es el electorado.

¿Qué ve bien y qué mal de este gobierno?

En lo positivo, podríamos pasar cinco o seis horas pensando en algo bueno, y no saldrá. En lo negativo, pienso en cinco cosas: traicionó a su pueblo, porque dijo que no iba a poner impuestos, y fue lo primero que hizo al dañar a la clase media y trabajadora. También dijo que iba a combatir el narcotráfico, e intentó legalizar las drogas.

El tercer punto es que endeudó al país, y dijo que no lo haría; entregó el puerto más importante de la nación, Puerto Quetzal; y el quinto, los niveles de corrupción fueron de tal desfachatez que no les permitieron mantener los programas sociales.

Hablando de la campaña, ¿por qué los partidos políticos han insistido en violar la Ley Electoral y hacer campaña anticipada?

A mi criterio hay una desregularización. Cuando las condiciones no están normadas, entonces hay un principio de legalidad que dice que todo lo que no está prohibido está permitido.

No es que las instituciones políticas estén transgrediendo, sino que no existe una normativa, y al no existir, se aplica el principio general del Derecho. Entonces, si no se establece claramente qué es proselitismo, qué es campaña anticipada, qué es formación ideológica, qué es acceso a los afiliados, etcétera, resulta que cualquier tribunal antojadizo que no entienda mucho de las condiciones se quiera convertir en  tribunal de Sentencia.

El Tribunal Supremo Electoral tiene entre sus miembros, no recuerdo quiénes, dos jueces de Sentencia, o presidentes de sala; realmente ese es su trabajo, lo que sabían hacer.

Sin embargo, no es esa la labor del TSE. Es coordinador y administrador de un evento electoral único, que son las elecciones generales y cuando hay consulta popular. No es un juzgado, no es un tribunal de Sentencia. Al pobre tribunal le ponen un montón de funciones, y ahora le exigen que dé la talla y lo presionan, y al presionarlo no sabe qué hacer y emite resoluciones que están fuera del orden.

¿A qué sectores sociales representa y convoca su proyecto y por qué razón deberían apoyar su propuesta de gobierno?

Somos una expresión popular, nacida de la población, que aspira a encontrar el camino para las soluciones a los problemas del Estado.

Somos eminentemente humanistas, democráticos, y nuestra política de Estado es la economía social de mercado, aquella que hace que prevalezca la propiedad privada, que garantiza seguridad, salud, educación, y no se olvida de los sectores abandonados a través de compensadores sociales.

¿Será Roberto Villate su vicepresidenciable?

Roberto, además de que pudiese ser mi vicepresidenciable, es mi amigo personal. Con él construimos este sueño, pero se está valorando esa situación, porque en el Parlamento las cosas a veces son difíciles y él mismo me ha hablado de mantener allí gente que pueda llevar el rumbo, y por eso se ha quedado en ese stand by.

¿Cómo evitar que la campaña del 2015 se torne difamatoria, de señalamientos y ataques en las tarimas? ¿Usted qué ofrece hacer para evitar caer en lo mismo?

Por la campaña negra, Guatemala está como está, en quiebra y en bancarrota. Todos mis libros han sido criticados, pero a mí me agrada, porque si no hay crítica es porque no dije algo interesante.

¿Cómo lo vamos a evitar?

Como ellos no pueden escribir un libro, hay que atacar el libro. Como el señor no tiene preparación académica, hay que atacar al académico.

Se tiene la percepción de que las ofertas electorales son oportunistas y no responden a los verdaderos problemas que afligen a la población, en particular de los departamentos. ¿Qué propone en su plan de Gobierno?

Tenemos todo un proyecto de nación que va, de manera realista, abordando cada tema. Lo que proponemos es aplicable y no se va a ofrecer nada más.

¿Cuál es la intención de crear medios de comunicación escritos y en televisión?

Siempre la gente es complicada y el celo es natural. Mi familia tiene más de 30 años de tener medios de comunicación, no solo en la región sino a nivel nacional, y ellos invierten más no dirigen ningún tema editorial, es una inversión; negarlo sería injusto para la población. De los nuevos medios será una inversión de ellos, pero ni estoy montado ni estoy dentro de esa operación.

¿Quiénes son sus más cercanos colaboradores, y los tomaría en cuenta si llega a ganar?

Me gustaría que me acompañara el doctor Olmedo España, en educación; Óscar Figueroa me fascinaría que me acompañara en el desarrollo de planificación estratégica; la doctora Beatriz Villareal; el doctor Luis Ferraté.

Por qué no pensar en dejar a un par de ministros que han generado unas buenas condiciones de trabajo en el Gobierno —no dijo  quiénes—. En el Gabinete de Seguridad tenemos gente especializada. Está la doctora Lissette Briones, una criminalista. Hay  mucha gente, son 350 académicos que trabajan en el plan nacional de gobierno.

PERFIL

Esta será la segunda vez que Manuel Baldizón busque la Presidencia.

Estuvo en el Congreso durante dos períodos.

También fue  parte de la UNE, pero después creó   Líder.

AL GRANO

Universalizar salud básica

Baldizón apuesta por utilizar fondos del Seguro Social para el sistema de salud.

¿Cómo prevenir crisis en los hospitales?

El Seguro Social, al igual que el Estado, tiene responsabilidad en la salud. Pensábamos en la universalización de la salud; para eso, tomar el recurso que le pertenece al Estado de Guatemala, que tiene más de Q20 mil millones en las arcas del sistema bancario nacional e internacional el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social y hacer una reforma, donde se nos permita tener médicos que ganen dignamente, que amen su vocación.

Tener también hospitales regionales para descentralizar la capital.

En los hospitales Roosevelt y San Juan de Dios hay un hacinamiento por esa razón, porque vienen de Huehuetenango, Petén y San Marcos a buscar servicios que no se les da en donde viven.

Riego para afrontar sequía

Para enfrentar crisis como la sequía, el político se inclina por el microrriego.

¿Cómo hubiera reaccionado  ante una emergencia  por  sequía?

Mucha gente habla de fertilizante, pero se han olvidado de algo más importante con lo que podríamos ahorrarnos mucho dinero, es el  microrriego. Este se puede instalar en ubicaciones agrícolas y evitar la sequía. Eso puede ser una solución.

Y contra la pobreza, ¿qué haría?

No hay mejor programa social que un buen empleo. El que lo tiene tendrá la posibilidad de vivir bien y ayudar a su familia y construir una nutrición justa, y también alcanzar la plenitud ciudadana.

Generar inversión, voltear a ver a otros mercados, como China continental, también se puede hacer, así como el desarrollo de destinos turísticos de circuito.

Mejor seguridad en cuatro pasos

El aspirante a la Presidencia enumera acciones contra la inseguridad.

En cuanto a seguridad en el país, ¿qué es lo primero que  haría en este momento?

Prevención del delito, primer factor, focalizando bien dónde están los problemas y ver cómo hacemos la reinserción de niños y jóvenes a la sociedad.

Segundo, establecer dónde no existe la posibilidad de reinserción al delito, y buscar la captura y procesamiento de aquellos que hayan incurrido en irregularidades.

Tercero, circular con un sistema de control y seguridad total, a través de una nueva guardia nacional, que permita darle credibilidad a dicha institución.

Y paso cuatro, aplicación de la ley. Si se debe aplicar la pena de muerte, que se aplique. También serviría la instalación de un observatorio criminológico.