Expertos: gravar las remesas requiere de la aprobación del Congreso de EE. UU.

Las amenazas del presidente Donald Trump de gravar las remesas que los migrantes envían al país y de imponer aranceles a las exportaciones de productos guatemaltecos deben recorrer un camino para concretarse, coinciden expertos.

El presidente Donald Trump amenazó a Guatemala con gravar  las remesas familiares y subir los aranceles a las exportaciones del país. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El presidente Donald Trump amenazó a Guatemala con gravar las remesas familiares y subir los aranceles a las exportaciones del país. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

En lo que coinciden expertos internacionales es que el punto de partida de la furibunda reacción del presidente Trump es el aparente acuerdo que el presidente Jimmy Morales le había ofrecido de palabra de declarar el país como Tercer país seguro, pero que ya no se concretó.

Juan Carlos Hidalgo, analista de Políticas Públicas sobre América Latina del Centro para la Libertad y Prosperidad Global (Cato) de Washington, asegura que con el tema de las remesas Trump está asustando “con la vaina vacía” pues para que se cumpla se requiere de que haya una ley aprobada por el Congreso de Estados Unidos, pues una orden del Ejecutivo sería ilegal.

Hidalgo dice que otro elemento que juega en contra del presidente Trump es el ambiente político  que se vive en la Cámara de Representantes, el cual es controlado por los demócratas, por lo que esta amenaza no es viable ni realista ya que no está en las manos del presidente de Estados Unidos la decisión.

Según el experto, la Organización Muncial del Comercio (OMC) y el Cafta (Tratado de Libre Comercio) prohíben la imposición de aranceles de manera unilateral y legal, “pero de hecho, Trump lo puede hacer y para cuando la OMC o el panel de resolución de disputas del CAFTA determinen la ilegalidad de la medida, ya habrá pasado un par de años y el daño a la economía guatemalteca habrá sido un hecho”.

Hidalgo afirma que al mandatario estadounidense le gusta usar estas medidas para amenazar a los países, tal como lo hizo con México, el 31 de mayo pasado, cuando le advirtió que si no reducía las migraciones en su frontera sur le impondría paulatinamente de 5 por ciento a 25 por ciento de aranceles.

“Le gusta imponer mecanismos de presión diplomática, incluso, en temas que no tiene que ver con el comercio”, comentó.

Además: Jimmy Morales responde por amenaza de Trump y arremete contra la CC

En cuanto a por qué amenaza a Guatemala en estos términos, Hidalgo dice que al “parece el presidente Morales había llegado a un acuerdo de palabra con el presidente Trump para garantizarle que iba a ser un tercer país seguro, bajo premisas que se desconocen,  pero que el fallo de la Corte de Constitucionalidad (CC) impidió suscribir el acuerdo, “entonces, para el presidente Trump, esto constituye la violación de un acuerdo de palabra con Guatemala”.

Miles de hondureños y salvadoreños han atravesado Guatemala y México en caravanas, con la intención de llegar a EE. UU. y pedir asilo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Preguntas sin resolver

El exembajador de los Estados Unidos en Guatemala durante el período 2008-2011, Stephen McFarland, considera que para comprender este tema hay que plantearse dos preguntas: la primera es si realmente el presidente Trump es serio cuando expresa que si Guatemala no firma un acuerdo de tercer país seguro va a tomar algunas medidas, y la segunda es si las medidas de gravar son legales y factibles para ponerlas en la práctica.

“Pero creo que no hay que subestimar la posibilidad de que Estados Unidos pueda poner a funcionar esas medidas, las cuales estarían sujetas a medidas legales, como lo de las remesas, lo del comercio no se sabe”.

En cuanto a las expresiones fuertes que el mandatario estadounidense hizo, el exembajador en Guatemala dice que causan dudas porque el gobierno de Guatemala “acaba de sacar una declaración donde se declara el socio estratégico de Estados Unidos en la región, entonces realmente no se entiende cómo Estados Unidos llegó a una posición tan dura”.

McFarland precisó que una situación que se debe analizar bastante y con mucho cuidado es que si el Gobierno de Estados Unidos tiene éxito en hacer que Guatemala cumpla con “hace esto o lo otro”, lo más seguro es que tendrá que hacerlo en otros temas, “así que hay que estudiar esto con bastante cautela”.

Migrantes cruzan el Río Bravo hacia EE.UU. pese a la presencia de miembros de la Policía Federal de México quienes patrullan. (Foto Prensa Libre: EFE)

Lea también: Canciller de Guatemala culpa a la CC y “actores” internos tras las amenazas de Trump

En el mismo aspecto, el exembajador estadounidense afirmó que si Estados Unidos busca reducir la migración en la zona debe tener mucho cuidado y hacerlo de otra forma, con mucha prudencia con respecto al entorno institucional democrático de los países de la región.

“En el caso de Guatemala donde la CC ha dicho que esto tiene que pasar por el Congreso de la República, creo que Estados Unidos debería entender eso y no tratar de obligar a ese país a hacer algo que vaya en contra de un dictamen judicial”.

Morales falló en lo acordado

El exembajador de Guatemala en Washington y ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU, Francisco Villagran de León, dice que “la impresión que se tiene” en Estados Unidos es que las acciones de Trump en contra de Guatemala tienen su origen en que el mandatario de EE. UU entendió que “Guatemala estaba lista para firmar un acuerdo de tercer país seguro y que finalmente el presidente Morales decidió que era preferible esperar la resolución de la CC”.

“El presidente Trump estaba en ese entendido y cree que Guatemala le dio vuelta a lo acordado y que (Morales)  le falló en el ofrecimiento. El tuit del martes refleja ese malestar, el disgusto del presidente Trump con la decisión de Guatemala”, afirma el diplomático quien también fue embajador ante la Organización de los Estados Americanos (OEA).

En cuanto a que si Trump puede cumplir con sus amenazas, Villagrán De León expresa que es un riesgo, pero que  es “muy difícil entender cómo se podría cumplir y bajo qué procedimientos y condiciones”.

“EE. UU. le podría imponer a los bancos estadounidenses ciertos gravámenes de que tienen que descontarles a las transacciones financieras que están haciendo con Guatemala, pero entre EE.UU y Guatemala se mueve mucho dinero, hay muchos negocios y transacciones muy grandes que no son remesas familiares, son transacciones por pagos de deudas de compras por mercadería y por tantos motivos ¿cómo se distinguiría una de la otra”, cuestiona Villagrán de León.

Le puede interesar: México bloquea cuentas bancarias de 26 coyotes ligados a caravanas de migrantes

“Así que hay muchas interrogantes y no está muy claro qué marco legal se podría usar o si ya existe un régimen regulatorio para este tipo de gravámenes a transacciones financieras como las que quiere afectar el presidente Trump”.

En lo que se refiere al cumplimiento de las amenazas de Trump, el exembajador en Washington considera que “es muy difícil que se pueda ejecutar, tanto lo que se refiere a las tarifas arancelarias para las exportaciones de Guatemala como los gravámenes para las remesas familiares  pues se requiere no solo de un estudio muy cuidadoso en el diseño de procedimientos de regulaciones que no existen de parte del Departamento del Tesoro de EE. UU”.

La Corte de Constitucionalidad resolvió que es el Congreso de la República el que debe aprobar el acuerdo de Tercer país seguro. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

 

El poder del Big Stick

Jorge Wong, experto en Relaciones Internacionales, expresa que con esa respuesta visceral hacia Guatemala del Presidente Trump queda más que evidenciado el tamaño y el poder del Big Stick de la actual política del partido republicano para “alcanzar” acuerdos con países pequeños ubicados al sur de su frontera.

El internacionalista dice que también hay que poner énfasis en la incapacidad del Gobierno de Guatemala para mediar en la negociación para buscar salidas alternativas de beneficio mutuo para ambos países, lo cual desemboca ahora en una crisis que afectará seriamente la economía de los ciudadanos dentro y afuera de las fronteras nacionales.

Le puede interesr: Migración controlada: La propuesta de la OIT para reducir la presión de las caravanas

Si se materializa esta amenaza, dice Wong, traerá un golpe tan duro a la economía guatemalteca que podría abrir una puerta grande para que Rusia, China e Irán obtengan acceso al triángulo norte de Centroamérica con planes de inversión económica tan atrayentes, como el que este último ha seducido a Italia a unirse, en marzo pasado, denominado “La nueva ruta de la seda”.

Un campo de refugiados

Luis Velásquez, profesor de Ciencia Política de la Universidad de San Carlos, opina que el proyecto de tercer país seguro tenía como objetivo convertir a Guatemala en una especie de campo de refugiados en donde los migrantes permanecerían hasta que les fuese concedido el asilo en Estados Unidos.

“Guatemala, un país con el 52 por ciento de su población viviendo en la pobreza, sumergido en una profunda crisis judicial y sin la capacidad de generar las oportunidades para mitigar la migración de su propia gente, se vería superado y colapsado ante la llegada de millones de personas”, afirma Velásquez.

Agrega que Trump, en respuesta al intento fallido de firmar este Acuerdo con Jimmy Morales derivado de la oposición del Comité de Asuntos Exteriores estadounidense y de la resolución de la CC, ha afirmado que su administración evalúa la imposición de aranceles y de impuestos sobre las remesas. “Los más afectados serían los exportadores, los trabajadores, las personas en riesgo de exclusión social, los desempleados y, especialmente, los que sostienen sus economías con los aportes que les realizan sus familiares desde Estados Unidos”.

Notas relacionadas:

>Diputado quema piñatas de Donald Trump afuera del Congreso como rechazo a amenazas

>Jimmy Morales responde por amenaza de Trump y arremete contra la CC

>http://Amenazas de Donald Trump