Sectores exigen reingeniería de la entidad tributaria

A pesar de la indignación que ha provocado la develación de la red de contrabando en las aduanas, sectores y analistas ven en este momento la oportunidad para hacer una reingeniería de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

Publicado el
El jefe de la SAT Omar Franco y 20 personas más fueron capturados por defraudación aduanera. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El jefe de la SAT Omar Franco y 20 personas más fueron capturados por defraudación aduanera. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Según Jorge Briz, presidente del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif), lo primero que debe buscarse es funcionarios honrados, técnicos y capaces, que se apeguen a la Ley.

“Sabemos que no es fácil, pero para lograrlo tienen que estar sujetos al escrutinio de la población”, manifestó el dirigente empresarial.

Javier Zepeda, director ejecutivo de la Cámara de Industria, afirmó que además de una reingeniería se debe llegar hasta las últimas consecuencias, y “no se tiene que quedar solo con las primeras capturas. Hay que llegar hasta el fondo, sin importar responsables”.

Aseguró: “Se debe pensar en la refundación de la SAT, donde se fortalezca el combate de la corrupción. Es importante que se vea qué giro se le va a dar, para que todo esto tenga un impacto en el funcionamiento y en la eficiencia del ente recaudador”.

Planteamiento

Para hacer el cambio, empresarios y analistas coinciden en que se tiene que convocar a todos los sectores involucrados en la SAT, y el llamado tiene que provenir del Organismo Ejecutivo, porque es el interesado y el que pondrá en práctica las recomendaciones.

Del diálogo técnico tiene que venir una propuesta incluyente, que sea avalada y respaldada por quienes toman las decisiones.

Según Ricardo Barrientos, economista del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), hay que hacer una reingeniería de procesos que revise la estructura administrativa, para que la SAT deje de funcionar como si cada intendencia fuera un “feudo” y que en lugar de ello trabajen en conjunto.

Erasmo Velásquez, director de la Escuela de Economía de la Universidad de San Carlos de Guatemala, refirió que lo más indicado es que se simplifiquen los procedimientos, en los que no se deje espacio alguno para que haya discrecionalidad.

“Hay que evitar hasta donde se pueda el contacto entre los auditores fiscales y los empresarios, porque es ahí donde se da la mayor corrupción”.

Expuso que podrán cambiarse los procesos, pero hay que estar claros en que, “si no se castiga a quienes son beneficiados por esta red, prevalecerá la amenaza de que se reconstruya La Línea o cualquier otra estructura de cobros ilegales, porque no hay corrupto sin corruptor”.

La última reestructuración profunda en la administración tributaria se hizo hace 19 años, cuando se desmanteló la red denominada Moreno, que se dedicaba al contrabando aduanero y también al robo de camiones con mercancías.

Antes de los cambios afrontados, el órgano recaudador y encargado de las aduanas del país se llamaba Dirección General de Rentas Internas.

Luego de varias mesas de diálogo, el Ministerio de Finanzas creó la SAT, la cual surgió como una entidad moderna que cumplía con los compromisos asumidos en los acuerdos de paz.

Cuando se instauró, fue considerada la mejor entidad relacionada con el ramo a escala regional.