Tres meses de contratos abiertos en Salud ¿resolverán la crisis sanitaria provocada por la pandemia?

Uno de los desafíos es garantizar la transparencia y fiscalización en las compras que realizará el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social en los próximos tres meses.

Reunión de jefes de bloque en el Congreso de la Republica para discutir la nueva ley temporal para la adquisición de medicamentos y suministros para la atención del covid-19. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Reunión de jefes de bloque en el Congreso de la Republica para discutir la nueva ley temporal para la adquisición de medicamentos y suministros para la atención del covid-19. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

En un ambiente de consenso, distinto al que se ha observado en las últimas sesiones plenarias, los jefes de bloque del Congreso de la República trabajan para que la iniciativa de ley que permite la compra de suministros, medicamentos y servicios para la atención del covid-19 sea aprobado de urgencia nacional.

Mientras que los diputados no querían permitirle al Ejecutivo la posibilidad de las compras por excepción en los últimos dos estados de calamidad propuesto, en esta ocasión sí existe un acuerdo general para que el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) pueda comprar insumos por contrato abierto y para los próximos tres meses.

La diferencia, explican expertos, es que de esta forma estaría regulado por la Dirección General de Adquisiciones del Estado del Ministerio de Finanzas Públicas (Minfin).

A diferencia de la propuesta original que contemplaba al Centro Médico Militar y al Hospital Nacional de la Policía Nacional Civil (PNC) como instituciones que se verían beneficiadas con esta ley temporal, los diputados decidieron excluirlas para que únicamente el MSPAS y el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (Igss) puedan recurrir a esta modalidad.

Marvin Flores de Acción Ciudadana indicó que además de ser necesario agilizar las compras del Estado para abastecer a la red nacional de Salud, esto se debió de haber hecho hace mucho tiempo.

“Se debió haber hecho al inicio de la pandemia. Pero en este caso, como se ha manejado tan mal toda la gestión administrativa y presupuestaria, sí es necesario contar con algún procedimiento que permita a nivel de centros de salud y hospitales contar con los insumos básicos para atender la situación, dado que las actuales medidas de contención no son las mejores”, dijo.

Flores agregó que la Contraloría Generala de Cuentas deberá tener un papel activo dentro de esta ley para darle seguimiento y acompañamiento a los procesos, a través de comisiones específicas de auditorías.

Pero el contrato abierto no debe ser la única solución. Sofía Montenegro de Diálogos agregó que la cartera de Salud también debería usar modalidades como las subastas inversas electrónicas que permite tener precios más competitivos.

“El Ministerio de Salud debería hacer guías estandarizadas de cómo hacer compras y qué precios para que estos no fluctúen”, mencionó.

Los suministros que se podrán adquirir bajo esa modalidad será un listado de 13 medicamentos que incluye paracetamol, acetaminofén, azitromicina, tocilizumab, remdesivir, fentanilo citrato, midazolam, entre otros.

Además de equipo hospitalario como ventiladores, camas, camillas; insumos de laboratorio, servicios hospitalarios, oxígeno, equipo médico quirúrgico, fórmulas, equipo de protección personal y campañas de comunicación que ayuden a fortalecer la prevención y vacunación del covid-19.

Esta iniciativa establece que entre la publicación en Guatecompras y el día fijado para la presentación y recepción de ofertas deben transcurrir por lo menos quince 15 días calendario.

También se propone la compra competitiva con oferta electrónica en Guatecompras en la que debe mediar entre la publicación del concurso y la recepción de ofertas un plazo no menor a dos días hábiles, plazo que por la complejidad de la adquisición o condiciones de escases de existencias en el mercado puede ser ampliado a criterio de la autoridad responsable.

Fortalecer los hospitales temporales

La Fundación para el Desarrollo (Fundesa) propone que se fortalezcan los hospitales temporales para que estos tengan su propia unidad ejecutora y así no dependan de los hospitales regionales para tener presupuesto y realizar compras.

Juan Carlos Zapata, director de la entidad, menciona que los hospitales temporales del covid-19 y todos los de la red nacional “deben usar de manera obligatoria el sistema de módulo sugerido de compras, para establecer las necesidades basadas en consumos, planificar y realizar compras adecuadas. Además, poner límites a las compras de medicamentos de lenta rotación y priorizar aquellos que sean de alto consumo y críticos para tratar a pacientes covid-19”, dijo.

“Si el hospital del Parque de la Industria no es una unidad ejecutora, debería convertirse en una. Lo importante de este módulo es que están todos los inventarios en el sistema y éste le calcula de forma automática cuánto debe comprar de cada medicamento para no estar desabastecido” agregó.

Además, sugiere que la prensa debe tener acceso a este módulo para se pueda ver en tiempo real el nivel de abastecimiento de los centros de salud y en dónde se ocupan los recursos. “Eso le facilitaría la fiscalización a todos”, concluyó.

Pero para Acción Ciudadana no es suficiente que los hospitales temporales se conviertan en unidad ejecutora si no se contrata al personal especializado que vele por la administración y ejecución de los recursos.

Ante esto, sostiene que el Ministerio de Finanzas debería facilitar la contratación de nuevo personal, no solo administrativo, sino personal de Salud para que se agilice la contratación y se garantice el pago del salario a tiempo.