Se pierden siembras y anegan casas

Fuerte lluvia y viento de los últimos días destruyó cultivos en San Juan Cotzal, Quiché, y dañó viviendas en comunidades de Sanarate, El Progreso.

Milpa dañada por constante lluvia en San Juan Cotzal, Quiché. (Foto Prensa Libre: Óscar Figueroa)
Milpa dañada por constante lluvia en San Juan Cotzal, Quiché. (Foto Prensa Libre: Óscar Figueroa)

PROVINCIA – El reporte preliminar de la Dirección Municipal de Planificación (DMP) y de extensionistas del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (Maga) de Cotzal, Quiché,  reportan que las comunidades más afectadas son Villa Hortensia Antigua, Villa Hortensia I y II, Pinal, Sajobal, Pamaxán y Buenos Aires, con pérdidas superiores a Q367 mil 930, en siembras de maíz, frijol, ayote y haba, en al menos siete comunidades.
 
Baltazar Cruz Torres, alcalde de Cotzal, expresó que el  exceso de humedad causó que las mazorcas no se desarrollaran porque fueron invadidas por un hongo.

El funcionario agregó que el dato anterior refleja que está en riesgo la seguridad alimentaria prevista para el año entrante de unas seis mil 692 personas.
 
Antonio Pastor, presidente del Consejo Comunitario de Desarrollo (Cocode) de  Villa Hortensia I, relató: “Nuestra necesidad es extrema porque no hay forma de salvar los cultivos que asegurarían, al menos, que pudiéramos comer tamal con frijol el otro año”.

Viviendas inundadas

Unas 25 familias de la colonia La Paz, de  El Conacastón, ubicada en el km 56 de la ruta al Atlántico,  en  Sanarate, El Progreso,  perdieron  sus pertenencias luego de que sus viviendas se inundaran debido a la fuerte lluvia en el sector.
    
Según Lucy Ramos, una de las perjudicadas, dijo que el agua empezó a inundar su casa en la madrugada del sábado último.

Agregó que  unas 25 familias son las más afectadas, y los niños son los que más han padecido porque se perdieron camas, muebles y  electrodomésticos, por lo que solicitan apoyo a las autoridades.

La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres  y Bomberos Unidos Sin Fronteras llevaron ayuda a las familias afectadas, consistente en   raciones de alimentos, frazadas y agua pura.