Rechazan minería y las hidroeléctricas

Unos cinco mil campesinos e indígenas marcharon ayer en la capital para conmemorar el Día de la Tierra; durante su recorrido manifestaron su rechazo a la explotación minera y a la contaminación que originan las hidroeléctricas.

La actividad comenzó en la avenida Las Américas, zona 13, a las 8.30 horas, y concluyó frente a la Plaza de la Constitución, zona 1, a las 14.30.

Durante el trayecto acudieron a la Embajada de Canadá, en la zona 10, donde entregaron una solicitud para que esa sede diplomática conozca sobre los atropellos de que son víctimas las comunidades en las que trabajan las empresas mineras de ese país, y que, según los manifestantes, contaminan el agua y el ambiente.

Después se dirigieron a las oficinas de una empresa cementera, para repudiar la contaminación de la tierra en el municipio de San Juan Sacatepéquez, Guatemala.

Luego caminaron hacia la Avenida de La Reforma, y a su paso, frente a la Embajada de EE. UU., reprocharon que esa nación no respete los convenios de protección al medioambiente.

El embajador Stephen McFarland salió de la sede diplomática con la intención de recibir a los dirigentes, pero los campesinos se negaron a conversar con él.

Los manifestantes se movilizaron hacia la Embajada de España, situada en la zona 9, donde expresaron su descontento por la contaminación de los ríos por parte de las hidroeléctricas.

Solicitaron respeto a la Tierra y exhortaron a la sociedad en general a luchar contra la contaminación del planeta. “Si no la defendemos, terminaremos por matarla”, refirieron.