STEG es señalado de alterar lista de sus afiliados

Miles de docentes aseguran que aparecen en la lista de afiliados al Sindicato de Trabajadores de la Educación de Guatemala (STEG) sin haberlo solicitado, y otros sostienen que intentaron retirarse sin que se le diera trámite a su petición.

Joviel Acevedo -centro- señala a oposición de manipular información con fines políticos.
Joviel Acevedo -centro- señala a oposición de manipular información con fines políticos.

El STEG es reconocido por el Ministerio de Educación (Mineduc) como el sindicato con mayor número de afiliados, por lo que con este se aborda cualquier negociación, desde el Pacto Colectivo hasta la contratación de nuevos docentes.

Actualmente no existe certeza de la cantidad de maestros que legalmente pertenecen a esa organización, liderada por Joviel Acevedo Ayala.

El Departamento de Registro Laboral del Ministerio de Trabajo (Mintrab) certificó el 9 de julio recién pasado que el STEG cuenta con 127 mil 381 afiliados; sin embargo, Acevedo aseguró que aglutina alrededor de 98 mil.

Grupos sindicales de Zacapa, Alta Verapaz, Chiquimula, Petén, San Marcos, Quiché, Retalhuleu, Suchitepéquez y Chimaltenango han emprendido acciones contra el STEG, por supuesta alteración del listado de afiliados, y buscan formar una nueva organización.

Irregularidades

De acuerdo con los registros del Mintrab, hasta el 26 de junio del 2012 el STEG reunía a 46 mil 893 docentes afiliados, y en un año casi se triplicó la cifra.

“Desconocemos esa bulla que hay un padrón. Nosotros tenemos nuestro padrón, el otro es inventado y es parte de la difamación y calumnia contra el STEG”, aseguró Acevedo.

Para Bernardo Caal, quien fue secretario general de este sindicato en Alta Verapaz hasta septiembre del 2012, desde que se separó la organización departamental de la nacional nunca se han superado los 50 mil afiliados.

“Ellos —STEG— siempre han asustado con el petate del muerto para acceder al poder político porque nunca han tenido la afiliación sindical que han dicho, y porque no representan los intereses del magisterio es que ahora se les está desconociendo”, afirmó Caal.

Los dirigentes del hasta ahora STEG en Alta Verapaz buscan formar un nuevo sindicato, aunque aún no se ha aceptado la renuncia de unos siete mil afiliados.

Maestros de Zacapa y Chiquimula también señalan que fueron incluidos en la lista de afiliación del STEG sin haberlo solicitado. Estas denuncias ya fueron enviadas a la Procuraduría de Derechos Humanos.

“Ninguno dio el consentimiento para pertenecer al STEG. Nos enteramos —de la afiliación— porque quisimos inscribirnos en otro sindicato”, explicó Fabricio Soel, líder magisterial de Chiquimula.

Soel se integró a la recién formada Central de Trabajadores de Educación de Chiquimula, ante la supuesta negativa del STEG de aceptar su renuncia.

Las quejas sobre supuestas afiliaciones sin que fueran autorizadas trascienden a varios claustros en distintos lugares, incluida la capital.

“Nunca hemos pedido afiliación al STEG, y ahora no sabemos cómo sacarnos de ahí, porque no sabemos ni cuándo se dio la autorización de tomar nuestros nombres y cédula para afiliarnos a un grupo del que estamos totalmente adversos”, reclamó Brenda Cosenza Zavala, una de los 10 docentes de la escuela de la colonia Pérez Guisasola, zona 10 de Mixco, que afrontan ese problema.

Emilia Cabrera, directora de la Escuela Número 74 Gabriel Arriola Porres, zona 7, presentó el viernes último una denuncia en el Mintrab, ya que los 17 maestros de ese plantel aparecen afiliados al STEG y ninguno reconoce haberlo tramitado. Dos de ellos pertenecen a otra organización sindical.

“Desde el 2003 los maestros han hecho fila para afiliarse, y ahora resulta que no tienen memoria. Si no quieren ser afiliados pues pueden desafiliarse”, dijo Acevedo, al referirse a las denuncias.

Otra preocupación es que se podría autorizar un descuento a todos los maestros para el pago de la negociación del Pacto Colectivo, extremo que negó Acevedo.

“Nunca se ha cobrado ni se hará. Eso es un beneficio que se obtuvo para la dignificación del docente”, explicó.

Para formación

Al no aceptar el STEG una renuncia, aunque la persona nunca haya solicitado pertenecer a la organización, el Mintrab no permite que se inscriba en otro sindicato, explicó Caal, por lo que analizan tomar medidas contra Acevedo.

“Estamos preparando la documentación, y todo el departamento —de Alta Verapaz— vendrá a presentar su renuncia a la Casa del Maestro”, advirtió.

En San Marcos, la semana recién pasada, alrededor de siete mil maestros iniciaron el proceso para renunciar al STEG, y también lo hicieron en Totonicapán, donde podrían haber unas tres mil 500 renuncias en trámite.

“Joviel Acevedo no nos representa, y por eso es que estamos buscando la formación de una organización que sí luche por los intereses del magisterio”, afirmó Héctor Herrera, del Sindicato Magisterial Autónomo Guatemalteco.

La formación de nuevos sindicatos tiene el respaldo jurídico del Movimiento Sindical Indígena y Campesino de Guatemala (MSICG), según informó Efrén Sandoval, miembro del Consejo Político.

“El STEG se ha puesto al servicio de los gobiernos de turno, y en ese marco el Gobierno le ha impulsado la afiliación sindical, muchas veces solo citando a las personas, sin que hayan solicitado su afiliación”, afirmó Sandoval, al justificar las acciones que, según anunció, preparan.

Para el MSICG, el listado de afiliados al STEG “siempre ha sido un secreto”. Además, no ha sido depurado e incluso podrían aparecer nombres de maestros fallecidos o jubilados.