Taxistas son víctimas de extorsión por parte de pandilleros

Tras la reciente ola de crímenes en contra de taxistas, el ministro de Gobernación, Mauricio López Bonilla, dijo que los ataques se relacionan con pandilleros que les exigen el pago de extorsión.

Héctor Rubén Matzar  Ijchajchel, de 35 años, murió baleado en Villa Nueva.
Héctor Rubén Matzar Ijchajchel, de 35 años, murió baleado en Villa Nueva.

“Lo que vemos es un patrón, producto de un modo de operar, que se encuentra vinculado al narcotráfico y el crimen organizado, específicamente en el tema de robo de vehículos y lo que conlleva”, indicó el funcionario.

Héctor Rubén Matzar Ijchajchel, de 35 años, se convirtió ayer en la sexta víctima de los ataques a taxis, en seis días. Murió baleado en la 12 avenida A y 7a. calle, colonia San Luis 1, zona 3 de Bárcenas, Villa Nueva.

Testigos informaron a las autoridades que Matzar llegó a esa dirección a entregarle el dinero de los recorridos efectuados a la propietaria de la unidad.

Aparentemente en días anteriores la víctima fue testigo del ataque contra el hijo del propietario de otro taxi, donde trabajó con anterioridad.

Investigan

López Bonilla resaltó que formaron una mesa de trabajo para facilitar las pesquisas.

“Lo que ocurre con el transporte es directamente el tema de extorsiones, que está acompañado de amenazas. Ellos —los pandilleros— cumplen la amenaza para que el resto de personas o posibles víctimas se pleguen al pago de la extorsión y paguen por temor —a los ataques—”.

Denuncias

De acuerdo con la Fiscalía contra las Extorsiones, la mayoría de denuncias de taxistas extorsionados son de casos ocurridos en las zonas 5, 17, 18 y Mixco.

“Los pandilleros les exigen cuotas a los pilotos solo por entrar a una colonia a dejar a un pasajero”, expuso un fiscal.

Agregó que deben pagar cuotas de Q50 para las colonias Los Olivos, la Maya, El Limón, Galilea, Kennedy y San Rafael, en la zona 18; en La Florida, zona 19; El Milagro y Planes de Minerva, Mixco, entre otras zonas.

“Los delincuentes utilizan esta forma para exigir dinero, pues en la mayoría de casos no ubican a los propietarios por la individualidad del servicio”, señaló la Fiscalía.

Los investigadores explican que los pandilleros conducen taxis y aprovechan cuando les requieren del servicio para despojar a los clientes de sus pertenencias. También utilizan las unidades para transportar armas, droga y repartir el dinero de las extorsiones.

Las autoridades recomiendan a empresarios o personas particulares que se dedican al negocio de los taxis que implementen tecnología para disminuir ese flagelo.

“Es conveniente copiar el modelo del Transurbano y Transmetro, para que los pilotos no utilicen efectivo”, señalaron.