Tribunal exculpa a ex presidente Alfonso Portillo por peculado

El Tribunal Undécimo de Sentencia Penal resolvió anoche absolver al ex presidente Alfonso Portillo Cabrera del delito de peculado por el supuesto desvío de Q120 millones del Ministerio de la Defensa; Manuel Maza Castellanos y Eduardo Arévalo Lacs, ex ministros de Finanzas y de la Defensa, respectivamente, también fueron beneficiados con el veredicto.

Portillo es felicitado por su amigo Mario Estrada, quien acudió a la audiencia en el Tribunal Undécimo de Sentencia. (Foto Prensa Libre: Erlie Castillo)
Portillo es felicitado por su amigo Mario Estrada, quien acudió a la audiencia en el Tribunal Undécimo de Sentencia. (Foto Prensa Libre: Erlie Castillo)

“El Tribunal, al resolver por mayoría, declara: se absuelve a los procesados de la comisión del delito de peculado, por el cual se formuló acusación en su contra”, indica la resolución.

La sentencia fue dividida, ya que las juzgadoras Coralia Contreras y Patricias Deras resolvieron que el ex gobernante es inocente del desvío de Q120 millones del Ministerio de la Defensa, en el 2001.

Lo mismo decidieron en el caso de los ex ministros antes mencionados.

Morelia Ríos, presidenta del Tribunal, razonó su voto al exponer que sí había pruebas contundentes para condenar a Portillo.

En la resolución se leyó que el Tribunal no le otorgó valor probatorio a las pruebas presentadas por el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig).

No le dio valor como prueba al testimonio de Armando Llort Quiteño, ex presidente del Crédito Hipotecario Nacional (CHN), quien declaró contra Portillo al afirmar que él fue quien le prestó los Q30 millones que fueron ingresados en la bóveda del CHN.

“Tenía conocimiento de lo actuado, por lo que para este tribunal su exposición fue engañosa, con fraude y farsa”, refiere la sentencia. Tampoco las pruebas documentales aportadas por el MP fueron suficientes para convencer al Tribunal.

Por esta razón los absueltos recuperarán su libertad. Maza Castellanos y Arévalo Lacs cumplirán arresto domiciliario, arraigo y deberán firmar el libro del Tribunal a partir del 16 de mayo.

Sin embargo, el ex presidente deberá seguir en prisión porque tiene pendiente el proceso de extradición tramitado por EE. UU., que lo solicita por lavado de dinero.

Investigación pobre

El ex gobernante mostró su satisfacción por el fallo del Tribunal. “Se demostró que no había pruebas en mi contra. Esto se debe a una mala asesoría que le dieron a Carlos Castresana, ex jefe de la Cicig”, expresó Portillo.

Afirmó que no demandará al Estado por esta acusación y expuso que no descarta alguna vinculación al proceso electoral. “En los próximos días tendrán noticias de mí”, expresó.

El ex mandatario dijo: “Me siento satisfecho de la resolución del Tribunal. Creo que esto no termina aquí. Seguramente el MP apelará y nosotros seguiremos en la discusión”.

El ex ministro Arévalo Lacs dijo que siempre hubo tranquilidad y paz en su corazón. “Siempre he obrado con solvencia íntima, con honestidad y rectitud, lo cual quedó demostrado en el Tribunal”, insistió.

Maza Castellanos se limitó a decir que siempre dijo que era inocente.

El abogado defensor de Portillo, Telésforo Guerra, indicó que el proceso en contra de Portillo era un montaje realizado por personajes que quisieron aprovecharse de las declaraciones de dos personas que estaban en el extranjero, en referencia a Llort Quiteño y Salomón Molina.

“Nunca hubo una prueba. La extradición solicitada por EE. UU. también se caerá sola”, enfatizó.

Apelarán

La fiscal general, Claudia Paz y Paz, quien llegó minutos antes de que iniciara la audiencia, salió sin esperar que finalizara, como una muestra clara de enfado por la resolución.

Manifestó que apelarán la sentencia emitida por el Tribunal.

El MP acusaba a los tres ex funcionarios de haber aprobado una modificación presupuestaria de Q120 millones, a través de un acuerdo gubernativo, en febrero del 2001.

La investigación del MP indicaba que esos fondos fueron retirados de la cuenta del Ejército y se emitieron dos cheques, uno por Q72 millones y otro por Q48 millones, los cuales fueron cobrados por Juan José Pineda, empleado del Ejército ya fallecido.

De ese monto, Q30 millones habrían sido desviados al CHN.