1993: estudiantes mueren por picaduras de abejas africanizadas

Hace 25 años, estudiantes del Colegio Alejandro von Humboldt vivieron una  dramática escena en un caminata que formaba parte de una excursión en el barranco aledaño al centro educativo, de la zona 16.

Portada del 12/3/1993, Prensa Libre dio a conocer sobre el ataque de abejas asesinas a varios estudiantes del colegio Alejandro von Humboldt. (Foto: Hemeroteca PL)
Portada del 12/3/1993, Prensa Libre dio a conocer sobre el ataque de abejas asesinas a varios estudiantes del colegio Alejandro von Humboldt. (Foto: Hemeroteca PL)

El 11 de marzo de 1993, el profesor Jorge Menchú coordinó una caminata escolar, la cual terminó en tragedia luego de que tres estudiantes murieron, entre ellos dos adultos y 17 escolares más resultaron heridos, cuando un enjambre de abejas africanizadas  los atacaron en el fondo del barranco El Cajón, Hacienda Real, zona 16.

El grupo de excursionistas estaba integrado por 23 estudiantes de primero básico del colegio.

Cuando llegaron casi al fondo del barranco, donde corre el río Monjas, dos estudiantes resbalaron y los residuos de tierra cayeron sobre un panal de abejas que estaba en el lugar. Los insectos se alborotaron e iniciaron un feroz ataque.

Muertos y heridos

Los  estudiantes muertos fueron identificados como Leslie Merck y José Jorge Martínez, de 12 años; Sergio Roberto Herrera, Max Nowel y Enio Rolando Fabián González, 13.

Los heridos fueron José Ricardo Martínez, de 14 años; Andrea Quan, 12; Héctor Francisco Marroquín, 13; Franz Droege, 14; Wagner Rangel, Max Kestler, y Andrea Elizabeth González, de 13, resultaron con múltiples picaduras.

Los cuerpos de cuatro estudiantes muertos tras el ataque de las abejas africanizadas  son colocados en camillas; foto del 12/3/1993. (Foto: Hemeroteca PL)

Bomberos los trasladaron a varios centros hospitalarios privados dada la cantidad de piquetes que sufrieron.

Rescatistas informaron que todos los  heridos presentaban altas fiebres.

Igual suerte corrieron los alumnos José Carlos Estrada, 12; Raúl Ponce Solís, Estuardo Gutiérrez, 13; Carolina Hoyos, 14; Graciela Hurtado, 12; Jorge Polanco y Julio César Jiménez, 13, quienes también fueron trasladados a centros privados.

Menchú Ruiz, 34, encargado del grupo de excursionistas, presentaba picaduras y fractura en el cuello.

Escenas dramáticas

El alumno y sobreviviente José Ricardo Martínez, 14, relató que el grupo caminaba en fila por lo dificultoso del terreno; al ser atacados por las abejas, algunos lograron mantenerse en el lugar y otros cayeron al río.

Elizabeth González es atendida en un centro asistencial privado, donde se recupera de una fractura en el brazo derecho. 14/3/1993. (Foto: Hemeroteca PL)

Agregó que afortunadamente él logró quedarse en un bordillo. “Durante el ataque del enjambre me lancé al suelo lo único que escuchaba eran los gritos desesperados de mis compañeros, de inmediato me levanté y bajé al río para salvarle la vida a Andrea Quan, quien se estaba ahogando”, dijo.
Un bombero voluntario presta auxilio a uno de los estudiantes que sobrevivieron al ataque de las abejas. Foto del 12/3/1993.(Foto: Hemeroteca PL)

Dijo que fue un hecho horrible que jamás olvidará en su vida. El grupo luchó contra las abejas más de hora y media, hasta que llegaron los bomberos municipales y voluntarios.

“Los gritos de mis compañeros eran desgarradores. Nadie podía ayudarse mutuamente, pues cada uno tenía entre 20 a 30 abejas encima”, añadió Martínez.

Guisela Hurtado, acompañada de su madre, Vilma de Hurtado, relata su experiencia. Imagen del 14/3/1993. (Foto: Hemeroteca PL)

Inhuman a escolares

El 12 de marzo 1993, entre el llanto y el dolor compañeros de colegio y familiares, los cinco estudiantes que murieron el tras haber sido atacados por abejas africanizadas fueron inhumados en diferentes cementerios de la capital.

El ataúd con los restos mortales de Leslie María Merck Sifontes, momentos antes de darle sepultura; foto del 14/3/1993. (Foto: Hemeroteca PL)

Según el informe médico forense, las cinco víctimas expiraron por shock anafiláctico (reacción alérgica generalizada, producida por el veneno que expele el insecto al picar a sus víctimas).

“Es lamentable la tragedia que causó la muerte de los cinco estudiantes que efectuaban una actividad extracurricular para protección del medio ambiente, pero fue un caso fortuito y no se puede responsabilizar a nadie”, expresó la ministra de Educación, María Luisa Beltranena de Padilla.

Llegan a Guatemala en 1986

Las abejas africanizadas llegaron a Guatemala en el año 1986 luego de recorrer numerosos países del continente. Las autoridades agrícolas de esa época tomaron las primeras medidas para que se pudiera convivir con ellas en la mejor forma posible.

Equipo adecuado para manejar apiarios. Aunque las abejas sean dóciles, es posible que sean invadidas por las africanizadas; foto del 19/3/1993. (Foto: Hemeroteca PL)

Por qué africanizadas

En la zona tropical de África existe una raza de abejas muy trabajadoras, pero a la vez sumamente agresivas, al punto de ser conocidas como las “abejas asesinas”.

Fue hasta la década de 1950 que dos brasileños decidieron traerlas al continente, y decidieron cruzarlas con abejas de América.

Infografía del 20/3/1993 hace referencia sobre primeros auxilios en caso de picadura de abejas africanizadas. ( Foto: Hemeroteca PL)

El resultado sería obtener una raza altamente productiva y bajo control, pero luego de un descuido se liberó a 26 enjambres que causaron cientos de muertos.

Otro ataque

Antonio Gramajo, hijo del militar, quien fue atacado por un enjambre de abejas, fue trasladado al Hospital Militar; inserto, Alejandro Gramajo, quien murió. Foto del 13/3/2004. (Foto: Hemeroteca PL)

El 12 de marzo de 2004, las abejas africanizadas atacaron de nuevo.

Esta vez las víctimas fueron  el ex ministro de la Defensa Nacional, general  Héctor Alejandro  Gramajo, y  su hijo  Antonio Alejandr, de 35 años, quienes  se  encontraban en la granja Mónaco, de su propiedad, ubicada en Milpas Altas Sacatepéquez.

El general Gramajo falleció en el Hospital de Antigua Guatemala  debido a las picaduras, mientras su hijo fue llevado a la emergencia del Hospital  Militar.