Apodos presidenciales: entre ingenio e ironía

Siempre se ha dicho que el guatemalteco es muy “ocurrente” y creativo, que cuenta con un ingenio particular para colocar toda clase de apodos, que la mayoría de las veces se ajustan perfectamente a la persona.

Publicado el

Los presidentes de la República no se han librado de ser víctimas de los sobrenombres, algunos sin duda muy graciosos y atinados, mientras que otros son un tanto ofensivos.

A continuación le compartimos algunos de los sobrenombres de quienes han sido mandatarios guatemaltecos desde finales del siglo XIX.

Así les llamaban

  • Iniciamos con Justo Rufino Barrios (presidente entre 1873 y 1885), quien era conocido por sus allegados como “Tata Rufo”, “El Patrón” y “Pantera”; sin embargo, es identificado por los guatemaltecos como “El Reformador”, por haber hecho una serie de cambios importantes en los ámbitos político, religioso y social.
  • José María Reina Barrios (1892 – 1898), era apodado “Reinita” o “Don Chemita”, debido a su baja estatura.
Monumento a José María Reina Barrios, ubicado en la Avenida de la Reforma. (Foto: Hemeroteca PL)
  • Manuel Estrada Cabrera (1898 – 1920), tenía varios sobrenombres tales como “Don Manuel”, “Jefe del Partido Liberal”, “Excelencia”, “Benemérito de la Patria”, “Benefactor de la juventud estudiosa”, así lo llamaban sus aduladores, mientras que sus detractores simplemente le decían “Cabrera” o “El Dictador”. Cuando era pequeño sus compañeros de escuela le llamaban “El Bolitero”. La razón era que su madre era vendedora ambulante (se decía que vendía “bolitas” de caramelo), y según los relatos Estrada Cabrera vendía dulces durante los recreos para ayudar económicamente a su madre.
Manuel Estrada Cabrera, presidente durante 22 años. (Foto: Hemeroteca PL)
  • Carlos Herrera Luna (1920 – 1921), era apodado “El Azucarero”, ya que era empresario del azúcar y fundador del Ingenio Pantaleón.
  • José María Orellana (1921- 1926), le decían “Don Chema” o “Rapadura”, debido a su tono de piel.
  • Lázaro Chacón (1926 – 1930), era conocido sencillamente como “Don Lacho”.
  • Jorge Ubico (1931 – 1944), fue conocido como “El número 5”, por el número de letras que componían su nombre y su apellido.
  • Juan José Arévalo Bermejo (1945 – 1951), conocido por sus correligionarios como “Che Arévalo”, por el tiempo que vivió en Argentina, y como “Chilacayotón” debido a su gran tamaño.
Juan José Arévalo, presidente de 1945 a 1951. (Foto: Hemeroteca PL)
  • Jacobo Árbenz Guzmán (1951 – 1954), era apodado “El Soldado del Pueblo”, por la gesta revolucionaria de 1944, también le llamaban “El Suizo”, ya que era hijo de un inmigrante de origen suizo-alemán.
  • Carlos Castillo Armas (1954 – 1957), su apodo era “Cara de Hacha”, por su prominente nariz.
  • Miguel Ydígoras Fuentes, (1958 – 1963), apodado “El Loco” o “El Payaso”, debido a que tenía un gran sentido del humor y en ocasiones se reía durante las reuniones aunque se trataran temas serios.
  • Enrique Peralta Azurdia (1963 – 1966), fue apodado por los estudiantes sancarlistas como “El Pollino”.
  • Carlos Manuel Arana Osorio (1970 – 1974), apodado “El Chacal de Oriente” y “El Carnicero de Zacapa”, debido a su lucha contra grupos insurgentes en esa región.
  • Kjell Eugenio Laugerud García (1974 – 1978) le decían “Trompudo Shell”, y regularmente se hacían analogías burlescas de su boca.
Kjell Eugenio Laugerud, enfrentó la crisis del Terremoto 1976. (Foto: Hemeroteca PL)
  • Efraín Rios Montt (1982 – 1983), es conocido por todos como “El General”.
  • Vinicio Cerezo Arévalo (1986 – 1991), era conocido como “El Canche” y “Mosco de Piña”, entre otros apodos.
  • Jorge Serrano Elías (1991 – 1993), conocido como “Marrano Elías” supuestamente porque rima con su apellido.
  • Alvaro Arzú (1996 – 2000), su apodo “Mono de Oro” le fue colocado por el difunto sacerdote José María Ruiz Furlán, tambien conocido como “Padre Chemita”.
  • Alfonso Portillo (2000 – 2004) es apodado “Pollo Ronco” por su tono de voz, aunque muchos le dicen simplemente “El Pollo”.
Alfonso Portillo, presidente de 2000 a 2004. (Foto: Hemeroteca PL)
  • Oscar Berger (2004 – 2008) conocido como “El Conejo”, un apodo que ha aceptado e incluso utilizó para su campaña política.
  • Álvaro Colom (2008 – 2011), conocido como “El Gavilán” entre otros apodos.
  • Otto Pérez Molina, presidente de 2012 -2015, y vinculado con el caso Cooptación del Estado, se le conoció durante sus anteriores campañas políticas como “Mano Dura”; actualmente muchos le llaman “Tito Arias”, el cual supuestamente era su seudónimo en tiempos del conflicto armado interno.
  • Jimmy Morales (2016-2019) ganó la presidencia en diciembre de 2015. Se le conoce como “El cómico”, por su anterior oficio de comediante en varios programas televisivos. De hecho, ha sido motivo de cientos de “memes” en redes sociales por su exacerbada hilaridad en situaciones en las que debería adoptar una posición más seria y madura.
Sammy y Jimmy Morales en su faceta como comediantes. (Foto: Hemeroteca PL)

La creatividad e ingenio de los guatemaltecos continuará apodando de diferentes formas a los futuros gobernantes que difícilmente se salvarán de un sobrenombre.

Contenido relacionado

> Amores presidenciales y de personajes históricos 

> Los presidentes que marcaron la historia democrática

> Estado Mayor Presidencial, el poder tras el trono