Atentan contra ex alcalde metropolitano Manuel Colom Argueta

El ex alcalde capitalino Manuel Colom Argueta fue víctima el 29 de marzo de 1976 de un atentado cuando transitaba en su automóvil por la zona 12, acertándole un tiro en el brazo derecho. 

Titular de Prensa Libre del 30 de marzo de 1976. (Foto: Hemeroteca PL)
Titular de Prensa Libre del 30 de marzo de 1976. (Foto: Hemeroteca PL)

El atentado criminal ocurrió a las 16.30 horas en la 14 avenida y 8a. calle de la citada zona, y a no ser por policías municipales que le acompañaban y que respondieron al fuego hubiera muerto, según propias declaraciones del ex funcionario. 

Elementos de prensa se mantuvieron por espacio de dos horas en el Centro Me?dico en donde se le atendía esperando ser recibidos por el licenciado Colom para recoger de sus labios una versio?n de los hechos.

Luego de agradecer a todos el intere?s por su persona, el licenciado Colom Argueta dijo que desde su llegada al pai?s se le mantiene vigilado y que en varias oportunidades se le ha seguido a corta distancia.

Lo ocurrido este di?a —dijo— lo veni?an planeando y sabemos quie?nes son los autores de ello. Estamos en la posibilidad de dar a conocer cuando menos tres nombres de personas que tienen que ver con esto —dijo— pero confiamos en que las autoridades hagan lo suyo.

El licenciado Manuel Colom Argueta durante su convalecencia en un centro hospitalario privado acompañado de su esposa Ana de Colom. (Foto: Hemeroteca PL)
La vigilancia que se ejerce a mi persona es tal —expreso?— que a menos de 200 metros de mi residencia han sido vistos elementos de una polici?a, a quien culpo del atentado.

Cuando por razones de trabajo salgo de la ciudad universitaria —dijo— es frecuente ver a ciertos vehi?culos que me siguen. Es ma?s —prosiguio? diciendo— el control que se ejerce sobre mi persona ha llegado al colmo de que un individuo apostado cerca de mi casa, en la zona 15, informa por radio sobre mis movimientos.

Tenemos nu?meros de placas de circulacio?n que revelaremos cuando lo consideremos oportuno. Esa sera? la mejor prueba
de lo que hoy expreso. Sabemos —recalco?— los nombres de 3 personas que ejercen vigilancia sobre mi.

Cuando vine al pai?s en agosto del an?o pasado —agrego?— una bomba terrorista fue colocada en la casa de mi hermano —afortunadamente— u?nicamente se registraron dan?os materiales.

Constantemente —indico?— he sido conminado a salir del pai?s, pero a pesar de las constantes amenazas contra mi persona, aqui? me tienen y seguire? en la lucha politica que con toda honestidad me he impuesto.

El licenciado Colom Argueta dijo que a poco de la muerte del licenciado Rolando Andrade, estas amenazas han sido hechas en mayor nu?mero. Todos los tele?fonos de sus familiares esta?n controlados incluso el suyo y que es en donde ha recibido u?ltimamente las amenazas de muerte.

En nuestro pai?s —dijo— no hay sistema democra?tico, todo lo que se dice, desgraciadamente no se cumple.

El automo?vil que el ex alcalde manejaba acompan?ado de dos agentes de seguridad, cuando se produjo el hecho. (Foto: Hemeroteca PL)
Ahora aquí en Guatemala, dijo, hay cuando menos cinco grupos de represión que tienen que ser eliminados por el gobierno central, que sabe perfectamente de qué grupos se trata. Es necesario, recalcó, que el gobierno termine con las fuerzas paramilitares. La existencia de estos grupos, dijo, se debe a que el gobierno se los permite. 

Mi postura, dijo, será inclaudicable ya que a pesar de estos atentados y los que podrían sobrevivir no claudicaré como también no se entrará en convenios con los de turno y nos dedicaremos a trabajar pública y pacíficamente. 

Es lamentable decir, agregó, que mientras en el país haya grupos de represión no habrá esperanza de una paz social y de progreso. Exijo al gobierno central que se investigue lo de este atentado. Es necesario que estas cosas terminen de una vez por todas, pero mientras el señor presidente y el ejército no se empeñen en ello, la cosa difícilmente se compondrá. Demando del presidente, dijo, se ordene una investigación a fondo del caso. 

Tres años después, el 22 de marzo de 1979, el ex alcalde Colom Argueta fue asesinado en un móvil similar, el crimen hasta la fecha se mantiene impune.