El escándalo Fifagate estalló hace un año en Guatemala

El 3 de diciembre de 2015 trascendió la acusación del Buró Federal de Investigación, FBI de Estados Unidos en contra de directivos del fútbol nacional, por sobornos y corrupción. 

Titular de Prensa Libre del 4 de diciembre de 2015. (Foto. Hemeroteca PL)
Titular de Prensa Libre del 4 de diciembre de 2015. (Foto. Hemeroteca PL)

El escándalo de escala mundial alcanzaba a 16 dirigentes y ex dirigentes de la Federación Internacional de Fútbol Asociado, Fifa y de las federaciones internacionales de fútbol, entre ellos tres guatemaltecos.

Brayan Jiménez, en ese entonces presidente de la Federación Nacional de Fútbol, Fedefutbol; Héctor Trujillo, secretario de la Fedefutbol y Magistrado suplente de la Corte de Constitucionalidad, y Rafael Salguero, ex miembro del comité ejecutivo de la Fifa y ex presidente de la federación fueron señalados de conspiración a través del mercadeo deportivo, corrupción, lavado de dinero y, además, de haber recibido sobornos por derechos de transmisión.

La investigación detallaba los negocios entre dirigentes de las Confederaciones de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe (Concacaf) y la Confederación Sudamericana de Futbol (Conmebol) equivalentes a US$ 4 mil millones y 6 mil millones, desde la elección para la sede del Mundial de Sudáfrica 2010 hasta la de Qatar 2022. 

Las autoridades de Estados Unidos iniciaron el proceso de extradición para los guatemaltecos señalados ya que tenían que responder por los cargos imputados en el país norteamericano.

Las acusaciones causaron escándalo en la política guatemalteca ya que un magistrado suplente de la Corte de Constitucionalidad, Trujillo, estaba involucrado en la investigación y el presidente de la Fedefut, Jiménez, cuestionado por su gestión al frente de la entidad deportiva.

Negocios turbios

Las transacciones entre los tres directivos guatemaltecos con los representantes de Media World por los derechos de transmisión para los partidos clasificatorios a los mundiales de Brasil 2014, Rusia 2018 y Qatar 2022, comenzaron el 31 de marzo de 2011, detalla el informe, cuando Salguero habría recibido un pago de US$20 mil. Posteriormente se pagaron US$200 mil a Jiménez y Trujillo por la misma empresa respecto a la negociación de los derechos de transmisión de los partidos de la eliminatoria a Rusia 2018. Jimenez recibió otros US$200 mil, según la investigación.

El único que se pronunció sobre los cargos en un principio fue Brayan Jiménez quien los negó y dijo no haber recibido ningún dinero ni haber cometido ningún ilícito en su trabajo en la Fifa. 

Con un aspecto desaliñado y en estado de ebriedad fue capturado Brayan Jiménez, ex presidente de la Fedefut el 13 de enero de 2016. (Foto: Hemeroteca PL)
Captura

El día 5 de diciembre del mismo año, se conoce la captura del magistrado Héctor Trujillo Aldana mientras se encontraba en un crucero en Puerto Cañaveral, Florida, Estados Unidos. Al mismo tiempo el Ministerio Público de Guatemala confirmaba la solicitud de captura y extradición de Brayan Jiménez, la cual había sido girada desde el 25 de noviembre. 

El comité ejecutivo de la Fedefut decidió suspender de sus cargos a Trujillo y Jiménez al conocerse la orden de captura y el arresto. Luego de estos hechos se desconocía el paradero de Jiménez.

Más de un mes después, el 12 de enero de 2016, en un operativo sorpresivo Brayan Jiménez fue capturado en un edificio de apartamentos de la zona 14, luego de haber sido delatado por una llamada anónima hecha supuestamente por vecinos del condominio. 

Jiménez se encontraba en estado de ebriedad al momento de su captura y no ofreció resistencia. 

El 1 de marzo el expresidente de la Fedefut fue extraditado a Estados Unidos, donde fue colocado bajo arresto domiciliario a cambio de una fianza de US$1.5 millones —unos Q11 millones—, incluidos US$75 mil en efectivo —unos Q557 mil—. El exdirigente está alojado en Jersey City, en Nueva Jersey.

Héctor Trujillo, ex secretario de la Fedefut y ex magistrado de la Corte de Constitucionalidad compareció ante la corte de Federal en Brooklyn el 7 de enero de 2016. (Foto: AFP)
Por su parte Héctor Trujillo renunció a su cargo como magistrado de la Corte de Constitucionalidad el 10 de febrero de 2016. Ante las cortes estadounidenses se declaró no culpable de los cargos que se le imputaban y se le impuso arresto domiciliario, el cual cumple actualmente en Nueva Jersey, Estados Unidos. 

Distinta situación a la de Jiménez y Trujillo experimenta Rafael Osberto Salguero, de quien su paradero sigue siendo incierto.

Según los últimos datos migratorios, el guatemalteco viajó a Miami desde el 1 de diciembre y, aunque la justicia estadounidense no lo ha confirmado, podría ser el colaborador eficaz para buscar una reducción de pena, según la información más reciente sobre el caso. El juicio podría por este caso podría iniciarse en febrero de 2017.