Los daños irreparables al patrimonio en 1976

Además del daño y las pérdidas humanas, el patrimonio cultural de Guatemala sufrió daños irreparables el 4 de febrero de 1976. Casi la totalidad de templos capitalinos fueron restaurados. Otros resurgieron de sus escombros.

Publicado el
El templo de La Merced, en Guatemala de La Asunción, fue parcialmente destruido por el terremoto de 1976. (Foto: Hemeroteca PL
El templo de La Merced, en Guatemala de La Asunción, fue parcialmente destruido por el terremoto de 1976. (Foto: Hemeroteca PL

La capital del país tenía dos siglos de haber sido asentada en el Valle de la Virgen.

Otro terremoto también había destruido severamente Santiago de los Caballero, la tercera capital el Reino, en 1773.

La arquitectura, fundamentada en argamasa y piedra, con gran cantidad de decoración por influjo del barroco, sufrió en 1773, pero los diseños no tuvieron transformaciones drásticas en la Nueva Guatemala, construida también con piedra y asentada en un valle sísmico.

El 4 de febrero de 1976, una gran cantidad de monumentos y edificios civiles y religiosos sucumbieron ante la fuerza de la naturaleza. Muchos templos, de estilo barroco, tuvieron que ser demolidos, y otros, como en el caso de los capitalinos, reforzados.

Así quedó la Basílica del Rosario con el terremoto de 1976. (Foto: Hemeroteca PL)

La Basílica del Rosario, totalmente reconstruida y restaurada. (Foto: Hemeroteca PL)

Tercer terremoto

Los terremotos de 1917-18 echaron por tierra muchas de las construcciones de la Nueva Guatemala, por lo que decenas de viviendas solariegas, templos y solares tuvieron que ser reconstruidos.

Otras edificaciones, como los escasos teatros que existían, desaparecieron para siempre.

Iglesia de Santa Teresa, en la zona 1, con el frontispicio destruido. (Foto: Hemeroteca PL)

La diferencia entre 1917 y 1976 eran los avances técnicos en materia de construcción, que favorecieron la reconstrucción o restauración de buena cantidad de edificaciones.

4 de febrero de 1976  

El 7 de febrero ya se contaba con datos de la magnitud del daño al patrimonio.

La Recolección, en febrero de 1976. (Foto: Hemeroteca PL)

Prensa Libre publicó una nota que decía que la mayoría de los templos de la capital sufrieron daños graves, la mayor parte en el frontispicio, en las torres y cúpulas los que no cayeron están tan dañados que tendrán que ser botados para reconstruirlos.

La catedral metropolitana tiene daños en las torres, donde los relojes quedaron parados a las 3 horas, 3 minutos, así como en la cúpula, por lo que tendrá que cerrarse y mientras se hacen las reparaciones correspondientes.

El palacio cardenalicio, donde reside el cardenal Mario Casariego, arzobispo de Guatemala, sufrió daños externos e internos.

El Carmen, en el Centro Histórico, sufrió daños en los campanarios. (Foto: Hemeroteca PL)

¡Arriba Guatemala! que fue solo un terremoto más. (Foto: Hemeroteca PL)

El templo de El Carmen, prácticamente está destruido. Se cayó todo el frente y la cúpula está por caer.

Asimismo, el templo de San José en la 5a. calle y 13 avenida, zona 1, donde se venera a Jesús Nazareno de los Milagros, todo el techo se cayó.

Templo católico de Utatlán II, zona 11, colapsó el 4 de febrero. (Foto: Hemeroteca PL)

El frontispicio y las torres del templo de Nuestra Señora de las Mercedes tienen daños graves, como Santa Teresa, la Recolección y las otras iglesias.
Templo de San José, en la 5a. calle y 13 avenida, tuvo que ser demolido. (Foto: Hemeroteca PL)

El nuevo Santuario de San José (Foto: Hemeroteca PL)

Dos de las jojas arquitectónicas religiosas más dañadas fueron el templo del Cerrito del Carmen y la Catedral Metropolitana.

La ermita del Carmen, en la zona 1, sufrió daños con el terremoto de 1976. (Foto: Hemeroteca PL)

El campanario sur de la Catedral Metropolita meustra daños. (Foto: Hemeroteca PL)