REMHI: la última ofrenda de Gerardi

Monseñor Juan José Gerardi Conedera coordinó el poyecto interdiocesano Recuperación de la Memoria Histórica, REMHI, su último aporte fundamental al proceso de paz, junto a obispos de la Conferencia Episcopal de Guatemala.

Monseñor Juan Gerardi el 24 de abril de 1998 entrega el proyecto Remhi en la Catedral. Foto: Hemeroteca PL
Monseñor Juan Gerardi el 24 de abril de 1998 entrega el proyecto Remhi en la Catedral. Foto: Hemeroteca PL

El documento final, dividido en cuatro tomos: I, Impactos de la Violencia; II, Los Mecanismos del Horror; III Entorno Histórico y IV, Las Víctimas del Conflicto, arrancó antes de la firma de la paz, el 23 de abril de 1995, y concluyó tres años después.

Uno de los objetivos del REMHI es recuperar la memoria de nuestros muertos y nuestra historia, es ganar la paz interna para enfrentar nuestro presente y darle sentido al futuro. El proyecto interdiocesano agrega que haber sufrido la muerte o desaparición de un ser querido, y no saber de él, causa un dolor grande que al mismo tiempo daña nuestra dignidad como seres humanos.

La estructura base del proyecto fueron 600 animadores, hombres y mujeres seleccionados cuidadosamente, quienes recogieron unos seis mil 500 testimonios. Las zonas pastorales se reunieron a la vez en 11 diócesis, de las cuales 10 participaron activamente.

Datos que aterran

Los testimonios recabados por la Iglesia Católica describen 37 mil hechos de violencia que afectaron a 55 mil víctimas. De éste último número, 43 mil fueron registradas entre 1980 y 1983.

El informe señala que alrededor de 200 mil niños y niñas quedaron huérfanos, y 86 mil fueron víctimas indirectas. Otro dato es la cifra de 40 mil mujeres que quedaron viudas, así también 50 mil desaparecidos y un millón de refugiados. La suma del cuadro final del conflicto armado interno, según el informe REMHI, alcanzó un millón 440 víctimas.