Dos décadas sin Madre Teresa de Calcuta

Un día como hoy 5 de septiembre de 1997 fallecía la Madre Teresa de Calcuta, célebre religiosa fundadora de la orden de las Misioneras de la Caridad cuya misión es cuidar a los minusválidos, abandonados, leprosos y moribundos.

Tapiz con el retrato de Madre Teresa el día de su beatificación en Roma el 19 de octubre de 2003. (Foto: AP)
Tapiz con el retrato de Madre Teresa el día de su beatificación en Roma el 19 de octubre de 2003. (Foto: AP)

Agnes Gonxha Bojaxhiu, era el nombre de pila de Madre Teresa, nacida en 1910 en Skopje, Yugoslavia (hoy república de Macedonia), su origen era albanés. Desde muy joven sintió la necesidad de consagrarse a Dios e ingresó a los 18 años de edad a la orden irlandesa de las Hermanas de Loreto.

En 1929 parte a Calcuta, India, para enseñar. Conmovida por la pobreza, la joven albanesa decidió consagrarse a los más pobres y decide dejar su congregación en 1948. Ese mismo año adquirió la nacionalidad india. Estudió medicina y vistiendo un sencillo sari blanco funda su propia orden, Las misioneras de la Caridad. Comenzó con siete hermanas con quienes recogían día y noche, en las villas míseras de Calcuta, a los más desamparados por la sociedad. Había sembrado la semilla que hoy se ha extendido a varios países en los que tiene presencia la orden.

En los años sesenta, Madre Teresa envió a sus hermanas a diferentes partes del mundo. Abrió una casa en Venezuela, más tarde fundaría otras en Roma, Tanzania y poco a poco en todos los continentes, incluso en países comunistas como la Unión Soviética, Albania y Cuba. Pero la orden no se limitó a las mujeres. En 1963 fundó la rama de Hermanos Misioneros de la Caridad. En 1976 la Rama contemplativa de las Hermanas; los Hermanos Contemplativos en 1979; los Padres Misioneros de la Caridad en 1984 y el Movimiento Sacerdotal Corpus Christi en 1981.

139305.jpg
Madre Teresa recibe un reconocimiento de manos de la Primera Ministra de la India, Indira Gandhi en 1976. (Foto: Hemeroteca PL)

La labor de Madre Teresa fue reconocida por numerosas personalidades e instituciones civiles de todo el mundo. En 1962 recibió el Premio Indio Padmashri; el premio Templeton, del príncipe de Edimburgo (Reino Unido); el primer premio de la Paz Juan XXIII otorgado por el Papa Paulo VI en 1971. El Comité Nobel Noruego le otorgó el Premio Nobel de la Paz en 1979. La revista Time la incluyó en la lista de los cien personajes más importantes del siglo XX.

Sombras

La Madre Teresa conocida mundialmente por su labor, también fue blanco de críticas. En el transcurso de sus últimos años de vida, su ortodoxia religiosa, sus métodos o sus fuentes de financiación le valieron críticas y a veces, intensos ataques.

El principal tema de controversia fue siempre la firme posición de la religiosa contra el aborto y la contracepción en un país, la India, que lucha por controlar una población (en ese entonces 960 millones) y que hoy asciende a más de 1.3 mil millones de habitantes. La religiosa era inflexible al respecto. 

Otros aspectos cuestionados sobre su Orden era que utilizaba métodos rudimentarios para ayudar a los más pobres, siendo necesario aplicar tratamientos médicos profesionales. 

Madre Teresa vino a Guatemala

El 13 de julio de 1982 la Madre Teresa visitó Guatemala en un lapso de tres días, con el objetivo de visitar a sus hermanas Misioneras. A su llegada exclamó a la multitud que la recibió en el Aeropuerto Internacional La Aurora: “Si hay paz en las familias, habrá paz en las ciudades y en el mundo entero. Me sorprende ver cómo en Guatemala atienden a los ancianos, hombres, mujeres jóvenes y niños más necesitados”.

MTeresa.jpg
Monseñor Eduardo Fuentes, obispo auxiliar de Guatemala recibe a Madre Teresa a su llegada a Guatemala en 1982. (Foto: Hemeroteca PL)

Monseñor Eduardo Ernesto Fuentes Duarte, en ese entonces obispo auxiliar de Guatemala y delegado arzobispal, dio la bienvenida a Madre Teresa con una misa en la capilla de las Misioneras.

Las Misioneras de la Caridad son rotadas constantemente a diferentes partes del mundo, ya que los programas en cada país continúan con personal que llega de otros lugares. A Guatemala llegaron luego del terremoto de 1976, estableciendo un asilo en la zona 7. Luego se abrieron centros en Cobán, Alta Verapaz, en la zona 19 de la capital y en Escuintla donde atienden a pacientes con VIH Sida.


Madre Teresa conversa con leprosos en las afueras de Calcuta en 1960. (Foto: AP)

Madre Teresa luego de una vida entregada a los pobres murió a los 87 años el 5 de septiembre de 1997.

Por sus virtudes cristianas y por un milagro atribuido a su interseción en la curación de una joven india en 1998 le valieron ser beatificada por el Papa Juan Pablo el 19 de octubre de 2003. 

El 4 de septiembre de 2016 el papa Francisco la canonizó en una ceremonia en la Ciudad del Vaticano. 

138876.jpg
La Hermana Nirmala llega a Roma para participar en el funeral del Papa Juan Pablo II en 2005. (Foto: Hemeroteca PL)

En Marzo de 1997 Madre Teresa deja el cargo de Superiora de las Misioneras, sucediéndola la Hermana Nirmala Joshi, una abogada que ingresó a la orden a los 24 años. En 1979 Nirmala se hace cargo de la rama contemplativa de la orden. En 2009 por problemas de salud la superiora de las misioneras deja el cargo. Joshi falleció el 23 de junio de 2015 en la Casa Madre en Calcuta, India. La orden es dirigida en la actualidad por la hermana María Prema Pierick.

Foto que ilustra la portada de Prensa Libre el 6 de septiembre de 1997. Las Misioneras de la Caridad velan a su fundadora en Calcuta, India. (Foto: Hemeroteca PL)
Frases de Madre Teresa

  1. El perdón es una decisión, no un sentimiento, porque cuando perdonamos no sentimos más la ofensa, no sentimos más rencor. Perdona, que perdonando tendrás en paz tu alma y la tendrá el que te ofendió.

  2. La disciplina es el mejor amigo del hombre, porque ella le lleva a realizar los anhelos más profundos de su corazón.
  3. Preferiría cometer errores con gentileza y compasión, antes que obrar milagros con descortesía y dureza.
  4. El futuro no está en nuestras manos. No ejercemos poder sobre él. Solo nos queda actuar, aquí y ahora.
  5. Si no tenemos paz en el mundo, es porque hemos olvidado que nos pertenecemos el uno al otro, que ese hombre, esa mujer, esa criatura, es mi hermano o mi hermana.
  6. La revolución del amor comienza con una sonrisa. Sonríe cinco veces al día a quien en realidad no quisieras sonreír. Debes hacerlo por la paz.
  7. Las críticas no son otra cosa que orgullo disimulado. Un alma sincera para consigo misma nunca se rebajará a la crítica. La crítica es el cáncer del corazón.
  8. No puedo parar de trabajar. Tendré toda la eternidad para descansar.
  9. El dinero solo puede comprar cosas materiales, como alimentos, ropas y vivienda. Pero se necesita algo más. Hay males que no se pueden curar con dinero, sino solo con amor.
  10. No hay mayor pobreza que la soledad.