Doroteo Guamuch Flores nos dejó hace seis años

El grande Doroteo Guamuch cumple en este 11 de agosto seis años de haber partido hacia la eternidad. Recordamos su brillante trayectoria en el deporte.

Mateo Flores fue el primer abanderado olímpico en Helsinki 1952. (Foto: Pepe Luarca)
Mateo Flores fue el primer abanderado olímpico en Helsinki 1952. (Foto: Pepe Luarca)

La carrera deportiva de Doroteo Guamuch Flores o Mateo Flores estuvo ligada a grandes momentos. Los más importantes y recordados fueron haber ganado el Maratón de Boston, el 19 de abril de 1952, así como la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de México, en 1955.

De familia humilde, Mateo Flores mantuvo siempre como un grato recuerdo el día que llegó a Guatemala procedente de Boston. Miles de personas le dieron la bienvenida en una caravana que finalizó en el estadio que actualmente lleva su nombre.

El Maratón de Boston fue la competencia que lanzó a la fama a Mateo Flores, quien seis años antes consiguió su primera medalla en el ciclo olímpico, al dominar el Medio Maratón de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, en Colombia 1946, y los 10 mil metros planos; una proeza titánica, por tratarse de dos eventos exigentes.

El momento en que Mateo Flores cruza la meta de la Maratón de Boston en 1952. (Foto: Hemeroteca PL)
En 1950, en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, celebrados en Guatemala, Flores siguió con su dominio y se volvió a colgar la medalla de oro en el Medio Maratón y los 10 mil metros planos.

Mateo Flores fue un atleta que lo dejó todo por Guatemala. Su máxima motivación fue siempre representar de buena manera al país. En las innumerables entrevistas, a las que muy atento accedió, no se cansó de repetir que “los atletas corrían por amor a la patria y no por dinero”.

El nombre de Flores quedó inmortalizado en Boston al ganar la Maratón de 1952. (Foto: Hemeroteca PL)
Helsinki lo vio correr

Flores no se cansó de darle kilómetros a las piernas, y eso lo llevó a participar en los Juegos Olímpicos de Helsinki, Finlandia, en 1952; el mismo año que ganó el Maratón de Boston, finalizó en el puesto 22.

Junto a él también corrió en Helsinki Luis Humberto Velásquez, a quien consideraba su buen amigo, pero este no concluyó la competencia.

A escala nacional, el legendario atleta dominó las competencias en el asfalto y lo demostró en la Max Tott, la carrera más antigua del país, la que ganó en siete ocasiones entre 1943 y 1955.

Doroteo Guamuch formó parte de la primera delegación guatemalteca que participó en Juegos Olímpicos en Helsinki 1952. (Foto: Hemeroteca PL)
En las páginas de la historia del deporte guatemalteco también quedará grabado el nombre de Mateo Flores como el primer atleta en conseguir una medalla de oro en Juegos Panamericanos, en las justas de 1955 en México, al ganar el Maratón con un tiempo de 2 horas, 59 minutos, 9 segundos.

Sin embargo, una de sus mejores marcas fue la de Boston, al registrar 2 horas, 31 minutos, 53 segundos.

Imborrable marca

Flores, que tuvo el privilegio de llevar el Pabellón Nacional durante la inauguración de los Juegos Olímpicos, Helsinki 1952 —primera vez que Guatemala asistió a las justas—, también se desarrolló como profesor de Educación Física, además de convertirse en entrenador.

Luego de su retiro, su figura permaneció como una de las más influyentes dentro del ámbito deportivo y una referencia para diferentes ámbitos de la sociedad guatemalteca.

Mateo Flores se caracterizó por su humildad. (Foto: Hemeroteca PL)
En el estadio que lleva su nombre vivió importantes momentos, como el encender el pebetero de los Juegos Centroamericanos de 1986 y ser el primer corredor en la pista sintética del mismo, cuando esta se inauguró en 1996.

Vida humilde

Desde que vio la primera luz en 1922, en la Aldea Cotió, Mixco, hasta el día de su fallecimiento en su vivienda —en la calzada que fue bautizada con su nombre, que será recordado por siempre—, Doroteo Guamuch Flores dedicó su vida a correr y a luchar, no solo contra el cronómetro sino frente a otras dificultades, para tener una mejor vida junto a su familia.

Su existencia, dedicada al deporte, principalmente al atletismo, aunque la combinó con el futbol y brevemente con el golf, le llevó a alcanzar logros que a la fecha forman parte de las hazañas más importantes del deporte nacional.

Doroteo Guamuch Flores rodeado de múltiples reconocimientos recibidos en su vida. (Foto: Hemeroteca PL)
La vida de don Mateo transcurrió entre el sacrificio de trabajar en diferentes lugares —como la empresa textil Mishan y Vila o el Mayan Club de Golf, como caddy—, para poder sostener el hogar que compartió junto a María Luisa Cifuentes y sus hijos.

Lo anterior obligó a que sus entrenamientos fueran por las noches y a sacrificar diferentes aspectos de su vida para mejorar su rendimiento, incluso sin usar calzado en varias ocasiones.