Aclamado por miles, Juan Guaidó llega a Venezuela entre temores de un arresto

Miles de opositores venezolanos aclamaron en Caracas a su líder Juan Guaidó, quien llegó este lunes a Venezuela por el aeropuerto internacional, entre temores de que sea detenido por haber burlado una orden judicial que le prohibía salir del territorio.

Juan Guaido saluda a simpatizantes al salir del aeropuerto internacional de Caracas. (Foto Prensa Libre: AFP)
Juan Guaido saluda a simpatizantes al salir del aeropuerto internacional de Caracas. (Foto Prensa Libre: AFP)

“Sabemos los riesgos a los que nos enfrentamos, eso nunca nos ha detenido. Debe entender el régimen, la dictadura (…) Estamos más fuertes que nunca, seguimos en la calle, movilizados”, dijo el opositor en el aeropuerto, mientras sus simpatizantes gritaban “¡Guaidó, Guaidó!”, “¡Sí se puede!”.

Apenas el líder opositor llegó a Venezuela, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, advirtió en Twitter que “cualquier amenaza, violencia o intimidación contra él no va ser tolerada y se va a encontrar con una respuesta rápida”.

Un grupo de embajadores de países europeos y de Chile lo esperaban en el aeropuerto de Maiquetía, a 20 km de Caracas. El embajador de Francia, Romain Nadal, declaró que lo acompañaban “como testigos de la democracia y la libertad”.

Al salir del aeropuerto, el joven opositor, de 35 años, se subió al techo de su camioneta para saludar a sus seguidores y ondear una bandera nacional, luego llegó en caravana de vehículos diplomáticos a una plaza del este de Caracas, en medio de la ovación de miles.

Lea también: Qué son las islas ABC y qué hacen que Holanda tenga un papel crucial en esta crisis

Las marchas iniciaron hacia el mediodía en todo el país, donde este lunes es feriado de carnaval. Guaidó salió en secreto hace diez días, según él, ayudado por militares venezolanos en la frontera con Colombia.

Reconocido por más de 50 países como presidente interino de Venezuela, Guaidó regresó de una gira por Colombia, Brasil, Paraguay, Argentina y Ecuador, que inició el 22 de febrero en la ciudad colombiana de Cúcuta en el marco del fallido intento de ingreso de ayuda humanitaria.

Su vuelta a Venezuela ha puesto en un dilema al gobierno: si lo detiene desataría una fuerte reacción internacional e interna, y si lo deja libre, el costo menor según los analistas, evidenciaría cierta debilidad.

Juan Guaidó saluda a su llegada, este lunes en la salida del Aeropuerto Internacional de Maiquetía Simón Bolívar (Venezuela). (Foto Prensa Libre: EFE)

El reto: “mantener la esperanza”

En su periplo por Sudamérica, Guaidó fue recibido con honores de presidente y se reunió con migrantes venezolanos, que hacen parte del éxodo de unos 2,7 millones que huyeron de la crisis desde 2015, según la ONU.

En Venezuela encuentra a un sector de la población ansiosa por un cambio, agotada de pasar trabajos por la falta de medicinas y alimentos, y una hiperinflación que el FMI proyecta en 10.000.000% para este año.

Además, Guaidó regresa tras una frustrada operación para hacer entrar toneladas de medicamentos y medicinas, bloqueadas por los militares en medio de disturbios que dejaron siete muertos y cientos de heridos.

“Si lo detienen sería muy grave para Maduro, tendrá que vérselas con la gente y la comunidad internacional”, declaró a la AFP Javier Salas, estudiante de diseño gráfico, de 23 años, en la plaza caraqueña donde esperan a Guaidó.

Para Félix Seijas, académico y director de la encuestadora Delphos, el opositor debe “ahora buscar una idea alrededor de la cual mantener la esperanza”. “Debe dar los pasos que alejan a la comunidad internacional de una acción más radical como intervenir” militarmente, dijo a AFP.

Guaidó ha pedido a la Fuerza Armada, principal sostén del gobierno, “a ponerse del lado de la Constitución”, y desconocer a Maduro.

Seguidores de Juan Guaidó lo aclaman a su salida del aeropuerto de Caracas. (Foto Prensa Libre: EFE)

Advertencia internacional

Maduro dijo la semana pasada que Guaidó debe “respetar la ley” y que si regresa a Venezuela “tendrá que ver la cara de la justicia”.

“Guaidó se planteó entrar sí o sí. Eso es otra batalla política y ahí va a depender hasta donde sienta Maduro que puede llegar, una cosa es que quiera detenerlo y otra que pueda”, comentó a AFP el politólogo Luis Salamanca.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y la Fiscalía General, aliadas del gobierno, abrieron investigaciones contra el jefe parlamentario por “usurpación” de funciones y dictaron, además del impedimento de salida, el congelamiento de sus bienes.

“Cualquier amenaza o acto contra su retorno seguro encontrará una fuerte y significativa respuesta de Estados Unidos y la comunidad internacional”, advirtió en Twitter el consejero de seguridad estadounidense, John Bolton.

La representante de la Unión Europea, Federica Mogherini, advirtió que cualquier medida que ponga “en riesgo la libertad, la seguridad o la integridad personal” de Guaidó sería “una gran escalada de tensiones”.

Guaidó se autoproclamó presidente interino el 23 de enero luego de que el Congreso declarara a Maduro “usurpador” por asumir el 10 de enero un segundo mandato que la oposición, como gran parte de la comunidad internacional, considera ilegítimo y originado en una reelección “fraudulenta.

Contenido relacionado

> Cómo el plan de Trump con Venezuela se choca con el fantasma de intervenciones de Estados Unidos en América Latina

> “A un dictador lo tienes que cuestionar”: Habla Jorge Ramos luego de la malograda entrevista con Nicolás Maduro

> Jimmy Morales cuestiona la labor de la ONU en la crisis venezolana