Expansión acelerada de nueva cepa del coronavirus en Reino Unido provocó nuevas restricciones

Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido anunció nuevas restricciones para Londres y prohibió las reuniones navideñas en Londres para frenar la nueva variante del virus.

Boris Johnson prohíbe las reuniones navideñas en Londres para frenar la nueva variante del virus. (Foto Prensa Libre: AFP)
Boris Johnson prohíbe las reuniones navideñas en Londres para frenar la nueva variante del virus. (Foto Prensa Libre: AFP)

El Gobierno del Reino Unido ha confirmado -y comunicado a la OMS- que la nueva cepa del virus detectada en Londres tiene más capacidad de transmisión.

hasta un 62% de los nuevos contagios registrados en la capital británica responden a la nueva variante, que se ha convertido en la dominante.

Johnson anunció este 19 de diciembre el cierre de Londres y áreas del sur y el este del país por la propagación de la nueva cepa del coronavirus.

Además, hasta nueva revisión, estarán prohibidas las reuniones entre hogares diferentes, comercios no esenciales, restaurantes, bares y pubs deberán cerrar sus puertas, así como gimnasios, museos, galerías de arte, teatros y cines.

La “regla de seis”, por la que hasta seis personas podían reunirse en exteriores, también queda anuladas.

Las zonas de Inglaterra que permanezcan en niveles de alerta inferiores podrán mantener sus reuniones familiares, pero ya no durante cinco días sino únicamente para el 25 de diciembre, el día de Navidad.

Los viajes al extranjero estarán prohibidos para todos aquellos residentes en las zonas de Nivel 4, a no ser que se realicen por motivos de trabajo.

“Lamentamos profundamente toda esta situación”, ha dicho Johnson, “pero cuando los hechos cambian, debes cambiar tu estrategia. Si el virus cambia su estrategia de ataque, debes cambiar tu método de defensa”.

Johnson reunió el viernes por la tarde a varios de sus ministros y al comité de asesores científicos del Gobierno para analizar el último rebrote, que ha registrado cifras de hasta 534 muertes diarias.

Durante la pasada semana, más de 170 mil personas dieron positivo por todo el país.

En la mañana del sábado, el primer ministro reunió de nuevo a todo su gabinete antes de anunciar en público las drásticas medidas.

Las UCIs de Londres han alcanzado ya su capacidad máxima, y todas las citas e intervenciones no esenciales han quedado canceladas.

La expansión acelerada que Gran Bretaña ha experimentado este mes en el incremento de casos y admisiones en los hospitales.

Whitty dijo que los miembros de un grupo de expertos le indicaron a él y al gobierno que temen que “la nueva cepa puede expandirse más rápido”.

“Alertamos a la OMS”, añadió. Agregó que no hay evidencias de que la nueva cepa cause más muertos o afecte la eficacia de las vacunas.

El viernes, el gobierno registró 28.507 nuevos casos en el Reino Unido y esta semana los casos se incrementaron en 40.9% con relación a la semana anterior.

Más de 1 millón 980 mil personas han dado positivo en el Reino Unido.

Los habitantes de Gales e Irlanda del Norte deberán entrar en confinamiento después de Navidad.

Restricciones en España e Italia

El aumento de contagios de coronavirus desde hace diez días y el temor de una tercera ola de la epidemia obliga a las autoridades regionales españolas a reajustar y endurecer las restricciones de viaje y relaciones sociales, aunque de manera dispar, con vistas a las inminentes celebraciones navideñas.

A la espera de que la vacunación comience el 27 de diciembre, el país continúa en estado de alarma, declarado de nuevo el 25 de octubre pasado, para contener la segunda ola, con la mayoría de las regiones cerradas a la salida y entrada de personas (salvo causas justificadas como desplazamientos laborales), toques de queda nocturnos y limitaciones diversas de horario y aforo de las actividades sociales, hosteleras, comerciales, culturales y deportivas.

De esta manera se complica pasar los días de Navidad y Año Nuevo en lugares donde no se vive habitualmente, excepto para estar con familiares, y se limitan las reuniones de los días festivos a un máximo de diez personas, aunque un puñado de regiones lo rebajaron a seis (salvo convivientes) por miedo a un nuevo estallido vírico.

En líneas generales, no se podrá circular ni permanecer en la vía pública entre la 1.30 y las 6 horas en Nochebuena y Nochevieja.

Personal sanitario desinfecta una ambulancia tras el traslado de un enfermo al Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza. (Foto Prensa Libre: EFE)

En el caso de los italianos vivirán este año las Navidades más atípicas que se recuerdan, confinados en casa y sin grandes cenas familiares en los festivos y sus vísperas, todo un sacrificio dirigido a doblegar un virus que hoy dejó más de 16 mil nuevos contagios.

El Gobierno ha tenido que decretar el confinamiento de todo el país a partir del próximo jueves, Nochebuena, tras constatar que el coronavirus no retrocede lo suficiente con las medidas vigentes.

Una evidencia nuevamente demostrada en el boletín de este sábado del Ministerio de Sanidad: En las últimas veinticuatro horas se han confirmado 16 mil 308 nuevos contagios, un dato ligeramente inferior al del día anterior, pero se han hecho menos pruebas, unas 176 mil.

Por otro lado en Italia siguen muriendo muchas personas, 553 desde ayer viernes, levemente por debajo de la media de la última semana, pero esto eleva el balance provisional a las 68 mil 447 víctimas mortales desde que se decretó la emergencia, a mediados de febrero.

En total en el país se han contagiado ya 1 millón 938 mil 083 personas.

Decenas de personas pasean por el centro de Milán para hacer las últimas compras navideñas, este sábado en Italia. (Foto Prensa Libre: EFE)