Barcelona despide a víctimas de tragedia de avión Germanwings

Tres meses después de la caída del avión de Germanwings en los Alpes franceses, cientos de dolientes atestaron una funeraria para despedir los restos de Robert Oliver Calvo, un pasajero que realizaba un viaje de negocios.

Familiares de las víctimas participan en el funeral religioso, en Montcada, cerca de Barcelona. (foto Prensa Libre:AP)
Familiares de las víctimas participan en el funeral religioso, en Montcada, cerca de Barcelona. (foto Prensa Libre:AP)

No se habló del siniestro durante el oficio fúnebre, aunque el programa de mano dijo que Calvo murió a los 36 años “en la tragedia del avión en los Alpes en el Airbus A320 de Germanwings propiedad de Lufthansa” . El padre de dos hijos pequeños, de 36 años, fue recordado el sábado como un devoto padre de familia que realizaba su último viaje semanal para una cadena de venta de ropa con sede en Barcelona, en vísperas de un ascenso que le hubiese permitido pasar más tiempo en casa.

“No quería viajar tanto.

Había viajado por toda Europa durante años y ahora no iba a viajar todas las semanas o semana por medio y podía estar más tiempo con su familia” , dijo su amigo Luis Anera, que presidió el oficio. Su trabajo como gerente consistía en viajar frecuentemente a Austria, Alemania y Suiza para inaugurar tiendas de la cadena y en el vuelo fatal se dirigía a Duesseldorf, Alemania, con ese objetivo.

Su padre, Robert Tansill Oliver, dijo que la familia, miembros de los Testigos de Jehová, encuentra consuelo en la convicción de que resucitará.

Sin embargo, dijo que la investigación debe revelar por qué el copiloto del jet, a quien se atribuye el siniestro del 24 de marzo, pudo volar a pesar de haber consultado a decenas de médicos.

Los restos de Calvo y otras 31 víctimas españolas llegaron al país esta semana.

En total murieron 150 personas, en su mayoría españolas o alemanas.