Cinco cosas que quizá no sabías del equinoccio de primavera y otoño (y por qué te puede afectar)

El equinoccio de primavera y otoño coincidió esta semana con una brillante superluna llena que dejó impresionantes imágenes.

El equinoccio de primavera y otoño coincidió el miércoles 20 de marzo con la tercera y última superluna llena del año. EPA
El equinoccio de primavera y otoño coincidió el miércoles 20 de marzo con la tercera y última superluna llena del año. EPA

La conjunción de los dos fenómenos es una rareza que no se veía desde hace casi 40 años.

La superluna llena despertó más atención gracias a su belleza. Para equilibrar la balanza, aquí le presentamos algunos datos del equinoccio que quizá no conocía.

1. El origen del término (y sus variedades)

La palabra equinoccio tiene su origen en el latín aequinoctium que significa “noche igual”.

El equinoccio se produce cuando el Sol está colocado exactamente sobre el ecuador, con lo que la luz y el calor se distribuyen proporcionalmente en ambos hemisferios haciendo que el día y la noche duren (casi) lo mismo, de ahí su nombre.

Los equinoccios de primavera y otoño también se conocen como equinoccios de marzo y septiembre. REUTERS

Los términos equinoccio de primavera y de otoño son los que se han usado históricamente de forma universal, pero son potencialmente confusos por la necesidad de tener que hacer la diferencia entre los hemisferios norte y sur.

Una posible solución es llamarlos equinoccio de marzo y de septiembre, para no tener que aclarar cada vez de qué hemisferio estamos hablando.

Sin embargo, esta opción no es universal ya que no todas las culturas utilizan un calendario solar en el que los equinoccios ocurran cada año en el mismo mes.

2. Desacuerdo entre astrónomos y climatólogos

Para los astrónomos, el equinoccio del 20 de marzo indicó el comienzo de la primavera en el hemisferio norte y el otoño en el hemisferio sur, y prácticamente todos hemos asumido ese concepto.

Con la excepción de los científicos que trabajan en climatología, que consideran que la estación empezó el 1 de marzo.

El cambio de estación suele estar dotado de cierta mística. AFP

Los astrónomos definen las estaciones de la Tierra en función de la posición de nuestro planeta respecto al Sol. pero los científicos que trabajan con el clima toman como referencia el ciclo de temperaturas de la Tierra, y no la posición astronómica del Sol.

3. Desde cuándo se habla de equinoccio

El fenómeno de los equinoccios está definido desde hace siglos y siglos.

Al establecer el calendario juliano en el año 46 a.C., Julio César decidió que el 25 de marzo marcara el equinoccio de primavera en el hemisferio norte.

Este día era ya el primero del año en los calendarios de Persia e India.

Holi es un popular festival hindú que se celebra en India y otros países àra marcar el final del invierno hemisferio norte). GETTY IMAGES

Pero surgió un problema.

Ya que el año juliano es más largo que el año tropical en unos 11.3 minutos de media (o un día cada 128 años), las fechas fueron cambiando; en el año 300 d.C. el equinoccio ocurrió el 21 de marzo y para el año 1500 se había adelantado al 11 de marzo.

Esta variación impulsó al papa Gregorio XIII a crear el moderno calendario gregoriano con el que, tras varios cálculos y ajustes, quedó establecido que el equinoccio oscilara entre el 19 y el 21 de marzo.

4. Aspectos culturales del equinoccio

Dado que los equinoccios se ven como el inicio de la primavera o el otoño, en todo el planeta se suelen celebrar pintorescos festivales para recibir la nueva estación.

La llegada de la primavera al hemisferio norte fue celebrada en diversos lugares del mundo con ceremonias de saludo al Sol. REUTERS

En Bhopal, India, el festival Holi marca la llegada de la primavera.

Sin embargo, y sin intención de hacerle demérito al equinoccio, la celebración de los solsticios (junio y diciembre) es más llamativa y simbólica.

5. Efecto sobre los satélites y en otros planetas

Un efecto de los periodos de equinoccio es la disrupción temporal de los satélites de comunicaciones.

La inmensa potencia del Sol y su extenso espectro de radiación sobrecargan con ruido los circuitos receptores de las estaciones terrestres y, dependiendo del tamaño de la antena y otros factores, temporalmente alteran o degradan el circuito.

La duración de estos efectos varía, de unos minutos a una hora.

Cuando el planeta Saturno está en equinoccio, sus anillos reflejan poca luz solar. REUTERS

Los equinoccios ocurren en cualquier planeta que tenga un eje de rotación inclinado. Un ejemplo clarísimo es Saturno, en el que el equinoccio coloca el borde de su sistema de anillos de cara al Sol.

Este fenómeno ocurre una vez cada 14.7 años de media, y puede durar unas pocas semanas antes y después del equinoccio exacto.

El más reciente de Saturno fue el 11 de agosto de 2009 y el próximo ocurrirá el 6 de mayo de 2025.

El más reciente de Marte fue el 22 de mayo de 2018 y el próximo será este sábado 23 de marzo.


Cómo nos puede afectar

El equinoccio en sí no tiene ningún efecto físico sobre los seres humanos, dicen los científicos.

Lo que sí parece afectarnos es el cambio de estación, pero incluso en este aspecto los expertos no se ponen de acuerdo.

Generalmente el tiempo es más variable en primavera, algo que no contenta a todos. GETTY IMAGES

Hay quien relaciona la llegada de la primavera con los beneficios de contar con más horas de luz solar, lo que se traduce en mayor alegría, ganas de salir y estar más activos.

En contraposición, se asocia la llegada del otoño con una bajada en el estado de ánimo, la llamada depresión otoñal.

Pero esto no es algo universal, Para otras personas la primavera es sinónimo de la llamada astenia primaveral, en la que falta la energía y pesan la desgana y la desmotivación.

¿En qué grupo estás tú?