Condena a “El Chapo”: 5 sorprendentes revelaciones en el juicio por narcotráfico a Guzmán Loera

El llamado “juicio del siglo” llegó a su fin.

"El Chapo" Guzmán puede recibir una sentencia a cadena perpetua si es hallado culpable. AFP
"El Chapo" Guzmán puede recibir una sentencia a cadena perpetua si es hallado culpable. AFP

Tras casi cuatro meses de presentación de pruebas e interrogatorios a testigos, el proceso judicial a Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, concluyó este martes con el veredicto de culpabilidad.

El veredicto fue emitido por el jurado tras escuchar las declaraciones de decenas de testigos presentados por la Fiscalía. Solo uno fue citado por parte de la defensa.

De las declaraciones han surgido revelaciones extraordinarias. Estas son cinco de las más llamativas.

1. Sobornos de alto perfil

Los testimonios sobre sobornos de la organización de Guzmán Loera a funcionarios mexicanos incluyeron a dos expresidentes de México.

Juicio al Chapo en Nueva York NO USAR | BBC

Reuters
Un testigo del juicio contó una anécdota sobre un accidente de avión que sufrió Guzmán.

Primero fue el abogado del capo, Jeffrey Litchman, quien en su alegato de apertura del juicio aseguró que los presidentes Felipe Calderón (2006-2012) y Enrique Peña Nieto (2012-2018) recibieron “cientos de millones de dólares en sobornos”.

Tanto Calderón como Peña Nieto -que en el momento de la declaración de Litchman aún estaba en el cargo- rechazaron los señalamientos.

Pero el pasado 16 de enero, un excolaborador del Chapo, Alex Cifuentes, fue más específico en el caso de Peña Nieto.

Enrique Peña Nieto. NO USAR | BBC

Getty Images
El expresidente Enrique Peña Nieto rechazó de inmediato las acusaciones de haber recibido sobornos.

“¿Guzmán pagó un soborno de US$100 millones al presidente Peña Nieto?”, preguntó Lichtman al testigo, quien respondió: “Así es”.

El exmandatario no emitió una respuesta a este nuevo señalamiento, pero el exjefe de la oficina de la Presidencia Francisco Guzmán tachó de falsedad la declaración del narcotraficante.

2. Enterrado vivo

Uno de los testimonios que más asombro causó fue el de Isaías Valdez Ríos, un exguardaespaldas de “El Chapo” que describió el nivel de violencia que ejercía su jefe con sus propias manos.

El testigo declaró sobre dos “traidores” que se habían unido al cartel rival Los Zetas y que, tras ser capturados, fueron llevados ante la presencia de Guzmán Loera.

Durante más de tres horas, el capo los golpeó brutalmente.

Pistola con iniciales del Chapo Guzmán. NO USAR | BBC

Oficina del Fiscal de EE.UU.
Durante el juicio, la Fiscalía presentó pruebas de las extravagantes armas que tenía El Chapo, como una con incrustaciones de diamantes.

“Eran como muñecas de trapo, sus huesos estaban totalmente rotos. No podían moverse. Y Joaquín todavía los estaba golpeando con una rama y su arma”, dijo Valdez el pasado 24 de enero.

Los dos hombres fueron ejecutados por el Chapo con disparos en la cabeza y sus cuerpos fueron quemados en una gran hoguera para que no quedaran ni los huesos, según Valdez.

El hombre contó cómo atestiguó la ejecución de un tercer hombre con un nivel de violencia aún mayor.

“Hizo quemaduras con un hierro en la espalda, su camisa se le pegaba a la piel. Tenía quemaduras hechas con un encendedor en todo el cuerpo. Sus pies fueron quemados”, dijo Valdez al jurado.

Ilustración de Isaías Valdez. NO USAR | BBC

Reuters
Isaías Valdez fue presentado como un exguardaespaldas del Chapo Guzmán.

Luego de pasar días encerrado, lo llevaron con los ojos vendados a un cementerio y, tras interrogarlo más, Guzmán Loera le disparó con su arma.

El hombre todavía estaba jadeando intentando tomar aire cuando fue arrojado a un agujero y enterrado vivo, según el testimonio de Valdez.

3. El Chapo negociando

Otro de los momentos más sorprendentes fue cuando el tribunal escuchó grabaciones en las que se escucha la voz de Guzmán Loera en una negociación de narcotráfico.

Los fiscales presentaron un audio en el que, aseguran, El Chapo sostiene una conversación telefónica con un narcotraficante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

En los casi 12 minutos, Guzmán Loera le plantea a su contraparte la compra de seis toneladas de cocaína.

“Me dice mi sobrino que usted tiene 6 (toneladas) y si se le pagan 2 y media, usted las pone en Guaya (Guayaquil, Ecuador)”, se escucha al Chapo.

Su interlocutor, no identificado, le responde: “Yo me muevo siempre y cuando, como quedamos, el 50% me lo dejen depositado. Y arranco inmediatamente para allá”.

Esta fue la primera vez que se escuchó públicamente al líder del cartel de Sinaloa en una negociación.

4. El software espía del Chapo

Otro de los testimonios reveladores fue el de Christian Rodríguez, un técnico en comunicaciones digitales colombiano que instaló software y equipos de espionaje para el Chapo a partir de 2008 y hasta 2012.

Se encargó de instalar un sistema de comunicaciones a prueba de intercepciones y el capo quedó tan complacido que pidió más software para espiar a múltiples personas, desde sus trabajadores hasta sus parejas, entre ellas su esposa Emma Coronel.

Emma Coronel. NO USAR | BBC

Reuters
Emma Coronel, la esposa de Guzmán Loera, estuvo presente en el tribunal durante la mayor parte del juicio.

“Me llamaba todo el tiempo para pedirme cosas para el software espía”, aseguró Rodríguez

Pero lo que para Guzmán Loera llegó a ser su “juguete” de espionaje predilecto luego se volvió en su contra, pues Rodríguez se volvió cooperante secreto de las autoridades de Estados Unidos en 2009.

El software que había instalado para el líder del cartel de Sinaloa sirvió para que EE.UU. accediera a conversaciones del narcotraficante -algunas presentadas en el juicio- sobre negocios de drogas, violencia y sobornos a autoridades.

También fueron recuperados los mensajes de Guzmán Loera con sus parejas.

5. 328 millones de raya de coca

Guzmán, de 61 años, fue condenado por haber introducido más de 150 toneladas de drogas a EE.UU.

Durante el juicio, los testigos y los fiscales expusieron los métodos del cartel de Sinaloa para introducir las drogas desde México, desde el uso de camiones con doble fondo hasta sofisticados túneles en la frontera.

Eduardo Balarezo es uno de los abogados del Chapo. NO USAR | BBC

Reuters
La defensa de Guzmán se centró en afirmar que su cliente no era el líder del cartel de Sinaloa, sino solo uno de sus cabecillas.

Pero uno de los testimonios más llamativos fue el del fiscal federal adjunto Adam Fels, quien dijo que el Chapo había enviado “más de una raya de cocaína para cada persona en Estados Unidos” en tan solo cuatro de sus envíos.

Eso equivale a más de 328 millones de rayas de cocaína, señaló el fiscal al tratar de dimensionar para el jurado de qué tamaño eran las actividades de narcotráfico del acusado.

El que fuera uno de los hombres más buscados del mundo enfrente una sentencia de cadena perpetua en Estados Unidos tras ser hallado culpable.


*Esta nota fue publicada originalmente el 30 de enero de 2019 y actualizada con motivo del anuncio de la condena.