El sorprendente hallazgo de una tortuga embarazada en las ruinas de Pompeya

Cuando el Monte Vesubio entró en erupción hace casi 2.000 años, las cenizas petrificaron a los residentes de la ciudad de Pompeya.

Publicado el
El caparazón de la tortuga hallada en Pompeya.
El caparazón de la tortuga hallada en Pompeya.

Y no solo le ocurrió a los humanos, también la flora y la fauna quedaron cubiertas por una gruesa capa de cenizas y escombros, incluyendo una tortuga embarazada.

El caparazón de la tortuga hallada en Pompeya.
Parque Arqueológico de Pompeya

La tortuga estaba resguardada debajo de un edificio en ruinas cuando ocurrió la erupción.

Los investigadores encontraron los restos mientras excavaban un área de la ciudad que sus antiguos habitantes habían estado reconstruyendo después de que un terremoto devastara Pompeya en el año 62 d.C., 17 años antes de la erupción del Vesubio.

La tortuga de 14 cm se había metido en una pequeña guarida subterránea debajo de una tienda destruida en ese terremoto.

Los expertos dicen que el hecho de que se encontrara con un huevo sugiere que murió mientras buscaba un lugar tranquilo para poner sus crías.

Arqueólogos en el Parque Arqueológico de Pompeya
Parque Arqueológico de Pompeya
La tortuga estaba bajo unas rocas en medio de un edificio en ruinas.

Mark Robinson, arqueólogo de la Universidad de Oxford que descubrió los restos de otra tortuga en un sitio cercano en Pompeya en 2002, le dijo a la BBC que hay dos explicaciones de cómo el reptil llegó ahí.

“Una es que es fuera una tortuga mascota que posiblemente escapó y se dirigió a las ruinas del gran terremoto”, dijo Robinson.

Otra posibilidad más probable es que fuera una tortuga del campo que vagaba por la antigua ciudad, explica el experto.

El huevo de la tortuga.
Parque Arqueológico de Pompeya

“Pompeya quedó sustancialmente destruida y no se pudo reconstruir completamente después del terremoto. La flora y la fauna del campo circundante se habían mudado a la ciudad“.

Los expertos dicen que el hallazgo de la tortuga ilustra la riqueza del ecosistema natural de Pompeya en el período posterior al terremoto.

“Toda la ciudad era un sitio en obra y algunos espacios estaban tan desocupados que los animales salvajes podían deambular, entrar e intentar poner sus huevos”, dijo Gabriel Zuchtriegel, director general del Parque Arqueológico de Pompeya.

El huevo de la tortuga.
Parque Arqueológico de Pompeya
El huevo de la tortuga.

Joonas Vanhala, un visitante de Pompeya finlandés que pasaba por el sitio al momento del descubrimiento, describió lo que vio a la BBC como “espectacular”.

“Acababan de quitarle el caparazón al animal, así que lo que se veía era el esqueleto y el huevo“, dijo Vanhala. “Era un color marrón claro, arenoso”.

“Si no me lo hubieran dicho, no habría reconocido que eso era un huevo”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.