Incendios en Australia: las impactantes imágenes de la ciudad atrapada entre el fuego y el mar

Australia atraviesa una ola de calor extremo que ha provocado miles de incendios. Así se vivió en la localidad costera de Mallacoota la llegada del fuego que cercó la ciudad.

De un lado una pared de fuego, del otro el mar. A muchos habitantes de Mallacoota, una ciudad turística en Victoria, Australia, a unos 500 km al este de Melbourne, les ha tocado lanzarse al agua en todo tipo de embarcaciones para huir del fuego que asola la región.
De un lado una pared de fuego, del otro el mar. A muchos habitantes de Mallacoota, una ciudad turística en Victoria, Australia, a unos 500 km al este de Melbourne, les ha tocado lanzarse al agua en todo tipo de embarcaciones para huir del fuego que asola la región.
Otros esperan pacientes en la playa y en el embarcadero a que los equipos de emergencia puedan hacerse con la situación y controlar el fuego.
Cientos de incendios masivos han destruido millones de hectáreas en los estados orientales de Australia desde septiembre. El país está inmerso en una ola de calor extrema que se ha visto reforzada por fuertes vientos y tormentas eléctricas.
Hasta la fecha, el número de muertos debido a los incendios se eleva a 12. En las últimas horas las autoridades confirmaron que otras dos personas fallecieron en Nueva Gales del Sur. Los cuerpos de las últimas víctimas, que se cree que son padre e hijo, fueron encontrados en la ciudad de Corbargo, que sufre los efectos de un devastador incendio desde el martes. Otras cuatro personas están desaparecidas.
En Mallacoota viven unas 1.000 personas, pero la población aumenta en Navidad, la época en la que los australianos disfrutan de sus vacaciones en la playa. El martes por la mañana, cuando los incendios forestales se extendían en la zona, miles de personas huyeron a la costa por una razón diferente: para protegerse.
La gente de la ciudad se despertó rodeada de un espeso humo y el cielo anaranjado. A medida que el fuego se acercaba, el cielo se volvió de un intenso rojo. A las 8 de la mañana sonó una sirena de alarma que indicaba a todos que se dirigieran hacia el agua. A las 9.30 de la mañana, el cielo estaba “completamente negro”. “Estábamos preparándonos para lo peor”, dijo David Jeffrey a la BBC. “Era pleno día pero el cielo estaba negro como la medianoche. Podíamos escuchar el fuego rugiendo”.
Muchos llevaban mascaras para protegerse del humo. Huir adentrándose en el océano debía ser el “último recurso”, dijo el martes la agencia de gestión de emergencias de Victoria. Con el humo bloqueando el sol, un día de verano parecía una noche en la playa.
Los lugareños describieron una “experiencia aterradora”. Se vieron obligados a acampar en los muelles y abordar botes bajo cielos rojos como la sangre.
Casi al mismo tiempo, algunas personas huían de la tierra en botes. Las autoridades habían pedido que se evacuara la zona. Pero el lunes tuvieron que rectificar y decir que era demasiado tarde y peligroso salir. Era mejor permanecer en el sitio, dijeron.
La carretera principal de la región ha sido cerrada. “Se puede acceder a algunas de estas comunidades aisladas por mar”, dijo el primer ministro del estado de Victoria, Daniel Andrews.
Los barcos de la marina estaban preparados para proporcionar alimentos, agua y energía a la zona. Aunque no se han reportado heridos graves en Mallacoota, varias casas ardieron en llamas.
Mientras tanto, algunos trabajadores de los servicios de emergencia se preparaban para entrar en el corazón del incendio. A la mitad del día, el cielo seguía siendo de color naranja rojizo y el espeso humo seguía rodeando la localidad.