Los sofisticados trucos que usan los médicos para desenmascarar a los criminales que fingen estar locos o tener amnesia

Lo llamaban “El Oddfather” (un juego de palabras que entremezcla los términos padrino y excéntrico). Era el jefe de la familia criminal Genovese de Nueva York y uno de los mafiosos más influyentes de su tiempo.

Pero durante más de tres décadas, Vincent Gigante fingió estar loco para evitar ir a la cárcel, deambulando por la aldea de Greenwich (Nueva York, Estados Unidos) en albornoz y zapatillas.

Su sobrina, Rita Gigante, recordaría más tarde: “Se detenía abruptamente y señalaba y comenzaba a murmurar tonterías. Si sabía que la policía lo estaba grabando o filmando, entonces lo hacía más.

“En ocasiones, señalaba a los parquímetros y les preguntaba si querían dar un paseo con él. Los agentes del FBI una vez llegaron con una citación, pero encontraron a Gigante desnudo bajo la ducha con un paraguas abierto en la mano”.

Lo que Gigante estaba haciendo se conoce como “malingering“, un término que describe la manifestación intencional de síntomas falsos (o exagerando enormemente los existentes) con un incentivo externo en mente.