Por qué el fin del califato de Estado Islámico no significa el fin de la organización

Una coalición de combatientes sirios respaldada por Estados Unidos anunció este sábado que el grupo que se hace llamar Estado Islámico (EI) perdió el último pedazo de territorio que controlaba en Siria, lo que formalmente pone fin al “califato” proclamado por la organización yihadista en 2014.

Estado Islámico ya no controla ningún territorio. Pero eso no significa que haya perdido su capacidad de hacer daño. AFP
Estado Islámico ya no controla ningún territorio. Pero eso no significa que haya perdido su capacidad de hacer daño. AFP

En su mejor momento, EI llegó a controlar un territorio de 88 mil kilómetros cuadrados que se extendía desde el oeste de Siria al este de Irak.

En el lugar, el grupo gobernaba de forma brutal a casi ocho millones de personas y generaba miles de millones de dólares en ingresos derivados del petróleo, la extorsión, secuestros y asaltos.

Pero, a pesar de la desaparición de ese “califato”, EI sigue siendo una fuerza altamente disciplinada y curtida en batalla cuya “derrota duradera” todavía no está completamente asegurada.

En febrero, el jefe del Comando Central de Estados Unidos, general Joseph Votel, advirtió de que era necesario mantener “una ofensiva vigilante contra el ahora largamente disperso y desagregado (Estado Islámico) que conserva líderes, combatientes, facilitadores, recursos y la ideología profana que sirve de combustible a sus esfuerzos”.

Y, si no se mantiene la presión sobre el grupo, EI “muy probablemente podría resurgir en Siria dentro de seis a 12 meses y recuperar un territorio limitado en el valle medio del río Éufrates”, le advirtieron en enero oficiales estadounidenses a la oficina del inspector general del Departamento de Defensa de EE. UU.

Fuerzas gubernamentales iraquíes recapturaron la ciudad de Mosul en julio de 2017. AFP

Estas advertencias parecieron convencer al presidente Trump de no retirar completamente a los dos mil soldados que EE. UU. todavía tenía en Siria, como había prometido en un anuncio hecho en diciembre de 2018 – un plan que provocó la renuncia del secretario de Defensa, Jim Mattis, y alarmó a sus aliados de la coalición contra EI.

En febrero, la Casa Blanca anunció que iba a dejar 400 “pacificadores” en Siria por “cierto tiempo”, 200 de los cuales se quedarían en al-Tanf, en la intersección de las fronteras entre Siria, Jordania e Irak.

¿Qué le depara el futuro a EI?

En Irak, cuando el gobierno declaró victoria sobre EI en diciembre de 2017, el grupo yihadista ya “había evolucionado sustancialmente hacia una red clandestina“, le dijo el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, al Consejo de Seguridad en un reporte publicado en febrero.

“Está en una fase de transición, adaptación y consolidación. Está organizando células a nivel provincial, replicando en ella las funciones claves de liderazgo”, agregó.

Células clandestinas de EI en Irak han atacado a civiles y bancos de gobierno. REUTERS

Los militantes de EI se mantienen activos en las zonas rurales, donde el terreno accidentado les da libertad suficiente para movilizarse y planificar ataques. Esto incluye los desiertos en las provincias de Anbar y Nínive y las zonas montañosas de Kirkuk, Salah al-Din y Diyala.

Hay células “que parecen estar planeando actividades que socavan la autoridad gubernamental, crean una atmósfera de desorden, sabotean la reconciliación social y aumentan los costos de la reconstrucción y el contraterrorismo”, sostiene Guterres.

Estas actividades incluyen secuestros extorsivos, el asesinato de líderes locales, y ataques contra servicios públicos e instituciones gubernamentales.

Y la red de EI en Siria muy probablemente evolucionará en la misma forma que la de Irak.

Además, en el valle del Éufrates, el grupo mantiene presencia en la provincia noroccidental de Idilb, controlada por la oposición, así como en áreas controladas por el gobierno al sur de la capital, Damasco, y en la región de Badiya, un vasta extensión desértica en el sureste de Siria.

Tropas de EE.UU. ayudaron a los kurdos a expulsar a EI del noreste de Siria. AFP

Los militantes tienen además acceso a armas pesadas y son capaces de ejecutar ataques con bombas y asesinatos en todo el país, según el inspector general del departamento de Defensa de EE. UU., y sus líderes mantienen “excelente capacidad de comando y control”.

La ubicación de su líder máximo, Abu Bakr al-Baghdadi, se desconoce, pero ha sido capaz de evadir la captura y la muerte a pesar de que cada vez tiene menos lugar para esconderse.

Además, EI continúa generando ingresos a través de diferentes actividades criminales. También recibe donaciones desde el exterior y se estima que tiene entre US$50 millones a US$300 millones en efectivo.

¿Cuántos militantes le quedan?

EI ha sufrido pérdidas sustanciales, pero aún así Guterres dijo que se estima todavía controla de 14 mil a 18 mil militantes en Irak y Siria, incluyendo tres mil extranjeros.

Por su parte, el enviado especial de EE. UU. ante la Coalición Global para la derrota de EI, James Jeffrey, dijo a mitad de marzo que Washington creía que todavía habían entre 15 mil y 20 mil “simpatizantes armados activos” de EI en la región, muchos en células clandestinas.

Tropas de EE. UU. ayudaron a los kurdos a expulsar a EI del noreste de Siria. AFP

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) han capturado a aproximadamente mil combatientes extranjeros de EI. Además, hay centenares de mujeres y más de dos mil 500 niños asociados con ellos viviendo en campamentos para desplazados en áreas controladas por el FDS.

Irak reporta unos mil combatientes extranjeros capturados.

EE. UU. ha pedido la repatriación de los cautivos de las FDS para que enfrenten a la justicia.

Pero muchos de sus países de origen se han dicho preocupados ante la posibilidad de permitir el regreso de curtidos combatientes y las dificultades de obtener suficiente evidencia para su enjuiciamiento.

El líder de EI, Abu Bakr al-Baghdadi, ha evadido la captura y la muerte. EPA

En total se estima que hasta mil extranjeros viajaron a luchar al lado de EI en Irak y Siria.

El número exacto de aquellos que siguen viajando a Siria no se conoce, pero el flujo se ha reducido significativamente. La Coalición Global la estima en aproximadamente “50 al mes”.

El flujo neto de combatientes extranjeros que están dejando Irak y Siria también parece bajo.

En octubre de 2017, más de 5 mil 600 ya habían regresado a sus países de origen.

Pero también hay un número significativo de militantes afiliados a EI en Afganistán, Egipto, Libia, el sureste de Asia, y en África occidental, y en menor medida en Somalia, Yemen, el Sinaí y el Sahel.

Numerosos individuos inspirados por la ideología del grupo también continúan ejecutando ataques en diferentes partes del mundo.