Referendo en Cuba: la nueva Constitución se aprueba pese a cifra récord de votos en contra

Cuba dijó “Sí” a su nueva Constitución, pero el voto en contra en el referendo dejó también una marca inédita.

El nuevo proyecto de Constitución reconoce los cambios que introdujo Raúl Castro. GETTY IMAGES
El nuevo proyecto de Constitución reconoce los cambios que introdujo Raúl Castro. GETTY IMAGES

El nuevo proyecto de Carta Magna promovido por el gobierno de Miguel Díaz-Canel fue aprobado por el 86,8% de loso votos, mientras el 9% votó para rechazarlo y el 4,1% restante correspondió a votos en blanco o nulos.

Esta suma de un 13.1% que no votó a favor del proyecto supone una cifra nunca antes registrada en elecciones en la Cuba comunista.

Mientras, la cifra de participación rondó el 84,4%.

En comparación, en 1976, cuando se sometió a votación la actual Constitución, la ratificaron un 98% de votos con una participación de 99,02%. Solo 54.000 personas se opusieron.

En Cuba, las elecciones de cualquier tipo suelen tener niveles muy bajos de abstencionismo y generalmente las voces en contra de las propuestas del gobierno no superan el 1%, de ahí que sectores de la oposición califiquen de histórica la opción del “No” en estas votaciones.

Además, las elecciones de cualquier tipo suelen tener niveles muy bajos de abstencionismo y generalmente las voces en contra de las propuestas del gobierno no superan el 1%, de ahí que sectores de la oposición califiquen de histórica la opción del “No” en estas votaciones.

Nueva Constitución

Más de ocho millones de cubanos fueron llamados a votar por el nuevo texto que fue discutido por más de un año y que generó amplias expectativas y un acalorado debate en algunos sectores de la sociedad civil.

Con su aprobación, la isla reconoce legalmente por primera vez en casi cinco décadas la propiedad privada, el mercado y la inversión extranjera, reintroduce la figura del primer ministro y, tras 59 años en los que el poder se centró entre Fidel y Raúl Castro, limita a dos periodos los mandatos de sus presidentes.

Así, de acuerdo con expertos consultados previamente por BBC Mundo, su mayor mérito es poner en forma de ley una serie de reformas que inició hace más de una década el expresidente Raúl Castro tras la enfermedad de su hermano Fidel (y que no eran legales si se seguía lo establecido en la Carta Magna vigente).

El gobierno de Cuba realizó una fuerte campaña por el “Sí” a su nueva Constitución. AFP

Entre otros de sus aportes, se encuentra un mayor reconocimiento de derechos fundamentales, incluidos algunos muy novedosos en el contexto cubano, como el derecho a la información y el acceso a datos personales, el debido proceso, la tutela judicial efectiva y varias tipologías de familias.

Sin embargo, otros temas que generaron también expectativas como el matrimonio igualitario o la elección presidencial directa quedaron fuera de la agenda.

La nueva Carta Magna tampoco modifica el sistema político de la isla y declara al Partido Comunista “único, martiano, fidelista, marxista y leninista”, como “la fuerza política dirigente superior de la sociedad y del Estado”.

No reconoce tampoco la libertad de asociación ni de ideología y no se reconocen los derechos comunicativos, la protección animal ni la existencia de la sociedad civil.

De ahí que el proyecto que se votó fuera considerado por algunos críticos como una variación limitada del texto de 1976.

Como hecho inédito en Cuba, el proceso en torno a la nueva Carta Magna generó una amplia polémica en redes sociales -algo inusual en un país con escaso acceso a internet- e incluso conllevó a protestas en las calles que fueron reprimidas por la policía, pronunciamientos de artistas y hasta huelgas de hambre.