Rusia y Ucrania | “Pueden estar enterrados en fosas comunes”: la campaña de bombardeos indiscriminados que dejó aislada a la ciudad de Mariúpol donde se vive la situación “más difícil del país”

“Esto ya no es una guerra. Esto no es ejército contra ejército. Es un bombardeo de saturación. Es Rusia contra la humanidad”.

Publicado el

Las personas con seres queridos atrapados dentro de la ciudad sitiada de Mariúpol, en el sureste de Ucrania, intentaban desesperadamente el jueves comunicarse con ellos después de que esta quedó prácticamente aislada del mundo exterior por una campaña indiscriminada de bombardeos de las fuerzas rusas.

“Hablamos durante 30 segundos después de que fueron a un lugar con señal; hay un par de estos lugares que la gente conoce”, señaló Gurin.

“Dijeron que mis padres estaban vivos y permanecen en el sótano debajo de su edificio de apartamentos.

“Y por favor entiéndanme que no se trata de un refugio con luz, agua y baño, es un sótano sin nada”.

Gurin indicó que sus padres estaban tomando nieve para beber agua e intentando cocinar en un fuego abierto afuera.

“¿Puedes tratar de imaginar esto? Tus padres, de 67 y 69 años, están bebiendo nieve y tratando de cocinar en un fuego afuera en invierno y hay bombardeos continuos”, expresó.

“Esto ya no es una guerra. Esto no es ejército contra ejército. Es un bombardeo de saturación. Es Rusia contra la humanidad”.

Arthur Bondarenko, un distribuidor de café de 35 años en Odesa, señaló que todos los días envía mensajes desesperadamente a sus amigos cercanos, una pareja con un hijo de 6 años.

“Todos los días les envío un mensaje y les digo: ‘Hola, buenos días, ¿cómo están?’. Ninguno de los mensajes pasa”.

Bondarenko dijo que habló con ellos por última vez el 2 de marzo.

“No tenían agua, ni electricidad, ni calefacción y no había refugio debajo de su casa”.

Los intentos para evacuar a los residentes de Mariúpol se colapsaron.
Reuters
Los intentos para evacuar a los residentes de Mariúpol se colapsaron.

Mariúpol, una ciudad de unos 400.000 habitantes, es un objetivo estratégico clave para Rusia porque apoderarse de ella permitiría a los rebeldes prorrusos en el este de Ucrania unir fuerzas con las tropas en Crimea, la península del sur anexada por Rusia en 2014.

La ciudad ahora ha sido objeto de nueve días de intensos bombardeos por parte de las fuerzas rusas, destruyendo edificios de apartamentos y arrasando áreas residenciales.

Las imágenes verificadas por la BBC mostraron bombardeos el jueves, lo que confirma una declaración del ayuntamiento de que el bombardeo estaba en curso.

Situación difícil

Dmytro Kuleba, ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, dijo el jueves que la situación en Mariúpol es la más difícil del país.

El miércoles, tres personas -dos adultos y una niña- murieron y 17 resultaron heridas en un ataque devastador que destruyó una sala de maternidad y una sala infantil de un hospital en la ciudad portuaria.

Diana Berg, una residente de la ciudad que logró escapar con su esposo el viernes, indicó que se enteró del ataque a través de las noticias.

“Ayer fue lo más brutal e impactante”, dijo. “Ese hospital está muy cerca de donde yo vivía, estuve allí una semana antes, mi médico de cabecera está allí. No sé si todavía está vivo”, afirmó.

Berg tampoco ha podido comunicarse con su suegra desde el sábado y no tiene idea de si está viva o muerta.

“Envió un mensaje después de que nos fuimos para decir que estaba viva y que sabía que todavía estábamos vivos”, contó Berg. “Desde entonces no sabemos nada. Usamos la aplicación Telegram, vemos los medios, eso es todo”.

Las autoridades municipales finalmente pudieron comenzar a recoger y enterrar los cuerpos que habían estado en las calles, le dijo a la BBC el vicealcalde de la ciudad, Sergei Orlov.

Los funcionarios de la ciudad estimaron que 1.300 civiles han muerto hasta el momento, indicó Orlov.

“No hay posibilidad de fosas privadas, por la gran cantidad y por los continuos bombardeos. Están siendo colocados en fosas comunes”, afirmó.

Berg dijo que la noticia de las fosas comunes se difundió a través de los grupos de chat de Telegram que la gente usa para monitorear la situación dentro de la ciudad.

“No tenemos noticias de nuestros amigos, todo lo que sabemos es que pueden estar enterrados en esas fosas comunes”, señaló.

Rusia también bombaredó la ciudad oriental de Járkiv.
Reuters
Rusia también bombaredó la ciudad oriental de Járkiv.

Numerosos intentos planificados para la evacuación de los residentes de Mariúpol colapsaron en los últimos cinco días después de que las fuerzas rusas reanudaron el bombardeo de la ciudad, a pesar de los acuerdos de alto el fuego.

Orlov dijo que los funcionarios de la ciudad estaban listos en cualquier momento para implementar planes de evacuación, pero no se pudo llegar a un acuerdo con Rusia sobre el establecimiento de un corredor humanitario.

El alcalde interino agregó que un grupo de 100 ciudadanos intentó salir de Mariúpol el jueves en un automóvil privado y pasó un puesto de control ucraniano, pero se vieron obligados a retroceder cuando las fuerzas rusas dispararon cerca de los automóviles, bloqueando su camino.

Los propios padres y el hermano de Orlov todavía están atrapados dentro de un barrio de Mariúpol fuertemente bombardeado, afirmó, y no había podido comunicarse con ellos durante nueve días.

Ahora hay temores crecientes de que se produzca una grave crisis humanitaria dentro de Mariúpol, tras los informes generalizados de que la gente intenta sacar agua de la nieve y no tiene acceso a alimentos ni medicinas.

Crisis alimentaria

Oleksandr Protyah, un profesor de inglés de 43 años, indicó que su madre y una amiga cercana quedaron atrapadas dentro de la ciudad y que es posible que su amiga se haya quedado sin medicamentos para la diabetes.

“Me las arreglé para conseguirle insulina el primer día de la guerra, pero se le acabó o se le acabará pronto”, dijo. “Esta es una catástrofe humanitaria”.

También pronto habrá una crisis alimentaria, dijo el parlamentario Gurin.

“Lo próximo será el hambre”, expresó. “Esto no es una broma, en una semana habrá hambre en el centro de Europa”.

Tres personas murieron en el ataque al hospital el 9 de marzo.
Reuters
Tres personas murieron en el ataque al hospital el 9 de marzo.

En respuesta al ataque al hospital de Mariúpol el miércoles, el alcalde de la ciudad, Vadym Boychenko, acusó a las fuerzas rusas de “una maldad total que no tiene explicación”.

“¿Cómo puede justificarse esto?” expresó. “Este es un genocidio organizado por Rusia contra nuestro pueblo”.

Lo que dijo Rusia

Rusia afirmó que la sala de maternidad destruida en el ataque fue tomada por las tropas ucranianas mucho antes de que fuera atacada, pero las imágenes de la escena captadas por la agencia de noticias AP mostraban al personal médico afuera después de la explosión y a una mujer embarazada que era trasladada fuera del edificio en una camilla.

“Gracias a Dios que la mayoría de la gente ya estaba en el refugio antibombas”, dijo Orlov, el vicealcalde. “De lo contrario, habría sido mucho peor”.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, calificó el ataque como una “atrocidad” y reiteró su llamado a las potencias mundiales para que impongan una zona de exclusión aérea sobre Ucrania, una solicitud que hasta ahora ha sido denegada.

Kuleba, el ministro ucraniano de Relaciones Exteriores, dijo el jueves que su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, les dijo a los funcionarios ucranianos que Rusia continuará con su agresión hasta que Ucrania cumpla con todas sus demandas, incluida la rendición.

Svitlana Libet contribuyó a este reportaje.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.