Rusia y Ucrania: una mujer interrumpe un noticiario ruso con un cartel en contra de la guerra

El mensaje, claramente visible, decía: “No a la guerra, paren la guerra, no crean en la propaganda, aquí les están mintiendo”.

Publicado el
Medios internacionales han abandonado Rusia tras las nuevas restricciones a la información. En la imagen el Parlamento ruso.
Medios internacionales han abandonado Rusia tras las nuevas restricciones a la información. En la imagen el Parlamento ruso.

Una mujer que sostenía un cartel con un mensaje en contra de la invasión rusa en Ucrania irrumpió este lunes en la noche en el estudio de un programa de televisión en el Canal 1, controlado por el gobierno del Kremlin.

La mujer fue identificada como Marina Ovsyannikova, quien es editora del canal.

Las noticias de la televisión rusa están estrictamente controladas por el gobierno de Moscú, y solo reflejan su versión de los acontecimientos en Ucrania.

Se cree que Ovsyannikova está bajo custodia policial.

Antes de la protesta, que ocurrió en vivo en el programa de noticias de la noche, grabó un video en el que calificó los eventos en el país vecino como un “crimen” y dijo que le avergonzaba trabajar para lo que llamó “propaganda del Kremlin”.

“Estoy avergonzada de haberme permitido decir mentiras desde la pantalla del televisor. Avergonzada de haber permitido que los rusos se convirtieran en zombis”, explicó.

Llamó al pueblo ruso a protestar contra la guerra y dijo que solo ellos podían “detener la locura”.

Desde el momento en que se conoció la identidad de Ovsyannikova, recibió docenas de comentarios en su página de Facebook en ucraniano, ruso e inglés, agradeciéndole sus acciones.

Televisión controlada por el Estado

Las noticias de la televisión rusa son controladas por el Kremlin, y los puntos de vista independientes son raros en todos los canales principales.

Pero las nuevas leyes introducidas desde la invasión de Ucrania han hecho que el panorama de los medios sea aún más complicado.

La legislación aprobada a principios de este mes hizo ilegal llamar a la acción militar una “invasión” o difundir noticias “falsas” al respecto.

Los medios rusos controlados por el Estado se refieren a la guerra como una “operación militar especial” y pintan a Ucrania como el agresor, con un gobierno supuestamente dirigido por neonazis.

Varios de los medios de comunicación privados e internacionales han dejado de transmitir o publicar debido a la presión de las autoridades, incluida la estación de radio Echo de Moscú y TV Rain, un canal de televisión en línea.

Otros, como el periódico Novaya Gazeta, intentan informar sobre la situación sin infringir las nuevas leyes de censura.