Sandy Hook: por primera vez en la historia, un fabricante de armas en EE.UU. deberá pagar una millonaria indemnización a las víctimas de una masacre

La empresa fabricante del rifle de asalto usado en una de las matanzas escolares más mortales de la historia de Estados Unidos ha llegado a un acuerdo millonario con las familias de las víctimas.

Publicado el
Francine Wheeler con una fotografìa de su hijo Ben.
Francine Wheeler con una fotografìa de su hijo Ben.

Remington Arms, la marca de armamento más antigua de EE.UU., accedió a pagar US$73 millones a los familiares de 9 de las 26 víctimas mortales de la masacre ocurrida en la escuela de Sandy Hook en 2012.

Hasta ahora, esta industria había sido inmune a los litigios.

Cada familia recibirá una parte de los fondos, pero no se han revelado otros detalles del acuerdo.

Josh Koskoff, abogado que representa a las familias de las víctimas, dijo que estaban contentos con el resultado porque su foco estaba puesto en “prevenir el próximo Sandy Hook”.

“Nuestra pérdida es irreversible, en el sentido de que este resultado no es ni redentor ni restaurador”, escribieron Lenny Pozner y Veronique De la Rosa, cuyo hijo de seis años, Noah, fue asesinado.

“Lo que se perdió sigue perdido. Sin embargo, la resolución proporciona una medida de responsabilidad en una industria que hasta ahora ha operado con impunidad“, agregaron en un testimonio divulgado después de hacerse público el acuerdo.

Imagen de las víctimas de la masacre
Getty Images
Veinte niños de entre 6 y 7 años murieron en la masacre.

Esto hace más probable que haya futuras demandas

Análisis de Anthony Zurcher, reportero de la BBC en América del Norte

A principios de la década de 2000, la Asociación Nacional del Rifle y otros grupos defensores de las armas presionaron a los estados y al gobierno federal para que promulgaran leyes que protegieran a los fabricantes de armas de la responsabilidad financiera por las muertes que resultaran del uso de sus productos. Su mayor logro fue la Ley de Protección del Comercio Legal de Armas, aprobada por el Congreso y firmada por el presidente George W. Bush en 2005.

Esa ley ha protegido a muchos fabricantes de armas de acciones legales, pero no fue suficiente para proteger a Remington y su Bushmaster AR-15, utilizado por Adam Lanza para matar a 20 niños y seis empleados escolares en Newtown, Connecticut.

Las familias de cinco adultos y cuatro niños que fueron víctimas de ese ataque afirmaron que Remington hizo publicidad de su rifle entre jóvenes “en riesgo” a través de videojuegos violentos y con un lenguaje grandilocuente y militarista.

Señalaron que había una disposición en la ley federal que prohibía las afirmaciones ilegales de marketing. La decisión de Remington de pagar US$73 millones para poner fin a la demanda sugiere que la empresa evaluó el riesgo de ir a juicio y abrió su chequera.

Este acuerdo puede alentar a seguir adelante a los gobiernos estatales y a los defensores del control de armas que quieren responsabilizar financieramente a los fabricantes por la violencia con armas de fuego, ofreciéndoles la esperanza de que las protecciones legales existentes no siempre serán un obstáculo insuperable.


Un ejemplo citado por el abogado Koskoff presentaba una imagen de un rifle junto con las palabras “considere su tarjeta de hombre reemitida”.

La demanda alegaba que la campaña formaba parte de un esfuerzo de marketing más grande y “agresivo” que incluía la colocación de productos en los videojuegos.

Escuela Sandy Hook
Getty Images
La escuela Sandy Hook fue demolida tras la masacre en la que murieron 20 niños, todos de entre 6 y 7 años, y seis adultos.

Los 73 millones de dólares equivalen a la cantidad total de cobertura disponible a través de las cuatro aseguradoras de Remington.

“Esta victoria debería servir como una llamada de atención, no solo para la industria de las armas, sino también para las compañías de seguros y bancarias que la sustentan”, apuntó Koskoff.

“Para las industrias de seguros y banca, es hora de reconocer el costo financiero de asegurar empresas que elevan sus ganancias aumentando el riesgo“, agregó.

En julio pasado, Remington, el fabricante de armas más antiguo de Estados Unidos, ofreció US$33 millones a las familias, muy por debajo de los US$225 millones que habían pedido en la corte. Rechazaron la oferta y dijeron que habían reunido suficiente evidencia para probar la mala conducta de Remington.

Remington, que fue fundada en 1816 y tiene su sede en Carolina del Norte, negó las acusaciones y afirmó que no había evidencia de que sus prácticas de marketing estuvieran relacionadas con el tiroteo en Sandy Hook.

La compañía no pudo ser contactada de inmediato para hacer comentarios tras conocerse el acuerdo de este martes.

A pesar de la muerte de niños pequeños de 6 y 7 años, desde el tiroteo de Sandy Hook no se aprobaron nuevas leyes nacionales de control de armas.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.